MENUMENU

Mensajes Bíblicos

Mensajes Bíblicos

Les daré pastores conforme a mi propio corazón, que los apacienten con conocimiento y entendimiento. Jeremias 3:15

ADVERTENCIA: Eres libre de utilizar este material porque dice el SEÑOR: “De gracia recibisteis dad de Gracia”. Pero estas comprometido a: No comercializar con este material, a respetar los Derechos de Autor, y a no modificar el texto en parte o en su conjunto".

.BIENAVENTURADOS LOS QUE LLORAN

Por:A.Lucía M.Cadavid
 Bienaventurados, Felices, Dichosos, LOS QUE LLORAN, porque ellos serán consolados. Mateo 5:4     


Estas palabras de Cristo, nuestro Salvador, suenan contrarias a nuestra naturaleza que por instinto tiende a evadir todo aquello que la entristece, hoy como ayer se mide la felicidad en términos externos como; la prosperidad material, la salud, el bienestar y la comodidad, siendo así, ¿Cómo pueden ser felices los que lloran? ¿Acaso no habló el SEÑOR por medio del Apóstol Pablo, diciendo: Estén Siempre gozosos? ¿Qué contradicción es esta?   Cristo, Maestro Divino y Glorioso, habló en distintas ocasiones por medio de paradojas para llamar nuestra atención, para hacernos profundizar sobre una verdad divina, y para revelarnos que el reino de Dios y el mundo son dos polos opuestos. Por ejemplo, dijo también Jesús: Bienaventurados, dichosos, felices, los pobres en espíritu porque de ellos es el reino de los cielos. Un siervo explicando esta paradoja dijo: “La pobreza es lo contrario de las riquezas, y sin embargo, ¡Cuán ricos son quienes poseen un reino!”  Spurgeon.   Para ganar la vida eterna, hay que perderla en este mundo:  “El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará.” Juan 12:25. Para ser primeros, tenemos que ser últimos:  “Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todos, y el servidor de todos” Marcos 9:35. Para ser grandes en el Reino de Dios debemos ser pequeños: «En verdad les digo que si no se convierten y se hacen como niños, no entrarán en el reino de los cielos. Así pues, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos. Mateo 18:3-4  Para ser exaltados, tenemos que humillarnos: “El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido” Mateo 23:12.  Para el SEÑOR, quien más ofrenda es el que menos da o el más pobre: Muchos ricos echaban mucho dinero. En esto llegó una viuda pobre, y echó en uno de los cofres dos moneditas de cobre, DE MUY POCO VALOR. Entonces Jesús llamó a sus discípulos, y les dijo:—Les aseguro que esta viuda pobre DIO MÁS que todos los otros que echan dinero en los cofres;  pues todos dan de lo que les sobra, pero ella, en su pobreza, ha dado todo lo que tenía para vivir. Marcos 12:42-44 El apóstol Pablo también se expresó por medio de paradojas; Enumerando la lista de las pruebas y privaciones de un apóstol, dijo: Somos tratados como desconocidos, pero bien conocidos; como moribundos, pero vivimos; como castigados, pero no condenados a muerte; como entristecidos, pero siempre gozosos; como pobres, pero enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, aunque poseyéndolo Todo. 2Corintios 6:9-10  Perder lo terrenal para ganar a Cristo y todo lo celestial: “Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo” Fil 3:8
 Para ser sabio hay que ser ignorante. “Si alguno entre ustedes se cree sabio en este siglo, hágase ignorante, para que llegue a ser sabio” 1Cor. 3:18.


La Palabra de Dios, contiene un registro de hombres y mujeres que derramaron lágrimas por diferentes motivos: El hijo de Agar lloró en el desierto cuando se sintió morir de sed: …El niño comenzó a LLORAR. Dios oyó que él lloraba; y desde el cielo el ángel de Dios llamó a Agar y le dijo: «¿Qué te pasa, Agar? No tengas miedo, porque Dios ha oído el LLANTO del muchacho. Génesis 21:16-17  José lloró, se conmovió cuando se encontró con sus hermanos que no había visto en años. Génesis 42:24 y Génesis 43:30  
El Salmista David, lloró amargamente por la pérdida de su hijo Absalón:  2 Samuel 19: 1 Nehemías lloró sobre las ruinas de Jerusalén. Dice el profeta; “Dejen caer lágrimas nuestros ojos, y nuestros párpados den curso al llanto”. Jeremías 9: 17. Ezequías lloró cuando enfermó con abundantes lágrimas. Isaías 38: 3-5  La viuda de Naín lloro cuando perdió a su único hijo, Lucas 7:13 Incluso Jesús lloró ante la tumba de Lázaro: Y cuando Jesús vio llorando a Marta, y a los judíos que vinieron con ella llorando, se conmovió profundamente en el espíritu, y se entristeció….Y Jesús Lloró. Juan 11:33-35

.- LAS LAGRIMAS DE ARREPENTIMIENTO: Pero, la clase de llanto a la cual el SEÑOR se refirió cuando dijo: Bienaventurados LOS QUE LLORAN, porque ellos serán consolados. Es al llanto que no depende de ninguna circunstancia externa, este es el  llanto o tristeza que es según el mundo y que produce muerte. 2 Cor. 7:10 Porque la paga del pecado es muerte.   El llanto del que el SEÑOR habla, es aquel que brota de lo más profundo del alma, y es producido en el corazón por obra del Espíritu Santo de Dios, es el don de las lágrimas de dolor por haber pecado, es el llanto que da convicción de pecado, de justicia y de juicio. Esta es una clase sobrenatural de llanto que no depende de nada exterior, este es un llanto divinizado por el mismo SEÑOR,  que manifiesta un dolor profundo por la maldad, la desobediencia a Dios y sus terribles consecuencias. Es un llanto transformador que marca la vida en un antes y un después, es un llanto que conduce a la Salvación: Porque el llanto o la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación. 2Cor.7:10   “El primer mensaje de Jesús fue:   «¡Arrepentíos!» Marcos 1:15 Arrepentirse quiere decir tener dolor por los pecados.  Bendita, feliz, dichosa, la persona que está intensamente entristecida por su pecado, cuyo corazón se quebranta y llora al pensar en lo que le ha hecho a Dios y a Jesucristo, que murió en la Cruz y se siente oprimida por el estrago que le ha causado el pecado.” William Barclay


   El llanto al que aquí se hace referencia es evidentemente más que el llanto del duelo, la aflicción o la pérdida. Es un llanto por el pecado. Es el llanto por la sentida destitución de nuestro estado espiritual y por las iniquidades que nos separan de otros y de Dios; el llanto por la moralidad en la que nos hemos jactado y la justicia propia en la que hemos confiado; el dolor por la rebelión contra Dios y por la hostilidad hacia su voluntad; y ese llanto siempre va junto con la consciente pobreza de espíritu. Dr.Pierson

 David mandó matar a  Urías esposo de Betsabe para quitarlo del camino y quedarse con ella, mediante esta oración de arrepentimiento en el Salmo 51,dijo:  “Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia. Por tu abundante compasión borra mis rebeliones. Lávame más y más de mi maldad, y límpiame de mi pecado. Porque yo reconozco mis rebeliones, y mi pecado está siempre delante de mí. Contra ti, contra ti solo he pecado y he hecho lo malo ante tus ojos. Seas tú reconocido justo en tu palabra y tenido por puro en tu juicio. He aquí, en maldad he nacido, y en pecado me concibió mi madre. ni quites de mí tu Santo Espíritu.   Esconde tu rostro de mis pecados y borra todas mis maldades.  Crea en mí, oh Dios, un corazón puro y renueva un espíritu firme dentro de mí. No me eches de Tu presencia. Devuélveme el gozo de Tu salvación, y un espíritu generoso me sustente.”  Bienaventurado el que puede arrepentirse delante de Dios de esta manera, con genuino dolor y lágrimas por el pecado. Pero, cuando ha sido perdonado experimenta el gozo de la Salvación,  porque ha sido rescatado de su vana manera de vivir, el gozo es restaurado, por eso, clamó David: Devuélveme el gozo de Tu Salvación. No hay mayor gozo que sentirse justificados y santificados por la Sangre del Cordero, que quita pecado del mundo. ¡El pecador libre de culpas! Esta es la mas sublime bienaventuranza, por eso, dijo el Apóstol Pablo: Estén siempre gozosos. 1Tes.5:16  Asta clase especial de llanto, se refiere el  SEÑOR cuando promete a cambio consolación en esta vida y principalmente en la futura, a  los que han sido redimidos por Su Sangre Preciosa, los que han sido revestidos del nuevo hombre que fue creado según Dios; por medio de Isaias nos dice que coronará de gozo eterno a Su pueblo: EL SEÑOR destruirá la muerte para siempre. El SEÑOR Dios enjugará las lágrimas de todos los rostros, Isaías 25:9  Y por medio de Juan con palabras similares,  confirmando su promesa, dice: Dios enjugará las lágrimas de los ojos de ellos, y ya no habrá muerte, ni más llanto, ni lamento ni dolor; porque las primeras cosas habrán dejado de existir. Apocalipsis 21:4

Bienaventurados los que lloran por sus pecados y esperan solo en Cristo, para reinar en el cielo con ÉL. Bienaventurados los que lloran anhelando a Cristo y le tienen como su mayor alegría, como su mayor herencia y riqueza espiritual. Si, sin duda, esta bienaventuranza es para quien por la obra del SEÑOR en su corazón, derrama lágrimas de arrepentimiento genuino por sus errores y maldades para alcanzar la salvación en Cristo, es para aquellos que sienten que han sido rescatados por el SEÑOR del pozo de la desesperación y del lodo cenagoso del pecado. Sí, Bienaventurados, dichosos, felices, los que pueden decir con el salmista: Solamente en Dios descansa mi alma; de Él viene mi Salvación. Salmo 62:1

” Bienaventurados LOS QUE LLORAN, porque ellos serán consolados” Mateo 5: 4. El Espíritu Santo de Dios consolará en verdad aquellos corazones que lloran por el pecado. Serán consolados por la aplicación de la sangre de Jesús, y por el poder limpiador del Espíritu Santo. Serán consolados en cuanto al abundante pecado de su ciudad y de su época, por la seguridad de que Dios se glorificará a Sí mismo, sin importar cuánto se rebelen los hombres en Su contra. Serán consolados por la expectación de que serán liberados, liberados enteramente del pecado en breve, y pronto serán llevados a morar para siempre en la gloriosa presencia de su SEÑOR.”  Charles Spurgeon

.- LA PECADORA PERDONADA: En la Biblia  es destacada una mujer pecadora  que será recordada y reconocida por sus lágrimas de arrepentimiento, amor, gratitud y  adoración al SEÑOR: De cierto les digo que en cualquier parte del mundo donde este evangelio sea proclamado, también se contará lo que esta mujer ha hecho, y así será recordada. Marcos 14:9   Había en la ciudad una mujer que era pecadora, y cuando se enteró de que Jesús estaba sentado a la mesa en casa del fariseo, trajo un frasco de alabastro con perfume; y poniéndose detrás de Él a Sus pies, llorando, comenzó a regar Sus pies con lágrimas y los secaba con los cabellos de su cabeza, besaba Sus pies y los ungía con el perfume. Pero al ver esto el fariseo que lo había invitado, dijo para sí: «Si este fuera un profeta, sabría quién y qué clase de mujer es la que lo está tocando, que es una pecadora». Por lo cual te digo que sus pecados, que son Muchos, han sido perdonados, porque amó Mucho; pero a quien poco se le perdona, poco ama». Entonces Jesús le dijo a la mujer: «TUS PECADOS HAN SIDO PERDONADOS». Lucas 7:36-50

«TUS PECADOS HAN SIDO PERDONADOS». ¡¡¡Que maravillosas palabras de Jesús para el pecador!!!  ¿Qué pecador que se ha sentido perdonado y lavado de sus inmundicias no se ha postrado ante el SEÑOR llorando a Sus Pies? Cuando conocí a mi SEÑOR como mi Salvador, y me sentí perdonada, caí de rodillas ante mi Amado Salvador derramando lágrimas, y un calor se apoderó de todo mi cuerpo, desde entonces, no me he apartado de mi  Rey y SEÑOR.

La mujer pecadora inmoral, de la que nos habla el Evangelio sintió que fue liberada de toda la carga de sus maldades y errores, por el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Sus lágrimas fueron de una gratitud indescriptible, por lo cual adoró al SEÑOR. Besó los pies de Su Salvador, no con lujuria carnal, sino en pureza, no con deseos mundanos sino con santidad, con pensamientos divinizados y la mente de Cristo 1Cor.2:16.Transformada por el SEÑOR, convertida en una nueva criatura, habiendo dejado su vieja manera de vivir, se alejó de sus amantes, hombres que la usaban como un objeto de placer sexual, hombres que no la valoraban, ya no vendería más su cuerpo por dinero, libre de toda codicia dedicaría su vida para amar a Cristo Su único Salvador, Su único bien. En adelante el SEÑOR será Su Esposo Celestial, estará unida a ÉL y será un solo Espíritu con ÉL 1Cor.6:17  En comparación con la dulzura y ternura del amor Cristo, cualquier otro amor terrenal le parecerá amargo, infiel, pasajero, porque ÉL la amó con amor eterno y la compró a precio de Su Sangre Preciosa. Nosotros como esta pecadora, también reguemos los pies de Nuestro Divino Salvador, con  lágrimas de genuino arrepentimiento, para que ÉL enderece nuestros pasos y nos haga prosperar en todos Sus caminos hasta llegar al cielo, y así con David decir: Porque has librado mi vida de la muerte, Y mis Pies de caída, para que ande delante de Dios en la luz de los que viven. Salmo 56:13 Entonces,escucharemos la voz gloriosa de Nuestro Salvador diciendo: “Tu Fe te ha salvado, ve en paz.”  Derramemos a Sus pies lágrimas de dolor por nuestros pecados, que ellas sean nuestro pan de día y de noche, pues al corazón contrito y humillado No despreciará el SEÑOR. Salmo 51:17 Estas lágrimas de arrepentimiento se convertirán en el gozo de nuestra Salvación, en consolación y esperanza de alcanzar la felicidad suprema, el Cielo, por medio de Nuestro Amado SEÑOR y Redentor Jesucristo.  

La pecadora llena de Gratitud por esta Salvación tan grande, ungió a Su Salvador con el perfume extraído de las flores del amor, de la Gracia y de la Fe. Cristo, es el perfume puro de Nardo cuyo amor le movió a llegar hasta la muerte de Cruz para salvarnos a todos los que creemos en ÉL: Porque fragante aroma de Cristo somos para Dios entre los que se salvan y para los que se pierden, a éstos este perfume resulta un aroma mortal, pero para los que se Salvan, es una fragancia que les da vida.1Cor.215-16 Con razón el Apóstol Pablo derramó lágrimas por los que no apreciaron este perfume de mucho valor, el de la Salvación en Cristo, lloró porque Muchos que actuaban como enemigos de la Cruz. Filip. 3:18  ¡Que extracto de perfume tan glorioso, es de la Gracia y la Fe que da salvación en Cristo! Donde abunda el pecado, sobreabunda la Gracia. Porque por Gracia son Salvos por medio de la Fe, esto no de ustedes, pues es un don de Dios. Efesios 2:8  Por este perfume, CRISTO, de valor incalculable en este mundo, será destruida la muerte para siempre; el SEÑOR DIOS enjugará las lágrimas de todos los rostros…. Isaías 25:8   Bienaventurados, felices, dichosos los que LLORAN por la multitud de sus pecados, porque  ellos también podrán escuchar a Jesús decir: ¡Tus pecados, que SON MUCHOS, han sido perdonados!  ¡Bienaventurado, feliz, dichoso, aquél cuyo pecado es perdonado, y cuya maldad queda absuelta. Bienaventurado, Feliz, Dichoso aquél a quien el SEÑOR ya no acusa de impiedad…! Salmo32:1-2  ” ¿Quién es Bienaventurado? El que no tiene pecado, el que ha sido perdonado y justificado, el que no contrista más con su pecado el pecho de Aquel sobre el cual se reclina como Juan. Esta es una bienaventuranza superlativa, su elemento más alto de felicidad del cielo. El ser a imagen del SEÑOR, el rendir obediencia implícita, plena, perfecta, la obediencia del corazón, de nuestro ser entero; ésta ha de ser la más bendita de todas las bienaventuranzas.” James Harrington Evans. ¡Bienaventurados, dichosos, los que lloran, porque el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, les ha librado de toda maldad, depravación, inmundicia y de toda culpa, porque ellos tienen vida eterna y entrada al cielo!  Al SEÑOR nuestro único Salvador, sea la gloria, honor, honra y alabanzas por siempre…..

Si tienes algún comentario o necesitas consejería, escríbenos a través de nuestro correo electrónico

INFO@MINISTERIORESTITUCION.ORG

Translate »