MENUMENU

• BUSCAR PRIMERO EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA

Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y EL les dará todo lo que necesiten. Mateo 6:33 NTV Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Mateo 6:33 RV “Las Escrituras dicen claramente que la respuesta a todo en nuestras vidas es la oración acompañada de fe. El apóstol Pablo escribe: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias” (Filipenses 4:6). Pablo nos está diciendo: “Busca al Señor con relación a todas las áreas de tu vida y dale gracias anticipadas por escucharte” Pablo enfatiza que siempre debemos orar primero y no como último recurso: no yendo a nuestros amigos primero, luego a un pastor o consejero, y finalmente terminar de rodillas. Jesús nos dice: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” (Mateo 6:33). Debemos ir al Señor primero! Nuestro ministerio recibe cartas desgarradoras de multitudes de cristianos destrozados. Hay rupturas familiares, las personas que caminaban fielmente con Cristo por años ahora están viviendo en temor y derrota. Cada una de estas personas ha sido superada por algo: pecado, depresión, mundanalidad, codicia; y año tras año, sus problemas solo parecen empeorar. Sin embargo, lo que más me asombra de sus cartas es que muy pocos de estos cristianos mencionan la oración. Acuden a sermones grabados, libros, consejeros, llaman a radioemisoras y asisten a terapias de todo tipo, pero rara vez recurren a la oración. ¿Por qué es tan difícil para los cristianos buscar a Dios para sus necesidades en tiempos de crisis? Después de todo, la Biblia permanece como un gran testimonio de que Dios escucha el clamor de Sus hijos y les contesta con tierno amor. “Los ojos de Jehová están sobre los justos, y atentos sus oídos al clamor de ellos.” (Salmos 34:15). “Claman los justos, y Jehová oye, y los libra de todas sus angustias” (Versículo 17). “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.” (1 Juan 5:14-15). “Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.” (Mateo 21:22). Estas promesas son la abrumadora evidencia del cuidado de Dios.” David Wilkerson “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” Mateo 6: 33. “Vean cómo inicia la Biblia: “En el principio. . . Dios.” Su vida ha de iniciar de la misma manera. Busquen con toda su alma, primera y prioritariamente, el reino de Dios como el lugar de su ciudadanía, y Su justicia como la característica de su vida. En cuanto al resto, todo provendrá del propio SEÑOR sin que tengan que estar ansiosos por ello. Todo lo que es necesario para esta vida y para la piedad “estas cosas os serán añadidas.”  ¡Qué promesa es esta! Alimento, vestido, casa, y todo lo demás, Dios asume la tarea de añadirlo mientras ustedes lo busquen a Él. Ustedes han de preocuparse por Sus asuntos, y Él se preocupará por los suyos. Cuando necesiten papel y cordel para envolver, les serán suministrados con la compra de bienes más importantes; y de igual manera los bienes terrenales necesarios serán añadidos junto con el reino. Quien sea un heredero de la salvación no morirá de inanición; y quien vista su alma con la justicia de Dios no podrá ser dejado por el Señor con su cuerpo desnudo. Abandonemos todo afán devorador. Concentren su mente en buscar al Señor. La codicia es pobreza, y la ansiedad es miseria: la confianza en Dios es un patrimonio, y la semejanza a Dios es una herencia celestial. Señor, yo te estoy buscando, haz que pueda encontrarte.” Charles Spurgeon No te afanes, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero tu Padre celestial sabe que tienes necesidad de todas estas cosas. Mas busca primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas te serán añadidas. “En pocas palabras, buscamos las añadiduras, creyendo que eso es el reino de Dios y no es así, las añadiduras son el resultado de buscar el reino de Dios (el gobierno de Dios) y su justicia, esto es la esencia del reino, podemos buscar y disfrutar las añadiduras y al mismo tiempo estar lejos del reino de Dios, pues los gentiles (personas sin Cristo) así lo hacen, el buscar las añadiduras no nos hace diferentes al mundo, lo que nos diferencia del mundo es el reino de Dios y su justicia. Los que hemos decidido buscar el reino de Dios sabemos que somos bienaventurados, esto quiere decir “inmensamente felices”, hemos experimentado la felicidad que no depende de las añadiduras, sino que el motivo de la plenitud de mi gozo es la presencia de Dios en mi vida; Salmos 16:11 dice: Me harás conocer el sendero de la vida: en tu presencia está la plenitud de gozo; a tu diestra se hallan delicias eternamente. Mi felicidad esta en Dios, Él es eterno y por lo tanto no tiene límites, así que puedo ser tan feliz como quiera, y no mientras duran las añadiduras, ya que estas son pasajeras. El propósito de Dios para mi vida es que mi felicidad no tenga límites, ¡eso es lo que todo ser humano busca!, satanás trata de engañarnos, haciéndonos creer que si obtenemos las añadiduras tendremos felicidad sin límites, o aun peor, trata de hacernos creer que, si tenemos las añadiduras, tenemos el reino de Dios y su justicia, y eso no es así, como ya lo vimos. Cuántos cristianos afanados y cargados hay que buscan las añadiduras, algunos las logran por sus propios méritos (esto no necesariamente es señal de favor de Dios) y otros no; he visto que ni uno ni otro es feliz, el que no lo ha logrado, espiritualiza su conformidad y critica al que ha logrado algo, diciendo que la prosperidad no es de Dios, pero el que logra algo en sus propios meritos está insatisfecho y quiere más y juzga al que no ha logrado acumular añadiduras, diciendo que es irresponsable, hay que entender que los dos están fuera del propósito de Dios ya que basan su fe en lo que ven. Para disfrutar del reino de Dios y su justicia debemos tener la actitud correcta; Apocalipsis 1:3 dice: Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca.“Los que oyen las palabras de esta Profecía…” la palabra que utilizó Juan y que se tradujo como “palabras” también se puede haber traducido como logos o evangelio ¡Cristo es el Logos, el evangelio!, no son palabras de humana sabiduría, sino palabras salidas de la boca misma de Jesús, debemos buscar en las escrituras la palabra viva de Dios, esto no sólo consiste en aprender versos de la biblia, sino que además debemos buscar la presencia del Espíritu Santo, para que Él nos muestre el Logos, CRISTO, y nos revele las escrituras, dice Juan 16:13: Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga y os hará saber las cosas que habrán de venir. No solo es tener revelación de las escrituras, sino que también es obedecerla; esto implica acciones coherentes a nuestra fe; Santiago 2:26 dice: Así como el cuerpo sin espíritu está muerto, también la fe sin obras está muerta.”Fernando Morales

Trackback from your site.

admin

This information box about the author only appears if the author has biographical information. Otherwise there is not author box shown. Follow YOOtheme on Twitter or read the blog.

Leave a comment

Si tienes algún comentario o necesitas consejería, escríbenos a través de nuestro correo electrónico

INFO@MINISTERIORESTITUCION.ORG

Translate »