MENUMENU

Oración y Ayuno

Pero su fama se extendía más y más; y se reunía mucha gente para oírlo y para que los sanara de sus enfermedades. Pero con frecuencia EL(Jesús) se apartaba a lugares desiertos PARA ORAR. Lucas 5:15-16

ADVERTENCIA: Eres libre de utilizar este material porque dice el SEÑOR: “De gracia recibisteis dad de Gracia”. Pero estas comprometido a: No comercializar con este material, a respetar los Derechos de Autor, y a no modificar el texto en parte o en su conjunto".

Enlace relacionado: ministerio-oracion.webnode.es

. LA VID VERDADERA Y LA ORACIÓN

Por: Lucia M.Cadavid

Así como un plato bien balanceado y nutritivo contiene diferentes alimentos que el cuerpo necesita consumir diariamente para estar bien nutrido, tales como: Proteína, fibra, frutas, verduras. La oración es el otro manjar divino preparado por el mismo SEÑOR con distintos ingredientes o aspectos, que el SEÑOR usa para que  el creyente le digiera bien, con el fin de que permanezca unido a la Vid Verdadera,  y pueda obtener todos los frutos y beneficios que la Oración proporciona: Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.Juan 15:4  Estos son algunos de esos ingredientes que el SEÑOR en Su gran misericordia me ha dado para compartir, de éste manjar de la Oración sazonado por ÉL:  .- UNIDOS A LA VID VERDADERA POR LA ORACIÓN    .- ORANDO SIN CESAR UNIDOS A LA VID  .- LA ORACIÓN Y LA PALABRA

.- UNIDOS A LA VID VERDADERA, POR LA ORACIÓN: Fuimos creados para la alabanza de la gloria de Dios, Isaias 43:7 Efesios 1:14, y para lograrlo Dios que es Espíritu, se vale de este medio  sobrenatural que es la Oración, para acercarnos a ÉL, para mantenernos unidos a la Vid Verdadera, por medio de esta comunicación divina con el Invisible, porque La Oración es un don de la gracia Divina, y debe ser parte natural del cristiano que está unido a la Vid Verdadera. ” Permanezcan en Mí, y Yo en ustedes. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo si no permanece en la vid, así tampoco ustedes si no permanecen en Mí. Yo soy la vid, ustedes los sarmientos; el que permanece en Mí y Yo en él, ése da mucho fruto…. Juan 15:4-5 ”   Esta unión de Cristo, la Vid Verdadera, con los creyentes, los pámpanos, la comprendemos con mayor claridad si observamos las ramas de una planta, ellas están unidas al tallo, germinan alimentadas por la savia y los nutrientes que  fluyen desde la raíz. Y Cristo, es la savia sobrenatural que fluye por medio de Su Santo Espíritu, concedido a los que están unidos a Él por la Fe. Cristo, es la savia que sustenta a Su pueblo de manera Divina, así el creyente  por la fe,  vive de EL, por EL y para EL. Cristo es la Vida, que fluye por el alma de cada creyente, proporcionando el  oxígeno o el aliento de Su Santo Espíritu, quien produce el querer y el hacer de orar, de buscarlo y adorarlo en espíritu y verdad,  este es el significado de estar unidos a la Vid Verdadera: “Yo soy la  Vid y ustedes son los pámpanos o las ramas.”      De esta unión habló Pablo diciendo:  El que se une al SEÑOR(La Vid Verdadera) es un espíritu con EL. 1Cor. 6:17   Por esta unión de nuestra relación con Cristo y dependencia absoluta en ÉL, somos hechos partícipes de Su naturaleza divina. La unión del creyente con la Vid Verdadera por la Oración, la describe un siervo de Dios así:  ” La Oración es una cadena de oro que ata al hombre con Dios, y a Dios con el hombre.” Esta unión de la Vid Verdadera con los pámpanos, es figurada en la Biblia con otros ejemplos:  Cristo, es el cimiento nosotros el edificio. Cristo, mora en el templo y nosotros somos Su templo. Cristo, es el Esposo y nosotros, la iglesia, su esposa. 1Cor.11:3  Cristo es la Cabeza, nosotros el cuerpo, Efesios 1:22   En cada una de estas figuras de unión con Cristo, si se da la más mínima separación se genera un colapso o destrucción. En  medicina se dice que hay muerte cerebral, si el cerebro falla, de igual forma, el cristiano separado de la Cabeza, Cristo, es un muerto espiritual. El creyente Separado de la Vid Verdadera, puede tener apariencia externa de piedad y hacer buenas obras ante los hombres, pero su corazón estará seco y estéril, dijo Jesús:  Si alguno No permanece en mí, lo echan fuera, y se seca, como las ramas, que las recogen y las echan en el fuego, y las queman.Juan 15:6  Esta obra de unidad con Cristo, no es por poder y esfuerzo humano, para que nadie se atribuya ninguna obra, sino que toda obra realizada en nuestro interior es por los méritos de Cristo.Efesios 2:8-9  Por estos motivos, Cristo,  la Vid Verdadera dijo: “Permanezcan en Mí, y Yo en ustedes. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo si no permanece en la vid, así tampoco ustedes si no permanecen en Mí. Juan 15:4  ” Mira, estos son los goces y frutos de la Unión con Cristo: La esposa de Jesucristo tiene la riqueza de las delicias; su corazón está lleno de ellas, su alma se engrandece, y su espíritu está en la dulzura; posee la seguridad del amor, y disfruta del fervor de la piedad, de la pureza de la ciencia de la verdad, de la perfección de las virtudes y del amor, de la plenitud de los consuelos, de las delicias de la alegría, del fuego del anhelo por EL, de la abundancia de paz; saborea la contemplación, la afabilidad de la perseverancia, la fertilidad de la sabiduría, el esplendor de la luz, la hermosura de la pureza, la gracia de la santidad y la alabanza de la Majestad Divina. Esta alma fiel dice entonces con el gran Apóstol: Ya no vivo YO, sino CRISTO vive en mí.” Laurencio     

Como la sangre fluye por nuestras venas de manera natural sin darnos cuenta y respiramos sin ser conscientes, salvo que nos falte el aire lo notaremos. De la misma manera, la Oración fluye del cristiano unido a la Vid Verdadera, sin ningún esfuerzo, porque es  una obra de la naturaleza Divina.  Cristo, es la Savia sobrenatural que corre por el corazón del creyente cada segundo  hasta los pámpanos. EL mismo es quien nos inspira y nos permite orar. ” La Oración es para nuestra alma, lo que el agua para los peces, el sol es para la naturaleza, el aire para nuestros pulmones, el pan para la vida material, el arma para el soldado, y el alma para el cuerpo….” Crisostomo      Una planta no se preocupa, no sabe ni se  da cuenta como crece, florece y da frutos, simplemente se alimenta de la savia, recibe la luz del sol, el agua y los cuidados del labrador, incluso, hay plantas que crecen y florecen sin ningún cuidado humano, el SEÑOR les da vida. Y el creyente unido a Cristo, la Vid Verdadera, quien por la Fe es Su templo y le tiene como huésped en su corazón, No debe estar ansioso, ni preocupado de los frutos que llevara, sino que estará rendido totalmente al SEÑOR, porque de ÉL recibe la luz como Sol Justicia, de El mismo recibe el agua de vida y los cuidados del Padre que es el Labrador. El creyente unido a la Vid Verdadera, No estará ansioso: Dejando a ÉL  Todas sus angustias, porque EL tiene cuidado de ustedes 1Pedro 5:7. El creyente unido a la Vid, Cristo, estará totalmente confiado porque sabe que solo de ÉL  recibe Su gracia, Su amor y  todos los nutrientes espirituales que necesita para crecer, florecer y dar fruto, tanto en la oración como en el servicio y ministerio al SEÑOR. Con mucha razón dijo David:  Los justos florecerán como Palmeras, crecerán como Cedro del Líbano. Plantados en la Casa del SEÑOR, florecerán en los atrios de nuestro Dios. Salmo 92:12   El  creyente unido a la Vid Verdadera, no  deberá estar ansioso ni angustiado por lo que dirá para orar, predicar o evangelizar bien, sino que tendrá presente esta promesa: Abre tu boca que yo la llenaré. Abre tu boca que las palabras de predicación y oración  en el Espíritu de Cristo, saldrán de tu corazón sin ningún esfuerzo, porque No es por el poder ni por la fuerza, sino por mi Espíritu dice el SEÑOR Todopoderoso. Zac.4:6.  David, entendió esta unidad y dependencia total, en el SEÑOR cuando dice : “Estén quietos y sepan que Yo soy Dios. Salmo 46:10”   ” Estén quietos”, en otras palabras es:No hagan nada, mi Espíritu Santo lo hará por ustedes.”    ” Estén quietos”  es rendirse completamente a los designios del SEÑOR, es dejar Todo a Su Voluntad buena, agradable y perfecta, aún en tiempos de necesidad y aflicción.   ” Estén quietos”,  No es dejar de vivir, es vivir y actuar externamente, pero en nuestro interior es dejar Todo el control a Dios de lo que hacemos. “Esten quietos”, es permitir que todos nuestros pensamientos, sentimientos y acciones estén dirigidos por el Espíritu Santo del SEÑOR.   “Estén quietos”,  es definido por  el SEÑOR por medio de este siervo inspirado por el Espíritu Santo:  “¿Porque te confundes y agitas? Deja que Yo me encargue de tus asuntos y todo se calmará. En verdad les digo que cada acto de verdadero, ciego y pleno abandono en Mí produce el efecto que desean y resuelve situaciones difíciles. Entregarse a Mí no significa atormentarse, agitarse y desesperarse, dirigiéndome luego una oración inquieta para que Yo los siga: Eso es transformar la  agitación en plegaria. Entregarse significa cerrar plácidamente los ojos del alma, alejar las preocupaciones y recurrir a Mí para que Yo los conduzca, como un niño dormido en el regazo materno, a la otra orilla…. Si estás conmigo sin tratar de afanarte, sin preocuparte por tus necesidades sino pidiéndome con plena fe, Yo te daré Todo lo que necesites, según mi Diseño eterno. Te daré los sentimientos que quiero ver en ti, te daré una gran compasión hacia tu prójimo y te haré decir y hacer lo que yo quiera. Entonces, tu accionar provendrá de mi Amor. Solo Yo, no tú con tu actividad, podré hacer hijos nuevos, que nacen de Mí….Quiero que creas en mi Omnipotencia y no en tu accionar, que trates de ponerme a Mí en acción y no a ti a través de los demás. ¡Oh, cómo deseo que te abandones  a Mí por tu bien y cómo me duele verte agitado! Satanás tiende precisamente a esto: Agitarte para apartarte de mi acción y arrojarte como una presa de las iniciativas humanas. Confia por eso sólo en Mí, reposa en Mí, abandónate a Mí en Todo. Yo hago milagros en proporción del pleno abandono en mí, y de ningún pensamiento tuyo…. Haz así para todas tus necesidades, hagan así todos, y verán grandes, continuos y silenciosos milagros. Oren siempre con esta disposición de abandono y tendrán gran paz y gran fruto…. Mil oraciones no valen un solo acto de abandono: recuérdalo bien.” Estén quietos y sepan que Yo soy Dios. Salmo 46:10 “        El creyente unido a la Vid,  cuyo corazón se convierte en el templo del Dios vivo 2Cor.6:16,  el cristiano cuyo cimiento está en el monte santo, este santuario y tabernáculo interior, nuestro corazón, impulsado por el Espíritu Santo, se separa de lo terrenal, no se conforma al sistema de este tiempo, sino que se renueva y se transforma para comprobar cual es la voluntad de Dios buena, agradable y perfecta. No es posible subir a las alturas de la Oración sin la llenura del Espíritu Santo, sin ella estamos en nuestras fuerzas y ¡cuán lejos vemos la cima y más lejos aún el deleitarnos en ella! Al principio, el ascenso nos parecerá difícil y cansado, tanto que nos parece que nunca llegaremos y puede ser que nos quedemos dormidos en el intento.  La Oración es la escalera por medio de la cual, peldaño a peldaño con la ayuda del Espíritu Santo, el creyente se aleja de los afanes del mundo y se acerca a todo lo celestial, y cuanto más sube experimenta más paz, calma y tranquilidad y  menos ansiedad y preocupación por los problemas y afanes de este mundo que va dejando abajo. En oración el creyente quita su mirada de las cosas visibles de la tierra y se mantiene firme en la Fe como viendo al Invisible; este es el significado de elevar el alma al SEÑOR, por lo cual David dijo: A ti, oh SEÑOR, elevo mi alma. Salmo 25:1 Solo así el creyente podrá visualizar como en el sueño de Jacob en Betel,ángeles que suben y bajan con respuesta a la oración, y al SEÑOR de pie junto a él diciendo : ” Yo Soy el SEÑOR”. Gen. 28:12-13 “Yo soy tu Dios, que sostiene tu mano derecha y te dice: “No Temas Yo te ayudo.  Yo Soy el que habla contigo. Juan 4:26.”   En oración el creyente eleva su alma al Tabor espiritual, al monte de la transfiguración del corazón por la renovación de su entendimiento Rom.12:2, allí podrá contemplar por la fe la gloria de Cristo. 2 Cor. 3:18. En el Tabor de la Oración vacíos del Yo y llenos de Su Santo Espíritu, tendrá experiencias con El SEÑOR mucho más profundas y podrá exclamar con Pedro: SEÑOR, ¡ Bueno es para nosotros quedarnos aquí! Hagamos tres tiendas.   ” Orando, se bebe el vino celestial que alegra el corazón del hombre, el vino del Espíritu Santo, que embriaga el alma y hace olvidar los placeres carnales. Este vino corresponde a la necesidad de una conciencia árida y seca; dando al alma gusto por las buenas obras, llenando todas sus facultades, fortificando la fe, consolidando la esperanza, dando vigor y orden al amor….” Bernardo de Claraval  

 
 Por la oración el alma unida a la Vid, Cristo, se alimenta de ÉL y experimenta  gusto por este manjar, se mantiene en comunión íntima con ÉL, Habla con ÉL, medita en Su palabra, recibe de Su gracia, de Sus dones. Por medio de la oración, es revelado Su sacrificio en la Cruz, en oración el alma le contempla en ella y se refugia escondida en Sus llagas, por lo cual,  se llena de amor y gratitud indecibles. En esta comunión íntima con la Vid, Cristo, somos Recreados en Su casa de Oración, el altar interior, y la posición que teníamos respecto a la oración es transformada, ya no vamos a querer dormir, sino vamos a velar y a orar. La oración ya no será un peso imposible de llevar, porque EL SEÑOR no solo hace liviana la carga, sino que además hace de ella un gusto y un anhelo constante, un banquete continuo para el alma que este siervo describe apropiadamente:  ” En oración el alma celebra un continuo banquete, y el Cordero de Dios, es su delicioso manjar. El alma saborea una paz interior, una tranquilidad segura, una felicidad sosegada, una Fe llena de serenidad, una compañía amable, el deleite de la contemplación, y el gozo en el Espíritu Santo. La puerta del cielo se abre. La esposa, eleva su alma y  siempre el Divino Esposo baja del cielo para darle sus dones, en esa unidad con Cristo, exclama el alma fiel con la esposa del cantar: Mi amado es mío y yo soy suya…” Lorenzo. 

Únicamente unidos a la Vid Verdadera, Cristo, la oración será un verdadero manjar, entonces, nos recrearemos en Su monte Santo, porque Su casa, nuestro corazón, Su lugar de reposo para siempre, donde habitará porque  ha escogido esta morada para EL, será llamada casa de Oración para todos los pueblos. ” Deléitate asimismo en el SEÑOR, y ÉL te concederá las peticiones de tu corazón.” ¡¡Y como no deleitarse si el mismo SEÑOR está presente!!   ¡Bendita  oración que satisface plenamente de amor, de paz, de gozo, y de toda bendición celestial!  Solo unidos a la Vid Verdadera, podremos unirnos y decir con los discípulos de la iglesia de los Hechos: ” Nosotros nos dedicaremos de lleno a la Oración y al ministerio de la Palabra.”

 
.- ORANDO SIN CESAR, UNIDOS A LA VID VERDADERA.    Oren sin cesar.1Tes.5:17 Siempre tuve esta pregunta: ¿Cómo será posible orar siempre? Al profundizar por la gracia del SEÑOR, en lo que significa estar unidos a la Vid Verdadera, podemos entender lo que es orar sin cesar ¡ Qué maravilloso es el SEÑOR! Antes que mis ojos espirituales vieran a Cristo como la Vid Verdadera,  creía que solo unos pocos tenían el privilegio de orar siempre, pensaba que orar era una labor agotadora, que orar una hora era demasiado, y ni hablar de orar sin cesar, me parecía una labor imposible. Ahora, por la misericordia del SEÑOR he entendido que solo dependiendo de Cristo, y siendo ese pámpano alimentado por ÉL, puedo orar sin cesar, porque la naturaleza de Cristo que habita en mí ora por mí y a través de mí, en cualquier lugar y circunstancia, a cualquier hora. Y es la llenura del Espíritu Santo la que hace la gran diferencia. Cuando el SEÑOR invitó a los discípulos a orar  en Getsemaní, el monte de los olivos, ellos no  pudieron orar ni siquiera una hora, prefirieron dormir.  ¡Pero, que gran diferencia hubo después que recibieron el Espíritu Santo! Su actitud, anhelo y perspectiva de la oración cambió totalmente, y lo podemos notar más adelante, cuando dijeron: ” Nosotros nos dedicaremos de lleno a la Oración y al ministerio de la Palabra.” Hechos 6:4  ¡ Pero, que cambio de lenguaje y de actitud respecto a la Oración! Después que fueron llenos del Espíritu Santo el día del pentecostés ! ¡Los que antes querían dormir ahora desean dedicarse de lleno a orar! Por la llenura del Espíritu Santo, descubrieron el poder de la Oración, todos los impedimentos y excusas que tenían para no orar desaparecieron: La falta de tiempo por las ocupaciones y afanes de este mundo, la pereza, el agotamiento, la falta de anhelo y deseo por la Oración. Experimentaron que orar sin cesar es posible, con la ayuda del Espíritu del SEÑOR, y expresaron su deseo: ” Nosotros nos dedicaremos de lleno a la Oración.”   Con la llenura del Espíritu el creyente halla el gusto y sabor espiritual al manjar de la Oración. ¡Que manjar tan delicioso es la Oración!  ” Deléitate asimismo en el SEÑOR, y ÉL te concederá las peticiones de tu corazón.” ¡¡Y como no deleitarse si el mismo SEÑOR está presente!!   ¡Bendita  oración que satisface plenamente de amor, de paz, de gozo, y de toda bendición celestial!  Por esta obra del Espíritu en nuestro interior, nos recrearemos en Su monte Santo, porque Su casa, nuestro corazón, Su lugar de reposo para siempre, donde habitará porque  ha escogido esta morada para EL, Salmo 132:14, será llamada casa de Oración para todos los pueblos. Con la llenura del Espíritu los discípulos experimentaron que podían hablar siempre con el SEÑOR, estando  en cualquier lugar, en cualquier actividad y  a cualquier hora. Con la ayuda del Espíritu Santo orar es fácil, porque el creyente unido a Cristo y a Su Espíritu puede tener una comunicación sin límites con ÉL. Isaías profetizó esta comunicación continúa con el SEÑOR: Ellos orarán continuamente, de día y de noche. No descansen, ustedes que dirigen sus oraciones al SEÑOR. No le den descanso al SEÑOR hasta que termine su obra, Isaias 62:6-7    Y nuestro Maestro Divino, nos enseñó a pedir el don del Espíritu Santo:   Pues, si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan! Lucas 11:13 Dijo Pablo a la iglesia de Efeso: Orando en todo tiempo con toda Oración y súplica en el Espíritu. Efe. 6:18 La Oración en el Espíritu Santo, es la unión del creyente con la Vid Verdadera, haciéndose así partícipe de Su naturaleza divina. La Oración en el Espíritu renueva el apetito por Cristo como alimento y  confirma que  EL  habita en el corazón del creyente por la Fe, es su altar, su templo y morada.  La Oración en el Espíritu aparta al creyente de tentaciones y lo prepara para los tiempos difíciles y peligrosos que estamos viviendo, de catástrofes producidas por los cambios climáticos extremos, rumores de guerras, y la pandemia global sin precedentes, que ha puesto entre la espada y la pared a los poderosos de las naciones, obligando a que naciones enteras  entren en cuarentena, y paralizando las ciudades más grandes del mundo como Pekin, Nueva York, Madrid,Roma,lo cual ha llevado al mismo tiempo a una crisis económica mundial. Por estos motivos, el SEÑOR nos advierte : Velen, pues, en Todo tiempo orando que sean tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre. Lucas 21:36  No descuidemos la Oración en el Espíritu, para que seamos dignos de salir ilesos de todas estas cosas. Porque, es para quien habita al abrigo del Altísimo y para el que mora Bajo la Sombra del Omnipotente, que el SEÑOR librará del lazo del cazador y de la plaga destructora. Salmo 91:1-3 Es para quien ha hecho de su corazón la morada del SEÑOR, a quien No le sobrevendrá mal y ninguna  plaga podrá tocará esa morada, que es el templo del templo del Espíritu Santo. Muy claro dice: Porque ha puesto al SEÑOR por refugio y al Altísimo como protector. Pero, los que han habitado bajo la sombra de palabras proféticas falsas, los que han habitado bajo la sombra del materialismo y del amor a las riquezas, no pueden reclamar estas promesas hasta que se arrepientan y busquen primero el Reino de Dios  y Su Justicia.  Si has estado claudicando entre dos pensamientos, si has estado entre el pecado y Dios, sino has estado viviendo bajo la sombra del Omnipotente, sino que has estado entrando y saliendo de Su protección, es tiempo que busques un verdadero arrepentimiento, es tiempo que decidas vivir siempre bajo el abrigo del Altísimo, en oración, porque si no lo haces las plagas te alcanzarán Deut.28:15-21-22.   

Moisés orando en el monte cuando bajaba las manos, Amalec prevalecía y mientras oraba con las manos en alto el pueblo de Dios alcanzaba la Victoria. Exodo 17:11 Así mismo, el creyente que descuida la oración será derrotado por el Amalec del pecado y las pasiones de la carne.  ” Así como el agricultor procura que la tierra este siempre húmeda, evitando que se seque y se sea estéril, así el creyente debe procurar que la tierra de su corazón esté fuera de la aridez que produce la corrupción del pecado, y regarlo con el rocío de la Oración  que apaga el furor de este, y lo prepara para ser fecundado y dar mucho fruto. Y para lograrlo, es necesario orar siempre y No desmayar. Lucas 18:1, porque quien quiere andar en la unción del Espíritu Santo, conviene que siempre ande en Oración con el favor y socorro del cielo, diciendo con el profeta: ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene del SEÑOR que hizo los cielos y la tierra. Salmo 121:1-2 ” Luis de Granada

La Oración en el Espíritu facilita el servicio al SEÑOR, porque los dones espirituales fluyen para el bien personal y el de otros: Palabra de sabiduría y conocimiento, de discernimiento de espíritus, de profecía, de fe para obrar milagros, de sanidad. Notemos, que los discípulos tuvieron bien clara su prioridad, dedicarse a la Oración, y como resultado de ella el ministerio de la Palabra corre como ríos de agua viva. Dieron prioridad a la oración en el Espíritu, porque con ella viene el auténtico alcance espiritual en los corazones con efectos de vida eterna, con ella viene el fruto y verdadero crecimiento: Crecía la Palabra del SEÑOR, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe… Hechos 6:7    ” Nosotros nos dedicaremos de lleno a la Oración y al ministerio de la Palabra. Hechos 6:4  ” El predicador pues debe buscar en oraciones secretas los sentimientos que luego ha de manifestar en sus predicaciones; es necesario que antes de hablar este abrasado de amor de Dios, porque el Ministerio de la Palabra es venerable, y debe ser venerado. Los predicadores son los adversarios de los demonios y la luz del mundo, son los primeros que deben practicar la Palabra de lo que enseñan a los demás; pero los que solo predican, y no se dedican a la consagración en oración, son malos obreros; y no puede lamentarse bastante la triste suerte de los que por codicia venden al demonio su trabajo. El oficio de la predicación es agradable al Padre de las misericordias, sobre todo si nos entregamos a él únicamente por espíritu de amor, y usamos el ejemplo, más bien que las palabras; las oraciones fervientes, más bien que las frases elocuentes y multiplicadas. Deberíamos llorar por el predicador que busca para sí más bien los elogios que la salvación de las almas, por aquel que destruye con una vida desordenada  la autoridad de sus enseñanzas: Un predicador sencillo y de poco talento, pero de mucha consagración, es preferible y alcanza infinitamente más fruto. El predicador sacrificado a la vanagloria y a la codicia es estéril: que no se vanaglorie de producir fruto; si lo produce, es perdido para él; pero ordinariamente es estéril para los demás, como para sí mismo, porque Dios no le bendice, ní bendice tampoco su ministerio.” Cornelio


 EL SEÑOR nuestro Salvador y Maestro Divino, oraba siempre, en toda ocasión, en todo lugar: Inició su ministerio orando y ayunando 40 días en el Desierto. Mateo 4:1 Se levantaba muy temprano y oraba en un lugar desierto.  Marcos 1:35 Se retiraba a un monte para orar, y allí pasaba toda la noche orando. Lucas 6:12 y Marcos 6:46  Oró dando gracias Lucas 10:21 y Juan 11:41, Oró por sus discípulos Juan 17.  Oró en el huerto de los olivos Lucas 22. Oró por sus enemigos, Oró en la Cruz Lucas 23.  Y la Vid Verdadera, como Sumo Sacerdote, nos enseña el libro de los Hebreos, que el sacerdocio levítico fue cumplido de manera perfecta en ÉL. Una de las funciones del sacerdote, es cuidar el altar y ofrecer sacrificios a Dios por medio de la oración, y Cristo como Sumo Sacerdote ofrecía oración al Padre: ” En los días de su carne, ofreció ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas” Heb.5:7.   La naturaleza de Cristo, la Vid Verdadera, como Sumo Sacerdote, es transferida a nosotros por Su Santo Espíritu.  Somos hechos a semejanza de ÉL, el sacerdocio de Cristo es una parte natural del cristiano, puede decirse que la Oración es el ADN de Cristo transmitido al creyente, de tal manera que  Todos los creyentes unidos a Cristo, la Vid Verdadera, por la Fe somos sacerdotes, según dice el profeta Isaías: ” Serán llamados sacerdotes, ministros de nuestro Dios.” Y Pedro dice: “Ustedes son real sacerdocio.”  Cristo, la Vid Verdadera, como Sumo Sacerdote de manera continúa pide por nosotros: Por cuanto ÉL permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable; Por lo cual ÉL también es poderoso para salvar para siempre a los que por medio de El se acercan a Dios, puesto que vive siempre para interceder por ellos.Heb.7:24-25  Su amor eterno, Su misericordia y manera constante de orar e interceder por su pueblo, se ve reflejada en lo dicho por el profeta Isaías: “ Todo el día extendí mis manos por este pueblo rebelde.” Isaías 65:2 ¡Todo el día el SEÑOR clama por nosotros pecadores! Cristo, Intercesor de intercesores vive para interceder por nosotros las 24 horas del día los 7 días de la semana. Cristo, como Sumo Sacerdote  cumple la orden dada por Dios, de mantener siempre encendido el altar interior de nuestro corazón : Todos los días el sacerdote le echará leña….El fuego del altar deberá mantenerse siempre encendido; nunca deberá apagarse. Levitico 6:12-13.  ¡Que seguridad, que bendición, que ayuda, que regocijo! ¡Saber que el SEÑOR, Sumo Sacerdote, ora por nosotros día y noche, es un consuelo muy grande! Por Sus ruegos sin interrupción no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron Sus misericordias.Lam.3:25  EL conoce nuestras imperfecciones, y bien sabe que sin Su ayuda desfallecemos, sin Su ayuda perecemos: Porque no tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo como nosotros, pero sin pecado.Hebreos 4:15  EL profeta Samuel se inquietó por el pecado de dejar de orar por el pueblo. 1Sam. 12:23  Pero, esto no ocurrirá nunca con Cristo, Profeta de profetas y Sumo Sacerdote, El no cesa de orar por nosotros. ÉL es Intercesor de intercesores, su naturaleza es parte del cristiano que permanece unido a ÉL. Cristo, la Vid Verdadera produce en nosotros el querer y el hacer de orar por otros. La intercesión no es un don exclusivo de algunos; Todo creyente unido a Cristo, tiene el Espíritu de Cristo como intercesor,  y no necesita de intermediarios, tiene entrada directa por la Sangre de la Vid Verdadera al Trono de la gracia para hallar Su ayuda y oportuno socorro, Heb. 4:16. El Espíritu de Cristo es quien nos ayuda en nuestra debilidad e intercede por nosotros como conviene con gemidos indecibles Rom. 8:26 Dios nos ha provisto en Cristo de un Sacerdote y de un mediador: Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre. 1Tim.2:5. Quienes No dependen de la intercesión de Cristo, sino de la intercesión de hombres, aún no les ha sido revelada esta unión con la Vid Verdadera, no  han entendido lo que es ser un solo Espíritu con Cristo, creen que necesitan de un hombre para acercarse al SEÑOR, para orar y dirigirse a EL, debemos entender que tenemos acceso directo al Rey de reyes, no necesitamos de intermediarios, podemos dirigirnos a EL cuando y donde queramos y necesitemos de EL,  sin limitaciones y sin impedimentos. Por todo lo dicho podemos concluir: Si Cristo, Sumo Sacerdote vive siempre para orar por nosotros y habita en nuestro corazón, nosotros como pámpanos unidos a EL, la Vid Verdadera, también podemos Orar sin cesar 1Tesal. 5:17. También podemos Bendecir al SEÑOR en Todo Tiempo; Su alabanza estará de continuo en mi boca. Salmo 34:1   “¿No sabéis que habéis nacido para tener una conversación perpetua con Dios?” Francisco Guillaré   ” La perfección de la vida cristiana es una perpetua Oración y comunicación con Dios.” Luis de Granada 


.- LA ORACIÓN Y LA PALABRA.  Dijo Jesús: Si ustedes permanecen en mí y mis PALABRAS en ustedes, TODO lo que pidan les será hecho. Juan 15:7  El manjar de la Palabra y  la oración no pueden  estar separados. La meditación en la Palabra  prepara el corazón para la oración, la impulsa y aviva. La Oración verdadera y eficaz está basada en la Palabra, produce amor por ella y permite guardarla. María a los pies de Jesús, escuchando Su Palabra, es un claro ejemplo de la unidad y dependencia entre la Oración y la Palabra. Podemos comparar la Palabra y la Oración con el pan y el agua que el cuerpo humano necesita para subsistir: La Palabra de Dios,  es el pan que aporta los nutrientes para vigorizar el alma. El agua ayuda a descomponer el alimento en partículas más pequeñas, así  la Oración facilita la revelación divina del pan de la Palabra en cada verso y su asimilación en el corazón. Y como el agua ayuda eliminar los desechos y toxinas que el cuerpo NO necesita, la Oración ayuda a sacar del corazón todo lo vano, lo injusto, lo engañoso y  lo impuro, que impide al corazón amar y buscar al SEÑOR.   ” El abandono y descuido de estos importantes deberes presagia indefectiblemente un abatimiento del alma, una pérdida de gozo y paz, una aridez de espíritu y un total decaimiento de todo lo que se relaciona con la vida espiritual; prepara también el camino para la apostasía, y da al maligno una ventaja tal que ciertamente la aprovechará para la ruina del creyente y de la obra.” Edward Bounds  

Una oración que no está basada en la Palabra de Dios, es una oración débil, incompleta, hecha por rutina, por cumplir un ritual externo, pero, la oración basada en la Palabra, y que obtiene respuestas, es la que está conectada a la Vid Verdadera, es la que fluye porque la Palabra de Cristo mora en abundancia en el corazón. Col.3;16  Es una oración guiada por el Espíritu Santo, esta es la oración eficaz del justo que puede lograr mucho, Sant. 5:16 Es la oración que sana las enfermedades del alma y del cuerpo, es la que salva al pecador, es la que libera de angustias y temores Salmo 107:6,  es la Oración que derrota al enemigo, es la que revela lo oculto y lo escondido. Dan.2:22 y Jerem.33:3 Es la oración que mueve la mano de Dios y abre las ventanas de los cielos con bendiciones abundantes, es la oración que activa la fe que mueve montañas Mateo 21:22 Porque es la oración que abre el oído espiritual para oír la Palabra de Dios, Rom.10:17, esta oración es la que  prepara para recibir todo cuanto pidamos para que nuestro gozo sea completo Juan 16:24, pues unidos a la Vid Verdadera los deseos de Cristo serán los nuestros.  ” Así como “el hombre no puede vivir sólo de pan”, la Oración necesita de toda Palabra que sale de la boca de Dios” Mateo 4:4. Por tanto, aquel que desee aprender a orar bien, debe primeramente estudiar con diligencia la Palabra de Dios y guardarla en su memoria y en su corazón. La oración invariablemente engendra amor por la Palabra de Dios y predispone a las personas a su lectura. Además, lleva a las personas a obedecer la Palabra de Dios, y pone un gozo indecible en el corazón de aquellos que se complacen en la obediencia. El abandono y descuido de estos importantes deberes presagia indefectiblemente un abatimiento del alma, una pérdida de gozo y paz, una aridez de espíritu y un total decaimiento de todo lo que se relaciona con la vida espiritual; prepara también el camino para la apostasía, y da al maligno una ventaja tal que ciertamente la aprovechará para la ruina del creyente y de la obra.” Edward Bounds    

Guardar la Palabra y la respuesta a la oración están estrechamente unidas:  Si ustedes permanecen en mí y mis PALABRAS en ustedes, TODO lo que pidan les será hecho. Juan 15:7 Es como si el SEÑOR dijera: “Si mastican bien mis palabras y su alma las absorbe para aplicarlas y ponerlas por obra, como resultado;  TODO lo que pidan en Oración les será hecho. ”   En este mismo sentido habló Juan: ” …Y TODO lo que pidamos lo recibimos de ÉL, porque guardamos Sus mandamientos y hacemos las cosas que son agradables delante de EL.1Juan 3:21-22   El resultado de permanecer y guardar la Palabra es que:  TODO lo que pidan les será hecho. Esta promesa es demasiado poderosa, pero, debemos tener muy presente que ese: “TODO”, se refiere a la oración en el Espíritu hecha en la voluntad de Dios, Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.1Juan 5:14   Este “TODO” no solo se refiere a suplir las necesidades físicas y materiales, sino que además y especialmente a las espirituales: Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con TODA bendición espiritual(no material, ni terrenal) en los lugares celestiales EN CRISTO. Efesios 1:3  De tal manera, que podemos decir que las bendiciones espirituales en Cristo, La Vid, están totalmente aseguradas: El gozo de ser perdonados y justificados, la Salvación y vida eterna, la gracia, el amor la paz de Dios, los dones del Espíritu: Sabiduría e inteligencia, consejo y fortaleza, conocimiento y temor del SEÑOR. El ser  partícipes de Su naturaleza Divina.  Dicho esto, Nunca estará por de más recordarnos siempre, que lo material es la añadidura de Dios para sus hijos, que buscan primero Su Reino y Su Justicia, que es Cristo.  Y  Pablo, lo reafirma cuando dice: Busquen las cosas de arriba(del cielo) donde está CRISTO, la Vid, verdadera.  La condición para recibir todo lo que pidamos, es la Obediencia a los preceptos del SEÑOR. Y solo podremos cumplir sus Palabras si permanecemos unidos y sustentados por Cristo. Así que, Si pedimos y No recibimos es porque estamos desconectados de la Vid, estamos en desobediencia a Su Palabra,  por tanto, pedimos cosas injustas, que pueden dañarnos a nosotros y a otros, esta es la oración es la que no obtiene respuesta:  Dios aborrece hasta la Oración del que se niega a Obedecer la ley. Prov.28:9   

 ” Cuando se alimenta de la Palabra de Dios, encontrará una y otra vez que su lectura se convierte en oración. Estará tan bendecido por la Palabra que en la medida que la lea comenzará a amar al SEÑOR, a darle gracias y a alabarle, a pedirle al Señor que aplique la Palabra a su corazón y la cumpla en su vida, o a pedirle que cumpla para ti una promesa en particular. La Palabra se convierte en Oración una y otra vez casi antes que usted se dé cuenta.  La Palabra de Dios nutre su oración, la fortalece, y calienta su corazón y revive su espíritu cuando ora. Usted No puede disfrutar de una vida espiritual vigorosa apartado de la alimentación regular y la asimilación de la Palabra de Dios. El crecimiento espiritual depende de la alimentación espiritual cotidiana.”  Wesley Duewel

TEMAS RELACIONADOS:CRISTO LA VID VERDADERA 1A.PARTE https://ministeriorestitucion.org/?p=7055

CRISTO LA VID VERDADERA 2A.PARTE: https://ministeriorestitucion.org/?p=7087

Main Bottom

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore.

Si tienes algún comentario o necesitas consejería, escríbenos a través de nuestro correo electrónico

INFO@MINISTERIORESTITUCION.ORG

Translate »