MENUMENU

• Manual Oración 7a.Parte: Hágase Tu Voluntad. Danos hoy el Pan nuestro…

 
Por:Lucia M.Cadavid

             
Confieso SEÑOR, que sin Ti, nada puedo hacer, pues eres Tu quien da aliento y vida a todo, y a mi que soy tan solo un puñado de polvo, un vaso de barro con este Tesoro tan grande que eres Tu y Tu Reino, Tu Mi Salvador, Mi Redentor, por eso te suplico que me ayudes por medio de Tu Santo Espíritu, a pubicar las cosas que debo en este mensaje tal como Tu quieres y es Tu voluntad, buena, agradable y perfecta. Fluye a través de este mensaje, para que la extraordinaria grandeza del Poder sea Tuyo y no de nosotros. 2Cor.4:7 Enaltecido sea Tu Santo y Glorioso Nombre en las naciones por siempre….Amen.
             
HAGASE TU VOLUNTAD ASÍ EN EL CIELO COMO EN LA TIERRA
             
Porque Todo aquel que HACE LA VOLUNTAD DE MI PADRE que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre. Mateo 12: 50 Es como si dijera: Todo el que hace la voluntad de mi Padre Celestial, todo el que renuncia a su propia voluntad y se rinde totalmente a la de Dios, sin importar cuales sean las circunstancias para cumplirla, sin importar cuán contra la corriente vaya de este mundo: Este esta familiarizado conmigo, este es mi pariente, este mes es muy cercano, este me conoce, este lleva mi ADN espiritual en todo su ser. Porque Mi alimento(sustento para vivir) es hacer la Voluntad del que me envió, y llevar a cabo su obra. Juan 4:34.- Es la voluntad de Dios que poseamos la vida eterna: “La voluntad de mi Padre que me ha enviado es que todo aquel que ve al Hijo y cree en El, posea la vida eterna” Juan 6, 40: Para eso vino el Hijo de Dios para que TODO aquel que en EL cree tenga vida eterna. La Fe en Cristo salva al peor de los pecadores. ¿Como creer? Acercándonos con la sencillez y la fe de un niño, pues EL es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Por sus llagas fuimos sanados, de la enfermedad del pecado, para que todo aquel que en EL cree no se pierda mas tenga vida eterna.
             
.- Es la voluntad de Dios que guardemos sus mandamientos: “Si quieres entrar en la vida eterna, guarda los mandamientos”. Mateo 19: 17 Si alguno guarda mi palabra, no verá jamás la muerte. Juan 8:51 El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre; y yo lo amaré y me manifestaré a él. Juan 14:21 El que dice: Yo he llegado a conocerle, y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso y la verdad no está en él; 1Juan 2:4 Cuando oramos por el Espíritu “Hágase Tu voluntad”, estamos pidiendo el guardar, el atesorar en nuestra mente y corazón, el obedecer los dichos del SEÑOR, Sus mandatos y preceptos contenidos en la Bendita Palabra de Dios, para así actuar y conducirnos como El anduvo, hasta que lleguemos a la plena y completa medida de Cristo. Efesios 4:13 Cuando decimos Hagase Tu voluntad, estamos pidiendo que podamos meditar y deleitarnos en Su Palabra día y noche, estamos pidiendo que nos enseñe a conocer a Cristo Maestro de maestros y Su santa doctrina, porque no existe una doctrina mas completa, mas llena de sabiduría, que nos ilumine tanto, que nos saque de las tinieblas, de la mentira y del error, y que nos conduzca a la vida eterna, como la saludable Doctrina de Cristo. Y todo esto solo podremos lograrlo con la ayuda del Espíritu Santo: Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas y les recordará Todo lo que les he dicho.” Cuando las tribulaciones nublan nuestra memoria, al punto que olvidamos las promesas de la Palabra, pero, fiel es el SEÑOR que lo ha prometido, cuando casi tocamos fondo por la angustia y el desánimo, EL Espíritu Santo, viene en nuestro auxilio y trae a nuestra mente, nos recuerda en el momento oportuno, versos de la Poderosa Palabra que habíamos olvidado, que nos consuelan, levantan y dan nuevas fuerzas para seguir adelante.
             
.- Es la voluntad de Dios nuestra santidad: “La voluntad de Dios es su santificación” 1 Tés 4, 3: . «Sean ustedes santos, porque yo soy santo.1 Pedro 1:16 “ Yo soy el Dios todopoderoso: anda delante de mí y sé sincero. Génesis 17:1 ” El cristiano no ha de tener tratos dobles, no ha de jugar al estira y encoge con Dios o con el hombre; no ha de hacer profesiones hipócritas, o tener principios falsos. Tiene que ser tan transparente como un cristal; ha de ser un hombre en quien no hay engaño, un hombre que ha hecho a un lado la impostura de cualquier forma, que la odia, que la desprecia, y anda delante de Dios, que ve todas las cosas con absoluta sinceridad, deseando sinceramente en todas las cosas, tanto grandes como pequeñas, recomendarse a la conciencia de otros como a la vista del Altísimo….La distancia de la presencia del SEÑOR siempre significa pecado. La santa familiaridad con Dios engendra Santidad. Entre más piensas en el SEÑOR, entre más meditas en Sus obras, entre más le alabas, entre más le pides en oración, entre más constantemente hablas con Él y Él contigo por medio del Espíritu Santo, más seguramente estás en el camino hacia una total consagración a Su causa….Amado creyente, pecador como eres, rebelde como eres, a pesar de ello, cree en Jesús, y no permitas que un sentido de pecado debilite tu fe en ÉL. Él murió por los pecadores, Confía únicamente en el poder de Su preciosa sangre, pues sólo así matarás tus pecados y avanzarás en santidad. Descansa únicamente en la fe para la justificación de tus pecados. Porque para la recuperación de un horrible estado de languidez y de tibieza, no hay ningún otro remedio solo la venida de Jesucristo al alma, al corazón, en un trato cercano y amoroso: “Entre las sombras más oscuras, si Él aparece, Mi aurora da comienzo; ÉL es la resplandeciente estrella matutina de mi alma, ÉL es mi Sol naciente….Amen.” C.H.Spurgeon
             
.- LA VOLUNTAD DE DIOS FORTALECE EN LA TRIBULACIÓN: Job es un ejemplo inspirador de como en medio de la adversidad debemos rendirnos totalmente a los designios de Dios, sean estos cules sean. Job perdió todos sus hijos e hijas, quebró económicamente, enfermo, y su esposa se volvió en su contra, pero, el en medio de todas estas tribulaciones, con absoluta sumisión a la voluntad de Dios, lleno de paciencia, se humillo y dijo: EL SEÑOR dio, el SEÑOR quito, sea el Nombre del SEÑOR bendito. Job 1:21 Y mas adelante, cuando fue juzgado por sus amigos de falta de fidelidad a Dios, dijo una de las palabras que mas me han inspirado cuando estoy en medio de las mas duras pruebas: He aquí, aunque el me matare en EL esperaré. Job 13:15 El SEÑOR premia y honra a todos los que se someten a Su voluntad buena, agradable y perfecta. Así, El SEÑOR restauró a Job y aumentó el SEÑOR al doble Todo lo que le había pertenecido. Job 42:10 “José hizo la voluntad de Dios. Compara lo que sufrió con los inmensos honores que fue colmado, verás que nada son las pruebas comparadas con la recompensa. Porque: 1. Por el odio de sus hermanos consigue la amistad del rey y de todo Egipto. 2. Por el destierro, la esclavitud y la cárcel, no sólo recibe una libertad completa, sino el más alto rango y el poder. 4.Por el trabajo de sus manos como servidor, recibe el anillo de oro. 5. Por la capa que le quita la adúltera esposa de Potifar, cubre sus hombros el manto real. 5. Por las cadenas recibe un collar de oro. 6. Por haber cuidado de los derrotados y hambrientos llega a ser príncipe. 7. Por haber sufrido la humillación de la cárcel, se sienta en la carroza real. 8. Por haber sido despreciado, todos delante de él se postran. 9. En lugar de ser llamado esclavo recibe el nombre de rey y de salvador de Egipto. Si así recompensa Dios en esta vida a los que hacen Su voluntad, ¿qué no les concederá en la vida eterna?” Cornelio El cristiano verdadero se somete a la voluntad de Dios y sigue siendo fiel en la tristeza y en el consuelo, en el luto y en el gozo, en la escasez y en la prosperidad, en la enfermedad y en la salud, da gracias a Dios en todo y por todo, como Pablo dice: Sé vivir en la pobreza, y sé vivir en la abundancia. En todo lugar y en todas las circunstancias he aprendido el secreto de hacer frente tanto a la saciedad como al hambre, tanto a la abundancia como a la necesidad. ¡Todo lo puedo en Cristo que me fortalece! Filipenses 4:12-13 ” Cuando perdemos lo que creemos ser nuestro, no lo perdemos, lo devolvemos a Dios.” Anónimo “El que todo te da, no te es arrebatado; pues aun cuando pierdas todo lo que se te da, siempre te queda Dios. Agustin
             
” Cuando dice: Pero no se haga como yo quiero, sino como Tú quieres, nos enseña que debemos seguir la voluntad de Dios, aun cuando esta se oponga a nuestra inclinación y naturaleza humana. Antes de llegar al cielo nos enseña a hacer de la tierra el cielo, con estas palabras: “Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo”. Hacer la voluntad de Dios, es hacer todo lo que Jesucristo hizo, y nos ensenó a practicar con sus doctrinas y ejemplo: Humildad en todo, estabilidad en la fé, modestia en las palabras, justicia en las obras, misericordia en nuestros hechos y deseos, moderación en las costumbres, no ofender a nadie, sufrir con paciencia las ofensas, tener paz con los hermanos, amar a Dios porque es Padre, temerle porque es Dios. No preferir ni anteponer nada a Cristo, porque nada antepuso a nosotros. Nos unió inseparablemente a El por el amor; estar junto a Su Cruz con confianza y fortaleza, y cuando se trate de Su honor y de la gloria de Su Nombre, tener constancia para confesarle, Fe entre las tribulaciones para resistir, y paciencia en la muerte para recibir la corona. Esto es, querer ser heredero de Cristo; esto es , hacer lo que enseñó e hizo Cristo; Esto es, en fin, hacer y desear que se haga la Voluntad de Dios.” Cipriano
             
“Todo cristiano debe dedicarse con fervor, al saber si agrada a Dios en sus acciones. ¿Porque de qué le sirve obrar si no agrada a Dios?” Anónimo “SEÑOR, dame la gracia de no querer más que lo que tu quieres; de no querer jamás lo que No quieres.” Hermano Lorenzo
             
ORACIÓN: “Hagase Tu Voluntad.”  “Hágase” ¡Oh magnifica y eficaz palabra! Con ella oh Padre eterno y sumo bien creaste todas las cosas en el principio: Dijiste, y todo fue hecho; mandaste, y todo fue creado. Con esta misma palabra reparaste nuestra caída, cuando elegiste a María como Madre de tu Hijo, dijo al ángel que le enviaste: Hágase en mi, según tu palabra. Lucas 1:38.   “Hágase” ¡Oh palabra saludable! ¡Oh palabra omnipotente! ¡Oh palabra de admirable eficacia! ¡Oh Jesús mio, Verbo del Padre, palabra de vida y consuelo! Completa Tú mi oración, perfecciona mis palabras, dictadas y enseñadas por Ti: Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo, para que aborrezcamos, todo lo que Tú aborreces; amemos, todo lo que Tú amas: y cumplamos, todo lo que a Ti te agrada y deseas. Hágase todo SEÑOR según tu voluntad. ¡Oh dulce amor mio! ¡Oh dulce Verbo del Padre! ¡Oh dulce Amen! Esto es, concedido está lo que me pides….¡AMEN!.” Ludolphus
             
Danos hoy el pan nuestro de cada día, Mateo 6:11
             
Danos hoy el pan nuestro de cada día, con relación a las cosas espirituales  y eternas. 
             
“DANOS HOY, porque nada podemos tener por nosotros mismos, a no ser que nos lo de Aquel que da de comer a toda carne; así al tomar el alimento debe el hombre pensar que Dios es el que se lo da de Su propia mano. Hoy: es decir, el alimento que  nos baste para hoy; porque ignoramos si  mañana llegaremos. ¡Oh asombrosa sabiduría de Dios, y admirable providencia! que nos enseñó a pedirle solamente pan, y solo para hoy; para cada día, sin ninguna reserva, para arrancar de un golpe de nuestro corazón la codicia, la avaricia y hasta la esperanza de vivir mañana; y en la gloria no se quitará el alimento espiritual a los que lo merecieron, que consiste en el gozo santificado de Dios, con el que se saciarán eternamente, según lo que dijo David: Cuando despierte, te veré cara a cara y quedaré satisfecho. Salmo 17:15″ Ludolphus   “Sean sus costumbres sin avaricia, contentos con lo que tiene ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré; Hebreos 13:5 
             
Danos hoy el pan nuestro de cada día. ¿Pero qué pan es este que quiere que pidamos todos los días a Su Padre? No es solo el pan material, de que cada día que necesitamos para la vida del cuerpo, sino el Pan espiritual que sustenta el alma, cuya sustancia es superior a todas las demás; Cristo, el Pan Vivo, que nos sirve de prenda, y después nos servirá de viático para la vida eterna a la cual aspiramos.” Crisostomo
             
Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguien come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que Yo también daré por la vida del mundo es Mi carne.“Yo soy  el Pan que bajó del Cielo” Yo les estoy hablando. Yo en quien deben creer como el Hijo único de Dios, cuya carne es preciso comer con amor y confianza, para tener derecho a la vida eterna. Nada duden de cuanto les he dicho, aunque las grandes verdades que le he revelado sobrepasen en mucho el conocimiento de la Ley. Ellas son el fundamento del culto interior y sublime que la Ley prometía: pero Yo, que fui figurado por el maná antigüo, produciré en los hombres efectos muy distintos, de los que aquel producía: Porque si bien conservaba por algún tiempo la vida, no libertaba dela muerte, pero el que se mantiene del Pan que bajo del Cielo; el que come mi carne, única comida que mantiene la vida del alma, tendrá en sí el principio y la prenda segura de una vida eternamente gloriosa.” Ludolphus
             
Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida Juan 6:55. El alimento y la comida satisfacen realmente. Cuando un hombre obtiene pan y agua, habiendo comido lo suficiente, tiene lo que su naturaleza requiere. La necesidad es real y también lo es la provisión. Cuando tienes a Cristo, tu corazón obtendrá exactamente lo que necesita. Tú mismo no sabes plenamente cuáles son las necesidades de tu alma, pero puedes tener la certeza de que, conocidas o desconocidas, todas tus necesidades serán satisfechas en la persona de Jesucristo; y si lo aceptas, tan ciertamente como el alimento y la bebida calman el hambre y la sed, así de ciertamente satisfará Él los anhelos de tu alma.  No sueñes más en ninguna otra satisfacción aparte de Él, y no pidas nada más allá de Él o además de Él. Cristo es todo, y más que todo; Él es también alimento y bebida. Has de contentarte con Él y con nada que no sea Él; tienes que tener cada vez más hambre de Él, y nunca lo dejes para gastar tu dinero en lo que No es Pan, y tu trabajo por aquello que No satisface.”   C.H. Spurgeon
             
Danos el pan nuestro de cada día. Con esta petición se nos enseña a evitar cinco pecados nacidos del deseo de las cosas terrenas. El primero de ellos,consiste en desear vorazmente más de lo que necesitamos. Este deseo demasiado apegado a lo temporal nos aparta de las inquietudes espirituales. En cambio, Cristo, con esta petición nos anima a pedir lo necesario para nuestra vida.  día resume todas estas necesidades.  El segundo pecado consiste en adueñarse de los bienes de otro. En cambio, Cristo nos enseña a pedir el pan “nuestro” y no el ajeno. El tercer pecado es la ambición desmesurada.En cambio, es la necesidad la que debe regular nuestro deseos. La expresión “de cada día”, entendida como el de un día o el de un cierto tiempo, se opone a este pecado.  El cuarto pecado es la voracidad desmesurada, consistente en consumir en un solo día lo que sería suficiente para muchos días. Y el quinto pecado es el de la ingratitud que brota de la soberbia. En cambio, esta cuarta petición es una forma de reconocer que todos nuestros bienes proceden en última instancia de Dios. Esta petición es también una forma de suplicar que nuestras riquezas nos sean útiles, pues si las amontonamos no serán útiles para nosotros. Otro pecado al que se opone esta petición es el de la preocupación excesiva por el mañana, de modo que no se encuentra jamás sosiego.” Tomas de Aquino    Presten atención, ustedes que dicen: «Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad y nos quedaremos un año. Haremos negocios allí y ganaremos dinero». ¿Cómo saben qué será de su vida el día de mañana? La vida de ustedes es como la neblina del amanecer: aparece un rato y luego se esfuma. Lo que deberían decir es: «Si el SEÑOR quiere, viviremos y haremos esto o aquello».  De lo contrario, están haciendo alarde de sus propios planes pretenciosos, y semejante jactancia es maligna. Recuerden que es pecado saber lo que se debe hacer y luego no hacerlo. Santiago 4:13-17
             
Danos hoy el pan nuestro de cada día, con relación a las cosas Temporales.  
             
” .- Primero, nos enseña que nuestras provisiones dependen de ÉL. ¿De dónde provino todo el maná? Todo provino de Dios. Hijo de Dios, todas tus provisiones deben venir de Dios. Aprendan eso. Independientemente de las segundas causas, independientemente de las fuentes intermedias, todo lo que recibas debe proceder de donde todo lo que tienes ha venido, es decir, de Dios.
             
.- A continuación, aprendan, que nuestras provisiones son seguras para la fe. Si el maná no faltó durante cuarenta años, tampoco el Señor dejará de suplir tus necesidades. Tu Dios te dará tu ración, si tú eres Su siervo. Te dará tu porción diaria también, si tú le sirves. Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” El que trincha para sí mismo se cortará sus dedos, y su plato estará vacío; pero el que espera que el grandioso Anfitrión de toda la familia escogida trinche para él, tendrá lo suficiente, y recibirá de lo mejor. “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.”
             
.– Aprendan de los hijos de Israel que nuestras provisiones tendrán que ser recogidas y preparadas por nosotros mismos. Dios envió del cielo el maná; pero el pueblo tenía que salir cada mañana, y recogerlo; y cuando lo recogían, leemos que solían majarlo en morteros o molerlo en molinos, y lo cocían en caldera o hacían de él tortas. Dios no es patrocinador de la holgazanería. Él quiere que Su pueblo trabaje; y Su regla es: “Si alguno no quiere trabajar, que tampoco coma”, una regla que aplica a menudo a quienes son peresozos. Pero, amados, damos gracias a Dios por las oportunidades que tenemos de ser diligentes. Aunque el trabajo vino al principio como una maldición, Dios lo ha convertido en una bendición.
             
.- Nuestras provisiones deberían contentarnos, pues los hijos de Israel recibían lo suficiente para todas sus necesidades. No tenían cosas superficiales, pero tenían todo lo suficiente. No gozaban de lujos, pero si lo hubieran pensado bien, sus misericordias diarias eran un lujo para ellos. ¡Oh, que Dios nos enseñe a confiar en ÉL en cuanto a las cosas temporales! ” C.H. Spurgeon
             
” Danos el pan nuestro de cada día.  Además del pan espiritual quiere Dios que con esta petición le pidamos cuanto es necesario y propio para nuestro sustento: y quiere que se lo pidan todos , pobres y ricos; los pobres porque no lo tienen ; los ricos, para que tengan presente que han recibido superabundantemente de Dios, de quien depende su conservación, y que por lo mismo deben repartir lo sobrante con sus hermanos pobres; y es bien que le pidan, para que después no les falte. Todo lo que nos da Dios, bien sea por medio de la oración, bien sea por medio del trabajo, no nos lo da no solo para nosotros ; sino para que lo partamos con los demás. Así pues el que de lo que adquiere con su trabajo no presta o da a los necesitados, no solo come su pan, sino el ajeno. A aquel da Dios pan, que lo adquiere con justicia, esto es, con un trabajo honesto. A aquel empero que lo adquiere con el pecado, se lo da el diablo. No quiere Dios que le pidamos pan, ni carnes, ni pescados, ni otras cosas superfluas, sino tan solamente aquello que es necesario  para la vida; lo que está bien significado por el pan.  Así que, teniendo el sustento y con qué cubrirnos estemos contentos con esto.1 Timoteo 6:8″ Crisostomo
             
Y perdona nuestras deudas(ofensas,pecados) como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores(ofensores). Mateo 6:12
             
“Perdona mis ofensas así como yo perdono”. Tenemos por Juez de nuestra conducta al que no se deja engañar por una cumplimiento exterior e hipócrita de sus mandamientos , sino que juzga por lo que pasa en el corazón, y está patente y manifiesto a sus ojos. No te olvides, pues , que todo hombre es deudor a Dios, y tiene por deudores a sus hermanos. Por esto Dios justo nos dio una regla para que supiéramos como debemos obrar con nuestros deudores; pues de la manera que con ellos obremos, así se portará El con nosotros. No podremos menos que apresurarnos para perdonar a nuestro prójimo las cosas pequeñas y despreciables, comparadas con el perdón de Dios a nuestros pecados. Huyamos de la falta de misericordia y de la crueldad, entendiendo que no lo somos para con los otros sino con nosotros mismos. Cuando queramos acordarnos de los males que de otros hemos recibido para no perdonarlos, acordémonos también de que entonces atamos nuestros propios pecados y no los de nuestro prójimo. Si nos ofendió nuestro hermano; demos gracias a Dios por la injusticia que contra nosotros cometió , y asi glorificaremos a Dios, nuestro Padre, y conseguiremos misericordias infinitas : y si aun pedimos al SEÑOR por él , nos haremos semejantes al mismo SEÑOR. Poco es a la verdad lo que podemos perder y dar; y mucho es lo que podemos esperar y recibir, lo infinito y eterno. Da por Dios, y espera por Dios, no dudando que El será tu remunerador y tu premio. “Perdona mis ofensas así como yo perdono”. Así como la piedad que Dios usa con nosotros, es ley y modelo de la que debemos a los demás; así nuestra dureza para con los demás, viene á ser como ley y modelo de la que Dios usará con nosotros. ¿De qué sirven los bálsamos mientras está el dardo en la herida? Tan inútil será para ti la satisfacción y la oración mientras permanezca el odio y rencor en tu ánimo. Así que, es preciso que nunca te olvides que dices cada día: Perdóname, SEÑOR, así como yo perdono. Esta es tu oración, y tu sentencia: En tu mano está el que sea de absolución, o de condenación eterna.” Ludolphus Porque el juicio será sin misericordia para el que no ha mostrado misericordia. La misericordia triunfa sobre[a] el juicio. Santiago 2:13
             
” No puede llamarse presuntuoso el que no teniendo con qué pagar las deudas a la Justicia Divina, no funda en si mismo, en sus propios méritos el pago de aquella, sino en la paciencia de Dios y en los méritos de Cristo. Porque este es un caudal de infinito precio, de donde toma todo su valor el arrepentimiento del cristiano: y si a esto se añade la humildad de la oración, ¿qué no alcanzará de Dios la súplica fervorosa de un corazón contrito y humillado? Escrito está: Al corazón contrito y humillado No despreciarás tu oh Dios. La compasión que tiene Dios de los pecados, es el amor con que mira al pecador: Este amor es la fuente de la gracia. Esta gracia es la operación de la mano Omnipotente de Dios, que no puede ser impedida ni retardada por ninguna cosa; no porque obligue a la voluntad, sino porque la mueve a querer y elegir libremente el bien que le envía. El efecto de esta operación, es dejarla libre de las cadenas del demonio; para que cancelada y clavada en la cruz la deuda que le era adversa por el pecado, y sea sierva de su legitimo SEÑOR, a quien había desconocido; y agradecida al que con su sangre satisfizo su deuda, se consagre a EL con la imitación de Su ejemplo y con la obediencia de Sus mandamientos.” Crisostomo
             
” Principalmente debe esperar el hombre en los méritos infinitos de la Pasión de Cristo, porque ella es para los pecadores un consuelo muy especial. Tu Pasion, SEÑOR, es el único refugio. El remedio mas esencial faltando al hombre la sabiduría y la justicia, no bastándole la santidad y faltándole todos los méritos, ella sola suple y basta para todo. SEÑOR, No desesperaré por mis pecados, porque se me ha dado en el sagrado puerto de Tus llagas el lugar seguro para arrepentirme, aunque sea incierto el día de mi muerte. Perdonaste, SEÑOR, a la adúltera, a Pedro y al ladrón, en señal de que perdonarías también toda clase de pecadores y toda especie de pecados. Tengamos hermanos míos Fé en la misericordia de Dios nuestro creador; y acudamos con lágrimas al Todo Poderoso Juez mientras nos espera. Pues no quiere dejar de perdonarnos; consideremos que es infinitamente misericordioso y piadoso, y no desesperemos. Es nuestro Padre y nuestro Dios, quiere con ansia acercarnos a su corazón para que probemos las delicias y las dulzuras de su amor.” Bernardo de Claraval
             
Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado. Salmo 32:1 El santo David, al comienzo de este Salmo nos muestra en qué consiste la verdadera felicidad: no en la hermosura, el honor, las riquezas (la trinidad del mundo), sino en EL PERDÓN DEL PECADO Pablo exclama: «He obtenido misericordia» 1ª Timoteo 1:13. Cuando el SEÑOR perdona a un pecador, Él no paga una deuda, sino que concede un legado. Dios, al perdonar el pecado, remite la culpa y el castigo. La culpa clama a la justicia: tan pronto como Adán hubo comido la fruta, vio la espada flameante y oyó la maldición; pero en la remisión Dios parece decir al pecador: «Aunque has caído en las manos de mi justicia y mereces la muerte, a pesar de ello te absuelvo, y todo lo que está cargado a tu cuenta queda remitido.» Thomas Watson
             
” El perdón del pecado, para que el que es alimentado por Dios viva en Dios y ya no se ocupe sólo de la vida presente, sino de la eterna, a la que puede llegarse si se perdonan los pecados, que Dios llama nuestras deudas, así como dice en otro lugar: “Te he perdonado toda tu deuda porque me lo has pedido”. “Perdóna nuestras deudas”. Por lo que se nos advierte necesaria y saludablemente que somos pecadores, puesto que se nos invita a que roguemos por los pecados. Y para que no haya quien se complazca como inocente y, ensalzándose más, perezca, se le advierte que peca todos los días cuando se manda orar por los pecados cotidianamente. Pero en ti hay perdón, para que seas reverenciado. Bendito! Pero, en la mano del gran Rey hay perdón gratuito, pleno, soberano; es su prerrogativa el perdonar y se deleita en ejercerla. Debido a que su naturaleza es la misericordia, y porque El ha provisto un sacrificio por el pecado, hay perdón en El para todos los que le confiesan sus pecados. Si el SEÑOR ejecutara justicia sobre todos, no quedaría ninguno para reverenciarle; si todos estuvieran bajo la aprensión de su ira merecida, la desesperación ya los habría endurecido para que no le temieran; es su gracia la que dirige el camino a una consideración santa de Dios y un temor reverencial de ofenderle. ” C.H.S.
             

Trackback from your site.

admin

This information box about the author only appears if the author has biographical information. Otherwise there is not author box shown. Follow YOOtheme on Twitter or read the blog.

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

Si tienes algún comentario o necesitas consejería, escríbenos a través de nuestro correo electrónico

INFO@MINISTERIORESTITUCION.ORG

Translate »