MENUMENU

● MANUAL DE ORACIÓN 5ª PARTE: Padre Nuestro que estas en los cielos….

Por: Lucia M.Cadavid
             
¿COMO DEBEMOS ORAR? El Maestro de maestros, Teólogo de teólogos, Jesucristo Nuestro Salvador, nos dejo instrucciones de como debemos hacerlo en una oración modelo, la cual empezó diciendo: “Ustedes oraran así: Padre Nuestro que estás en los cielos!… Santificado sea Tu nombre. Venga Tu reino. Hágase Tu voluntad, Así en la tierra como en el cielo. Danos hoy el pan nuestro de cada día. Y perdónanos nuestras deudas (ofensas, pecados), como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores (los que nos ofenden, nos hacen mal).Y no nos metas (no nos dejes caer) en tentación, sino líbranos del mal (del maligno). Porque Tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre. Amén.” Mateo 6:9-15 Esta oración aunque sencilla y de pocas palabras, contiene una profundidad espiritual inmensa, cada frase instruye sobre todo aquello que debemos saber sobre la Oración. De hecho, es un compendio de toda teología y doctrina celestial sobre la Oración, encierra abundantes riquezas celestiales, las cuales son reveladas a quienes las piden con la ayuda y guía del Espíritu Santo, porque dijo Jesús: Pidan y se le dará. Porque todo aquel que pide, recibe. Lucas 11:9-10, No podemos orar como conviene en nuestra debilidad, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras. Romanos 8:26
             
“La verdadera Oración, la que es aceptada por Dios, debe ser hecha con el Espíritu Santo, porque solo Él puede levantar el alma o el corazón a Dios en oración. “Del hombre son las disposiciones del corazón; más del SEÑOR es la respuesta de la lengua. Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión; pero el SEÑOR pesa los espíritus. Encomienda al SEÑOR tus obras, y tus pensamientos serán afirmados.Pr. 16:1-3. Es decir, en toda obra para Dios, y especialmente en la Oración, si el corazón y la lengua van a concordar debe estar preparado por el Espíritu de Dios. En verdad, la lengua es por sí misma muy capaz de funcionar sin ninguna clase de temor o sabiduría; pero cuando la lengua expresa la respuesta del corazón, y dicho corazón está preparado por el Espíritu Santo, entonces habla según los mandamientos y deseos de Dios.” John Bunyan
             
Confieso SEÑOR, que sin Ti, nada puedo hacer, pues eres Tu quien da aliento y vida a todo, y a mi que soy tan solo un puñado de polvo, un vaso de barro con este Tesoro tan grande que eres Tu y Tu Reino, Tu Mi Salvador, Mi Redentor, por eso te suplico que me ayudes por medio de Tu Santo Espíritu, a decir y escribir las cosas que debo publicar en este mensaje tal como Tu quieres y es Tu voluntad, buena, agradable y perfecta. Fluye a través de este mensaje, para que la extraordinaria grandeza del Poder sea Tuyo y no mío. 2Cor.4:7 Enaltecido sea Tu Santo y Glorioso Nombre en las naciones por siempre….Amen.
             
Para tener una mejor comprensión de cada frase de esta poderosa oración modelo que nos dejo nuestro Amado Salvador, he compilado revelaciones dadas por el Espíritu Santo a sus siervos, que han bendecido mi vida de manera especia:
             
“Padre nuestro”Padre nuestro. Un hijo del Padre celestial. Ahora, ser un hijo de Dios, es la más elevada posición posible para el hombre. “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios.” Esto es Cristo: el Hijo de Dios. Y el “Padre nuestro” no es sino la forma plural del propio término que Él mismo usa, cuando se dirige a Dios, pues Jesús dice: “Padre.” Charles Spurgeon
             
Padre nuestro. Se ensancha nuestro corazón cuando llamamos Dios nuestro Padre, y llegamos a EL con la confianza que un hijo llega al que le dio el ser. El hombre nuevo, nacido de nuevo y restituido a Dios por su gracia, dice en primer lugar: “Padre” porque ya ha empezado a ser hijo, dice el Evangelio: “El vino a su casa, y los suyos no le recibieron, pero a cuantos le recibieron, les da poder para ser hijos de Dios: a aquellos que creen en su nombre” (Jn.1,11-12) Por esto el que ha creído en su nombre y ha llegado a ser hijo de Dios debe de comenzar a devolver su gracia proclamándose hijo de Dios, diciendo: Padre que estás en los cielos… ¡Cuán grande es la misericordia del SEÑOR, cuán grandes su favor y su bondad al enseñarnos a orar así en presencia de Dios y llamarlo Padre! Lo mismo que Cristo es Hijo de Dios, ha querido que también nosotros llevemos el nombre de hijos de Dios. Nadie de entre nosotros se hubiera atrevido nunca a emplear esta palabra en la oración. Era necesario que el SEÑOR nos llevase a ello. ¡Que grandísima misericordia y que inmensa bondad del SEÑOR para con nosotros! El ha querido que ofreciéramos nuestra oración a Dios llamándole Padre. Nosotros debemos recordarnos mutuamente, hermanos amados, y debemos saber que si llamamos a Dios Padre, nuestro comportamiento debe ser de hijos de Dios, porque EL se complace en nosotros, como nosotros nos complacemos en EL. Entonces, debemos conducirnos dignamente como templos de Dios: ¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes? 1Cor. 3:16, para que los hombres puedan ver que Dios vive en nosotros; nuestros actos no deben ser indignos del Espíritu… El apóstol Pablo declaró en su carta: ” ¿Acaso no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu?… y no os pertenecéis, pues habéis sido comprados a buen precio, por eso ¡glorificad a Dios con vuestro cuerpo!” 1Cor 6:19-20). si así vivimos Dios permanecerá en nosotros.” Cipriano
             
“Que estas en los Cielos”
             
“Que estas en los cielos, porque Dios es infinito, inmutable, omnipotente, e inmenso. Que estas en los cielos, porque es Su creación. En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Génesis 1:1 Por la palabra del SEÑOR fueron hechos los cielos, y todo su ejército por el aliento de su boca. Salmo 33:6 Y: Tú, Señor, en el principio fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos. Hebreos 1:10 `¡Ah, Señor DIOS! He aquí, tú hiciste los cielos y la tierra con tu gran poder y con tu brazo extendido; nada es imposible para ti, Jeremias 32:17 Dijo Jesús: “no juréis. . . ni POR EL CIELO, porque es el trono de Dios”. Mateo 5:34 El cielo El trono de Dios porque Lo dilatado de Su imperio y su paz no tendrán limites. Isaías 9:7 Por Su poderío,Su majestad, Su autoridad, Su gobierno, Su gloria. Que estas en los cielos porque porque allí es donde hace una mas pomposa ostentación de Su gloria; en el cielo porque allí es donde nos tiene prevenida nuestra bienaventuranza, porque ella es la preciosa heredad de todos los que son llamados hijos de Dios. Porque nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también ansiosamente esperamos a un Salvador, el SEÑOR Jesucristo, Filipenses. 3:20″ Ludolphus
             
“Que estás en los cielos, de modo que a quien está en los cielos no le pidamos sino las cosas celestiales, conforme a Colosenses 3:1-2 “Buscad las cosas de arriba, donde está Cristo. Piensen en las cosas del cielo y no en las de la tierra Colosenses 3:1-2. Que estas en el cielo, para que sepamos que tenemos un Padre en el Cielo, y para que se avergüencen el someterse a las cosas terrenas, los que tiene un Padre en el cielo.” Crisostomo
             
De los que tienen su mirada y atención en la tierra y no en el cielo, dice este siervo: “Extendiste tu diestra y los tragó la tierra. Exodo 15:12 También hoy la tierra devora a los impíos. ¿O no te parece que la tierra devora a aquel que siempre piensa en la tierra, que siempre realiza actos terrenos, que habla de la tierra, discute sobre la tierra, desea la tierra y pone toda su esperanza en la tierra; Aquel que no mira al cielo, el que no piensa en lo que ha de venir, el que no teme al juicio de Dios ni desea los bienes que Él promete, sino que siempre piensa en lo presente y suspira por lo terreno. Cuando veas a uno semejante, se ha de decir que lo ha tragado la tierra. Si ves a alguno entregado a la lujuria de la carne y a los placeres del cuerpo, en el que el espíritu no tiene ninguna fuerza, sino que todo lo ha conquistado la pasión de la carne, se ha de decir también de éste que lo ha tragado la tierra. Todavía me impresiona esto que dice: Extendiste tu diestra y los tragó la tierra , como si la causa de que fueran devorados por la tierra, fuese que Dios extendió su diestra.” Marco Orígenes
             
“Que estas en los cielos, entendiéndose como el lugar espiritual donde Dios habita: Porque nosotros somos el templo del Dios vivo, como Dios dijo: HABITARE EN ELLOS, Y ANDARE ENTRE ELLOS; Y SERE SU DIOS, Y ELLOS SERAN MI PUEBLO.2 Cor.6:16 Así dice el SEÑOR: El CIELO es mi trono y la tierra el estrado de mis pies. ¿Dónde, pues, está la casa que podríais edificarme? ¿Dónde está el lugar de mi reposo? Isaias 66:1 La respuesta a esta pregunta está en Sion espiritual,lugar donde Dios habita, porque dice David: Porque el SEÑOR ha elegido a Sion; la quiso por habitación para sí. Este es mi lugar de reposo para siempre; aquí habitaré, porque la he deseado. Salmo 132:13-14 EL SEÑOR y Dios, habita en el corazón del cristiano por la fe: de manera que Cristo more por la fe en vuestros corazones. Efesios 3:17
             
“Santificado sea Tu NOMBRE” Por esto doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro SEÑOR Jesucristo, de quien toma Nombre toda familia en los cielos y en la tierra. Efesios 3:14-15
             
“Santificado sea Tu NOMBRE”. Que Su Maravilloso Nombre sea exaltado, honrado, alabado, conocido, invocado y anunciado en el mundo. Porque cosas muy altas, sublimes y eternas se encierran en Su Bendito Nombre. Y todos Sus atributos e infinitas Excelencias que abarcan Su glorioso Nombre, solo pueden ser entendidas y reveladas por la iluminación y poder de Su Espíritu Santo. Y se llamará SU NOMBRE Admirable Consejero, Dios Poderoso,Padre Eterno, Príncipe de Paz. Isaias 9:6 Los nombres del SEÑOR indican Su Majestuosidad y Su Poder infinitos, Su Santidad. Alaben TU NOMBRE grande y temible: Él es santo.Salmo 99:3 Su Gracia y Su Salvación:Y en ningún otro hay salvación, porque NO HAY OTRO NOMBRE bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.Hechos 4:12
             
“Santificado sea TU NOMBRE. Esto no es porque deseamos que Dios sea santificado por nuestras oraciones, sino que le pedimos al Señor que su Nombre sea santificado en nosotros. ¿Por quién podría ser santificado Dios, ya que es Él quien santifica? Él mismo dijo: “Sed santos porque yo soy santo” Lev. 20:26. Por eso pedimos insistentemente que seamos capaces de perseverar en lo que comenzamos a ser. Y oramos por esto cada día.” Cipriano
             
TU NOMBRE es como bálsamo derramado. Cantares 1:3 ” TU NOMBRE es como bálsamo derramado. Apresurénse, naciones, que en sus manos está la salvación. Se ha publicado ya su Nombre y todo aquel que lo invoque será salvo. El Dios de los ángeles se llama también Dios de los hombres. Rueguen al SEÑOR del bálsamo para que lo extienda sobre ustedes. Insistan diciendo: Quita nuestra afrenta. Te suplico que satanás no insulte a tu amada(la iglesia), a la que te has dignado llamar desde los confines de la Tierra, tanto más bondadoso cuanto menos lo merecía. Derrámalo, derrámalo, abre tu mano y sacia de favores a todo ser viviente. Vengan de Oriente y de Occidente a sentarse a la mesa en el reino de Dios. Vengan, suban todas las tribus de Israel a celebrar SU NOMBRE. Entren y tomen asiento en su banquete, rebosantes de alegría y entre sus cantos de júbilo y alabanza sólo resonará un grito en todo lugar: Tu Nombre es como bálsamo derramado. Doy por seguro que no seremos rechazados ninguno de los que pedimos el bálsamo, ninguno de los que pedimos ver a Jesús. ¿Y Jesús qué dirá? Lo que ya sabemos: Si el grano de trigo cae en Tierra y no muere, queda infecundo; en cambio, si muere, da fruto abundante. Por eso Cristo tendrá que morir, resucitará al tercer día y su Nombre se predicará para la conversión a todos los pueblos y perdón de los pecados, comenzando por Jerusalén. Y sólo por este Nombre, que es Cristo, miles y miles de creyentes se llamarán cristianos y exclamarán: Tu nombre es como bálsamo derramado. ¡Bendito Nombre que todo lo perfuma! ¿Hasta dónde llega su aroma? Desde el cielo hasta Belén, desde allí se propaga por toda la Tierra, y la Iglesia proclama en todo el mundo: Tu nombre es coma bálsamo fragante. Tan fragante que embriaga con su perfume cielos y tierra y se vierte sobre el infierno; de modo que ante el nombre de Jesús toda rodilla se dobla en el cielo, en la tierra y en el abismo, y toda lengua proclama: Tu nombre es como bálsamo derramado. ¡Un Nombre que es tan admirable y salvador! Ese Nombre es Cristo, es Jesús, !es mi Salvador! Yo llevo ese nombre y soy heredero. Soy cristiano, soy hermano de Cristo. Si vivo lo que soy, soy heredero de Dios, coheredero con Cristo. ¿Les parece extraño que el Nombre del Esposo sea tan fragante, si su misma persona es bálsamo? Se despojó de sí mismo tomando la condición de siervo. Él lo dice: Estoy como agua derramada. Se ha derramado la plenitud de la Divinidad, mientras habitaba corporalmente sobre la tierra, y por él hemos recibido esa plenitud todos los que llevamos un cuerpo mortal, y podemos decir embriagados por su fragancia: TU NOMBRE es como bálsamo derramado.” Bernardo de Claraval
             
“Santificado sea TU NOMBRE: Esto es, que sea conocido y reverenciado por santo por todas las criaturas del cielo y de la tierra. Que los que en la tierra vivimos, alcancemos y tengamos una vida santa, como la tuvieron sus siervos y escogidos , que alumbre y vivifique todo el mundo; sirviéndole con tanto amor y temor, con tanta religión y vigilancia, que manifiesten nuestras obras la gloria de su Nombre Santo, que todos los corazones se unan para amarle, que todas las lenguas se junten para bendecirle y alabarle, y que todas las criaturas del cielo , de la tierra y del infierno do blen la rodilla para adorarle: porque El solo es el Dios santo, fuer te, omnipotente , y celoso de su honra y de su gloria.” Ludolphus
             
Santificado sea TU NOMBRE: Porque es un Nombre digno de amor, pues según dice el apóstol Pedro: “No se nos ha dado bajo el cielo otro NOMBRE en que podamos ser salvos” Hechos 4:12, y la salvación es algo que todo el mundo ama. Es un nombre digno de veneración, pues ante el NOMBRE de Jesús debe doblarse toda rodilla “en el cielo, en la tierra y en el abismo” Filip.2:10. Es un Nombre inefable ante el que toda explicación resulta insuficiente. Se le llama Roca en razón de su firmeza; se le llama Fuego, porque purifica nuestro corazón de todo pecado; se le llama Luz, porque la luz disipa las tinieblas, así el nombre de Dios ilumina nuestra mente.” Tomas de Aquino PARA AMPLIAR ESTE TEMA IR A: LOS MARAVILLOSOS NOMBRES DE CRISTO

Trackback from your site.

admin

This information box about the author only appears if the author has biographical information. Otherwise there is not author box shown. Follow YOOtheme on Twitter or read the blog.

Leave a comment

Si tienes algún comentario o necesitas consejería, escríbenos a través de nuestro correo electrónico

INFO@MINISTERIORESTITUCION.ORG

Translate »