MENUMENU

● LA ORACIÓN EN LA LUCHA

Este mensaje, destaca la importancia de la Oración en UNIDAD, es necesaria y esencial, para obtener respuestas y mejores resultados. Es decir, que debemos estar en unidad y en el mismo sentir tanto quienes estamos orando e intercediendo para que Dios de la respuesta a las peticiones del Grupo, como tú que solicitaste Oración y estas luchando por la Restauración del hogar, finanzas, Salud, Liberacíón. Si tu te estas confiado que hay un grupo de intercesores orando por tu necesidad, pero tu no Oras, no veras resultados, lo que tienes es cobertura en oración.

LA ORACION EN LA LUCHA

Por: Wim Malgo

Entonces vino Amalec y Peleó contra Israel en Refidim. Y Dijo a Josué: Escógenos varones, y sal a pelear contra Amalec mañana yo estaré sobre la cumbre del collado, y la vara de Dios en mi mano. E hizo Josué como le dijo Moises, peleando contra Amalec, y Moisés y Aaron y Hur subiero a la cumbre del collado. Y sucedía que cuando alzaba Moisés su mano, Israel prevalecía, mas cuando el bajaba su mano, prevalecía Amalec. Y las manos de Moisés se cansaban, por lo que tomaron una piedra, y la pusieron debajo de él y se sentó sobre ella, a Aaron y Hur sostenían sus manos, el uno de un lado y el otro de otro, así hubo en sus manos firmeza hasta que se puso el sol. Y Josué deshizo a Amalec y a su pueblo a filo de espada. Y Jehová dijo a Moisés: “Escribe esto para memoria en un libro y di a Josué que raeré del todo la memoria de Amalec de debajo del cielo”. Exodo 17:8-14.

De este Pasaje victorioso de la historia de Israel aprendemos, en primer lugar, que Amalec está siendo derrotado mientras se ora. Israel, bajo la dirección de Josué, estaba peleando contra Amalec. Israel representa el Espíritu, Amalec es representación de la carne. Es exactamente lo que dice Galatas 5:17 “Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu y el del Espíritu es contra la carne, y estos se oponen entre sí, para que no hagais l o que quisiereis”. Esta lucha no cesa jamás en la vida del creyente. Cada creyente tiene dos naturalezas, lleva dos personalidades en si mismo: El espíritu renacido –que es sede del Espíritu de Dios- y la carne pecadora que no quiere cumplir la voluntad de Dios.

Está escrito, al final de Exodo 17:16 “ Jehová tendra guerra con Amalec de generación en generación”.La lucha sigue adelante. Cada creyente sincero anhela tener una victoria práctica sobre la carne. TIENES ESTA VICTORIA CUANDO ORAS. Leemos en el versículo 11: Y sucedía que cuando alzaba Moisés su mano, Israel prevalecía, mas cuando el bajaba su mano prevalecía Amalec”. Al dejarte en la debilidad de tu carne, el Señor quiere obligarte a volverte una persona de oración.

Pero alcemos la mirada. Los hombres del Espíritu luchan decididamente contra el poder este mundo, el poder de Satanás. Lo hacen con la espada del Espíritu, la Palabra de Dios, por medio del Testimonio de su vida. Tendrán victoria mientras hayan personas que oren a su favor. Cuando Moisés alzaba su mano prevalecía Amalec. La causa de porque muchas evangelizaciones terminan con un bendición superflua, no duradera, hay que buscarla en las manos no alzadas de los hijos de Dios. Toda bendición que irrumpe, todo despertar en el reino de Dio, procede de manos levantadas hacia el cielo como las de Moisés.

Además vemos la necesidad de una cooperación íntima y muy determinada entre la persona que ora y la que lucha. Esto lo aprendemos también del versiculo 11. Los mensajeros seguían corriendo de Moisés a Josué, de Josué a Moisés. Cuando Moisés alzaba la mano, Israel era victorioso. Moisés que oraba, cobró ánimo. Le hacían llegar el grito: “Sigue alzando las manos, estamos venciendo”. Pero cuando Moisés bajaba la mano y se cansaba, Amalec era el que tenía victoria. Había una cooperación estrecha entre Moisés (Que oraba), y Josué (Que luchaba). A toda costa queremos salir de la vacía rutina religiosa. La victoria sobre Amalec esta asegurada, y también el acceso a muchos países, con tal que haya apoyo decidido y concreto EN ORACIÓN. Seguimos aprendiendo a través de este pasaje que podemos fortalecernos mutuamente, UNIDOS EN ORACIÓN, venciendo así el cansancio plomizo y paralizador.

Verso 12: “Y las manos de Moisés se cansaron, por lo que tomaron una piedra y pusieron debajo de él, y se sentó sobre ella, y Aaron y Hur sostenían sus manos , el uno de un lado y el otro del otro, Así hubo en sus manos firmeza hasta que se puso el sol”. Moisés hubiera tenido que ceder sino hubiera podido contar con un apoyo en su oración. Pero tuvo este apoyo, y por esto sus manos permanecieron firmemente alzadas haci el cielo hasta la victoria total y completa.

Seguimos aprendiendo que, Con EL DESCUIDO DE LA ORACIÓN , LA MANIFESTACION DE LA VICTORIA VA DISMUYENDO TAMBIÉN. Está escrito en el verso 11: “ Cuando Moísés alzaba su mano, Israel prevalecía, más cuando él bajaba su mano, prevalecía Amalec”.

Los tiempos cambian, las circunstancias cambian pero Dios no cambiará jamás, ÉL es eternamente inmutable, sigue siendo el Mismo. Jesucristo es el mismo Ayer, hoy y por los siglos. Hebreos 13:8. Dice en Numeros 14:21: “ Mas tan ciertamente como vivo yo, y mi gloria llena la tierra”. La promesas divinas siguen teniendo validez. La Victoria de Jesucristo sobre Amalec, sobre la carne, sigue teniendo poder ilimitado. Sin embargo, el hecho de que va disminuyendo la manifestación de esa victoria en tu vida, en tu familia, en tu iglesia, se debe exclusivamente al hecho de que tú descuidas la Oración. Doy otro paso más hacia delante pues aún aprendemos mas de este pasaje: BASARSE EN LAS PROMESAS DE DIOS POR MEDIO DE LA ORACION INSISTENTE , EMPUJA AL SEÑOR A CONCEDER PROMESAS AUN MAYORES. Por tanto, no hay decrecimiento en la revelación de Su Victoria sino crecimiento. Cuando Moisés estaba orando en la cumbre del monte, sin duda, el estaba basado en la Promesa que Dios le había dado a su pueblo: “Derrotare vuestros enemigos delante de vosotros” Cuando esa promesa, por la oracion de Moisés fue convertida en viva realidad, Dios le prometió cosas aún mayores: “…. Raeré del todo la memoria de Amalec de debajo del cielo. Jehová tendrá guerra con Amalec de generación en generación”. De esto aprendo que Dios desea realizar grandes y mas grandes promesas sin tan solo comienzas a tomar posesión de ellas por medio de la Oración perseverante. Dios anhela hacer efectiva y visible la victoria de Su Hijo, Jesucristo. No retrocedió, no desistió, sino que tu lo hiciste. Debes salir del punto cero. Debes volverte una persona que LUCHA ORANDO Y QUE ORA LUCHANDO. En este momento, el quiere revestirte con fuerzas nuevas y con el espíritu de Oración. Busca la comunión con creyentes que tienen el mismo sentimiento. Vemos aquí, en Exodo 17, el primer Grupo de Oración, compuesto por tres personas, en la cumbre del monte, y un pueblo entero que tenía la victoria.

Trackback from your site.

admin

This information box about the author only appears if the author has biographical information. Otherwise there is not author box shown. Follow YOOtheme on Twitter or read the blog.

Leave a comment

Si tienes algún comentario o necesitas consejería, escríbenos a través de nuestro correo electrónico

INFO@MINISTERIORESTITUCION.ORG

Translate »