MENUMENU

● LA UNIDAD

Por: Dwight L. Moody

Sobre el autor: Considerado como uno de los más grandes predicadores evangélicos del Siglo XIX. Tras haber quedado huérfano de padre a los cuatro años y de haber tenido una juventud dura y difícil Inició una obra de  evangelización en los barrios marginales de Chicago, en donde estableció una iglesia. La destrucción del edificio de su iglesia en el gran incendio de Chicago en 1871, le llevo a una gira por Inglaterra e Irlanda, como predicador evangelista, en la que se convirtieron miles de personas. A su regreso a Chicago, tras reconstruir la iglesia, fundo el famoso Instituto Biblico Moody y muchas otras instituciones cristianas que han permanecido hasta hoy. Dice sobre la UNIDAD DE LA IGLESIA y DEL PUEBLO DE DIOS lo siguiente:

Si queremos que nuestras oraciones sean contestadas, algo que debemos tener en cuenta es la UNIDAD. Si no nos amamos unos a otros, sin duda NO tendremos mucho poder en ORACIÓN. Una de las cosas más tristes en los días presentes es la división de la iglesia de Dios. Notamos que cuando el poder de Dios vino sobre la iglesia Primitiva fue cuando estaban de común acuerdo. Creo que la bendición de Pentecostés no habría sido concedida de no haber sido por el espíritu de Unidad. Si hubieran estado divididos altercando entre sí ¿Es posible creer que el Espíritu Santo hubiera venido y que se hubieran convertido las personas a miles? He notado en nuestra obra que si vemos a una ciudad en que hay tres iglesias que se han unido tenemos mucha más bendición que si hay tres iglesias pero solo una simpatiza con las reuniones de avivamiento. Y si hay doce iglesias unidas la bendición se multiplica por cuatro, siempre ha sido en proporción al espíritu de UNIDAD que se ha manifestado. Donde hay rencillas y divisiones, y donde hay ausencia del espíritu de unidad, allí hay muy poca bendición y alabanza.

Martín Lutero cuenta lo siguiente: “Supongamos dos cabras que se encontraran frente a frente en medio de un puente estrecho que uniera un torrente impetuoso, ¿Cómo se comportarían? Ninguna de las dos querría retroceder ni dejar pasar a la otra, suponiendo que el puente fuera estrecho, lo más probable es que se embistieran y las dos fueran a parar al agua y se ahogaran. La naturaleza, sin embargo, nos enseña que si la una se tendiera en el suelo y dejara pasar a la otra, las dos saldrían sin daño, sanas. La gente ganaría también, muchas veces, si dejara que los otros pasaran por encima de ellos en vez de enzarzarse en debates y discordias”.

Cawdray dice: “Así como la música, si la armonía de los tonos no es completa es ofensiva para el oído cultivado, cuando los cristianos están en desacuerdo, no son aceptables a Dios”.

 Hay diversidades de dones, se nos enseña claramente, más el Espíritu es solamente uno. Si todos hemos sido redimidos por la misma sangre, tendríamos que ver las cosas espirituales al unísono. Pablo escribe: “Hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mimo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo” 1ª. Corintios 12:4-5.

Donde hay unión no creo que ningún poder de la tierra o del infierno  pueda sostenerse ante la obra. Cuando la iglesia, el púlpito y los bancos están los tres unidos, o sea, que el pueblo de Dios es de un mismo   parecer, EL Cristianismo es como una bola de fuego rodando sobre la tierra, y todas las huestes de la muerte y del infierno no pueden prevalecer contra ella. Creo que si fuera así, los hombres acudirían  en   manadas al Reino, cientos y miles. “EN ESTO”, dice Cristo, “Conocerán los hombres que sois mis discípulos, si os amáis unos a otros ”.  Si tenemos amor unos a los otros y oramos unos por otros, triunfaremos. Dios no nos va a dejar decepcionados.

No puede haber una separación o división real en la verdadera Iglesia de Cristo, todos son redimidos por un precio, y revestidos por un Espíritu. Si pertenezco a la familia de Dios, he sido comprado por la misma sangre aunque no pertenezca a la misma denominación. Lo que queremos es terminar con estas desgraciadas murallas del sectarismo. Nuestra debilidad han sido nuestras divisiones, y lo que necesitamos es que no haya cismas o divisiones entre los que aman al Señor Jesucristo.

 En la primera Epístola de Los Corintios leemos los primeros síntomas del sectarismo que penetran en la iglesia primitiva:

“Os exhorto, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a que habléis todos una misma cosa y que  NO haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer. Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé que hay entre vosotros contiendas. Me refiero a que cada uno de vosotros dice: “Yo soy de Pablo, y yo de Apolos, y yo de Cefas, y yo de Cristo. ¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo? 1ª Corintios 1:10-13. Nótese cómo el uno dice : “ Yo soy de Pablo, y otro “Yo soy de Apolos” y otro “Yo soy de Cefas”. Apolos era un joven orador, y el pueblo había sido arrebatado por su elocuencia, Algunos decían que Cefas, o sea Pedro, era miembro de la línea apostólica regular, porque había estado con Cristo, pero Pablo no. De modo que se dividieron y Pablo escribió esta carta a fin de resolver la cuestión.

Los participantes de una salvación común, que aquí están de acuerdo en un camino hacia el cielo y que esperan estar más tarde en un cielo, deberían tener un solo corazón. Esta es la inferencia del Apóstol en Efesios. ¡Que penosa calamidad es que estén de acuerdo enana fe común pero se conduzcan como enemigos comunes! ¡Que los cristianos vivan como si la Fe hubiera extirpado el amor!  Esta fe común debería ceder y templar nuestros espíritus en todas nuestras diferencias. Debería moderar nuestra mente, aunque haya diferencias en nuestras relaciones terrenas. ¡Que motivo tan poderoso fue para José, en la concesión de su perdón, el que los ofensores fueran sus hermanos y el que fueran todos ellos siervos del Dios de sus padres! ¡Si nuestro propio aliento carece de fuerza para apagar la vela de las rencillas, que la extinga por lo menos la Sangre de Cristo! ¡Oh, si Dios nos uniera a todos de corazón y parecer! Que nuestros corazones fueran como gotas de agua unidas. LA UNIDAD entre el pueblo de Dios es una especie de anticipo del cielo. Allí no habrá Bautistas, Pentecostales, Metodistas, Presbiterianos, congregacionalistas o episcopales, todos seremos uno en Cristo. Los nombres de las denominaciones los dejaremos todos en la tierra. ¡Oh, si el Espíritu de Dios derribara estas miserables paredes que nosotros hemos edificado….! ¿Habéis notado que la última oración que Jesucristo hozo sobre la tierra, antes de ir al Calvario, fue para pedir que sus discípulos fueran uno? Podía ver a lo largo del corredor del tiempo, en el futuro, las divisiones que Satán introduciría en el rebaño de Dios. Nada pondría en silencio a los infieles tan rápidamente como el que los cristianos se unieran. Entonces nuestro testimonio tendría peso entre los infieles y los que viven descuidados. Pero cuando ven que los cristianos estamos divididos no creen nuestro testimonio. E Espíritu Santo es agraviado, y hay poder en nosotros porque NO HAY UNIDAD. Si yo supiera que había una gota de sectarismo en mis venas, me sangraría hoy, antes de ir a al cama, si hubiera un pelo sectario en mi cabeza, me lo arrancaría al instante.  Pongamos nuestro corazón afinado al de Jesucristo, entonces nuestras oraciones serán aceptables ante Dios y habrá lluvias de bendiciones que descenderán del cielo.

LA UNION

Por: J. Irons

Que desparezcan los nombres de partidos

Entre los redimidos,

De aquellos que dicen pertenecer a Cristo,

Si es que son de ÉL.

Como hay solo un Señor y una sola Cabeza

Hay solo un corazón,

Hemos de cantar juntos solo una salvación,

Y formar parte de ella.

 

Tan solo un pan, una sola familia y una roca,

Un edificio único de amor,

Un solo aprisco, un pastor, una grey sola,

Como será en el cielo.

Esto quiere el Señor.

Trackback from your site.

admin

This information box about the author only appears if the author has biographical information. Otherwise there is not author box shown. Follow YOOtheme on Twitter or read the blog.

Leave a comment

Si tienes algún comentario o necesitas consejería, escríbenos a través de nuestro correo electrónico

INFO@MINISTERIORESTITUCION.ORG

Translate »