MENUMENU

● ESPERA SÓLO EN DIOS

Alma mía, espera en silencio solamente en Dios, pues de El viene mi esperanza. Salmo 62:5 LBLA

He aquí, aunque me matare, en él esperaré…Job 13:15 “Un cristiano fiel, tanto si abunda en la riqueza como si lo atenaza la pobreza, tanto si su posición en el mundo es elevada como si es humilde, debe tener continuamente su fe y esperanza edificadas y basadas con firmeza, en Cristo, y tener su corazón y su mente fijos y establecidos en El, y seguir por las buenas y las malas, por el fuego y el agua, en guerra y paz, en hambre y frío, entre amigos y enemigos, a través de mil peligros y riesgos, ante las embestidas de la envidia, la malicia, el odio, las calumnias, las amenazas, los insultos, el desprecio del mundo, la carne y el diablo, y aun en la misma muerte, por cruel, amarga y tiránica que sea, sin perder nunca de vista a Cristo, sin ceder la fe, la esperanza y la confianza en El.” Robert Chawdray

En Ti he esperado. “Esperado para oír la voz secreta de tu Espíritu, poniendo paz en mi conciencia; esperado para sentir el vigor renovador de tu gracia, avivando mi obediencia; esperado para ver el poder subyugador de tu Espíritu Santo, apagando mi pecado rebelde; esperado para sentir la virtud alentadora de tus consuelos celestiales, como refrigerio para mi alma que desmaya; esperado todas estas bendiciones.” Robert Mossom

Alma mia, reposa solo en Dios. Salmo 62:5 No dudes ni un momento lo que puede hacer El por ti. Tú en cambio nada puedes. Pero, El realizará la obra sin desmayo; obra que tus mejores esfuerzos nunca harían. Así que, alma, espera, estate quieta; es Dios quien por ti obra, su voluntad perfecta. Si tú no te conformas con nada menos que esto, El hará lo mejor y ésta será tu parte ahora y por la eternidad. Freda Hanbury

“No nos desanimemos, porque en nuestra espera nos estamos volviendo más ricos de lo que podríamos haber imaginado. Cuanto más se tarde la bendición en llegar, más rica será cuando llegue. Lo que se gana rápidamente con una sola oración es, a veces, solo una bendición de segunda categoría; pero lo que se obtiene después de muchos intentos desesperados y de muchas luchas terribles, es una bendición completa y preciosa. Lo que nos cueste más oración, valdrá más la pena”. Charles Spurgeon

Espera en el SEÑOR Salmo 27:14. El que verdaderamente confíe en Dios se mantendrá en el tiempo de Dios, y usará los medios de Dios, y andará por el camino de Dios aunque le parezca que dé vueltas. David Clarkson

Espera en el SEÑOR. En tanto que esperamos, procuremos no vacilar. No demos un paso fuera del camino de Dios aunque se nos plante un león delante; no evitemos el deber, para obtener seguridad; sigamos en la senda de Dios, la buena senda antigua “Párense en los caminos y miren, Y pregunten por los senderos antiguos, Cuál es el buen camino, y anden por él; Y hallarán descanso para sus almas (Jeremías 6:16), la senda empedrada con la santidad. «Y habrá allí calzada y camino, y será llamado Camino de Santidad» (Isaías 35:8).

Espera en Dios; porque aún he de alabarle, salvación mía y Dios mío Salmo 42:11. La salud y la vida de tu gracia se hallan las dos, no en tu gracia, dice la fe, sino en Dios, el cual es tu Dios; por tanto, viviré y alabaré a Dios. No es de extrañar que el cristiano débil esté abatido y triste cuando ve su rostro enfermo en algún otro espejo distinto de éste. William Gurnall

Alma mia, en Dios solamente reposa, porque de EL viene mi esperanza Salmo 62:5. “Nuestra oración privada y pública es la expresión principal de nuestra relación con Dios. Es en ellas que debe ejercitarse nuestro esperar en Dios. Si nuestro esperar empieza acallando las actividades naturales, y permaneciendo en silencio ante Dios; si es el inclinarse y procurar ver a Dios en su operación universal y todopoderosa, sólo El capaz de disponer y hacer todo lo bueno; si se rinde a Él, en la seguridad de que El está obrando en nosotros; quedarse en humildad y quietud y rendirse hasta que el Espíritu de Dios haya avivado la fe de que El perfeccionará su obra: Entonces, verdaderamente pasará a ser la fuerza y el gozo del alma. La vida será una exclamación de gozo profundo: ¡Alma mía espera sólo en Dios!”

Fe es la certeza de lo que se ESPERA… Hebreos 11:1 La Fe nunca prospera más, que cuando todas las cosas le son contrarias: las tormentas son sus entrenadores y los relámpagos son sus iluminadores…Ninguna fe es tan preciosa como la que vive y triunfa en la adversidad. La fe probada trae experiencia. Si no hubieses estado obligado a pasar por los ríos, no habrías creído en tu debilidad; si no hubieses sido sostenido en medio de las aguas, nunca habrías conocido la potencia de Dios. La fe cuanto más se ejercita en la tribulación, más crece en firmeza, en seguridad y en intensidad…Alaba a Dios por el grado de confianza que has alcanzado. Anda conforme a esa norma, y tú tendrás más y más de las bendiciones de Dios, hasta que tu fe desarraigará las montañas y superará las imposibilidades….Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios. Romanos 10:17 Creyente, posesiónate de la divina palabra con una fe personal. Piensa en que oyes a Jesús decir: “Yo he rogado por ti para que tu Fe no falte”. Piensa en que lo ves caminar sobre las aguas de tu aflicción, pues él está allí y te dice: “Confía, yo soy; no temas”…. Charles Spurgeon

Resiste, tus enemigos huirán. Tiembla el infierno cuando le mira el cielo; Procura defender más bien que atacar. La confianza propia falla en el conflicto. Cuando te desafían, has de enfrentar peligros; El valor verdadero no es fuego de virutas. Si no un horno encendido permanente; Siempre el humilde, no confía en sí mismo. Y no se lanza de por sí al peligro. Se fiel a Dios, encomiéndate a El y encontrarás Que Dios lucha por ti si a El te resignas. ¡Ama a Jesús!, el temor no resiste al amor. ¡Ama a Jesús!, y serás mas que Vencedor. —Thomas Ken.

Espera en Dios; porque aún he de alabarle, salvación mía y Dios mío Salmo 42:11.

ORACIÓN:Cuántas alabanzas y cuántas acciones de gracias te debemos a ti, SEÑOR, Dios nuestro, que en medio de todos los males y de todas las angustias de esta vida mortal no cesas de consolarnos y de visitarnos con tu gracia! Cuando estoy abrumado de dolores y temiendo por mi vida, cuando considero mis pecados y temo tu juicio; cuando pienso en la hora de la muerte y me llena de horror la idea de los suplicios infernales, cuando ignoro con qué rigor pesarás mis obras y cuál será tu decisión sobre ellas; cuando estos y otros muchos pensamientos me asaltan y me turban el corazón, tú, oh SEÑOR, derramas sobre mí tus dulces y misericordiosos consuelos, y en medio de mis lamentos, gemidos y suspiros, levantas mi alma, llena de ansiedad y tristeza, hasta la cima de las más altas montañas de Tu presencia, en los jardines donde se respiran los más suaves perfumes; me colocas en lugares llenos de pastos exuberantes y cerca de los arroyos de aguas dulces y saludables, y allí me preparas, en tu presencia, abundantes manjares que devuelven el reposo a mi espíritu fatigado, y la alegría a mi corazón lleno de tristeza. Restaurado con ese alimento Divino, olvido todas mis miserias, y elevándome sobre las cosas de la tierra, sólo descanso en ti, mi única y verdadera paz. Agustin de Hipona

Trackback from your site.

admin

This information box about the author only appears if the author has biographical information. Otherwise there is not author box shown. Follow YOOtheme on Twitter or read the blog.

Leave a comment

Si tienes algún comentario o necesitas consejería, escríbenos a través de nuestro correo electrónico

INFO@MINISTERIORESTITUCION.ORG

Translate »