MENUMENU

Oración y Ayuno

Pero su fama se extendía más y más; y se reunía mucha gente para oírlo y para que los sanara de sus enfermedades. Pero con frecuencia EL(Jesús) se apartaba a lugares desiertos PARA ORAR. Lucas 5:15-16

ADVERTENCIA: Eres libre de utilizar este material porque dice el SEÑOR: “De gracia recibisteis dad de Gracia”. Pero estas comprometido a: No comercializar con este material, a respetar los Derechos de Autor, y a no modificar el texto en parte o en su conjunto".

Enlace relacionado: ministerio-oracion.webnode.es

● OTRAS ORACIONES BÍBLICAS

Consolar.gif picture by Gilbertgrd  
ESTAS SON GUÍAS DE ORACIÓN QUE EL SEÑOR  ME DA PARA COMPARTIR CON SU IGLESIA, ESTÁN BASADAS EN LA PALABRA DE DIOS. ES IMPORTANTE ACLARAR, QUE SON PARA QUE CADA UNO LAS APLIQUE A SU PROPIA SITUACIÓN, SON PARA INSPIRAR AL CREYENTE QUE LAS LEE A ORAR, CITANDO LA PODEROSA PALABRA DE DIOS, EL SEÑOR LES ESTARÁ DANDO OTRAS PROMESAS. ESTAS GUÍAS NO SON PARA CAER EN RELIGIOSIDAD Y VANAS REPETICIONES, EN RUTINA, O PARA SER HECHAS COMO ROBOTS PROGRAMADOS, YA QUE ORACIONES ASÍ SON A LAS QUE EL SEÑOR SE REFIRIÓ CUANDO DIJO: “ESTE PUEBLO DE LABIOS ME HONRA, PERO SU CORAZÓN ESTÁ LEJOS DE MI.” MATEO 15:8 ISAIAS 29:13  MAS BIEN, EL PROPÓSITO DE ESTAS GUIAS ES  LLEVAR AL CREYENTE A REALIZAR ORACIONES CON FERVOR Y FE, ORACIONES NACIDAS DE LO PROFUNDO DEL CORAZÓN Y DEL ALMA, ORACIONES EN UNIDAD Y COMUNIÓN CON EL SEÑOR, ORACIONES INSPIRADAS Y HECHAS CON EL PODER DEL ESPIRITU SANTO, ORACIONES QUE AFECTEN EL MUNDO ESPIRITUAL Y QUE TRAIGAN VERDADEROS CAMBIOS, ORACIONES QUE SEAN RESPONDIDAS, ESTAS ORACIONES SON LAS QUE LLEVAN EL SELLO DE GARANTÍA DEL CIELO, CON LAS PALABRAS DE JESUS: “ASÍ COMO HAS CREÍDO, TE SEA HECHO”. MATEO 8:13 AMEN.
ESTOS SON FRAGMENTOS DE ORACIONES, ESCRITAS POR AGUSTIN DE HIPONA, que nos exhortan e inspiran a desear y amar al SEÑOR como se nos ha ordenado que le amemos: AMARAS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZÓN, Y CON TODA TU ALMA, Y CON TODA TU MENTE. Este es el grande y el primer mandamiento.Mateo 22:37-38

Se te ha ordenado que ames a Dios de toda tu voluntad y de toda tu alma, y de todo tu corazón; para que pongas todos tus pensamientos, toda tu vida y todo tu entendimiento en Aquel de quien recibiste, y tienes todas las cosas que le das. Segun este mandamiento , ninguna cosa debe estar ociosa en nosotros, ni ninguna hemos de amar mas que a Dios; y todas las demás debemos amarlas por EL; de manera que cualquier otro bien que viniera al  corazon para ser amado, se ame con amor que se ordene a aquel fin, que es el mismo Dios; y para El solo vuele y corra toda la fuerza del amor, porque solo entonces es el hombre bueno, cuando toda su vida se encamina y ordena al servicio y amor del bien soberano que es Dios. Amar a Dios de todo corazón, es no repartir el amor en otras criaturas, sino amarle por quien es, y a las criaturas solo por el amor de Dios. Amen

“Dios y SEÑOR mío, tesoro incomparable y digno de todos nuestros pensamientos y de todo nuestro amor. Eres inmenso, y debes ser amado sin medida, sobre todo por aquellos a quienes así tú amaste y Salvaste, y por los que tantas y tales cosas hiciste.  ¡Oh amor que siempre ardes y nunca te apagas, dulce Cristo, buen Jesús, mi Dios y mi amor, haz que pueda amarte con todas mis fuerzas, y de alabanzas a TI que me creaste, y que después de haberme sacado de la nada me concediste un nuevo ser. Haz que, lleno totalmente de la dulzura de tu amor, y abrasado todo mi ser por el fuego de tu bondad, te ame a Ti, muy dulce y hermoso SEÑOR mío, con todo mi corazón, con toda mi alma, con todas mis fuerzas y con todos mis deseos por todo lo que hiciste por mi en la Cruz. Te suplico por el derramamiento de tu Preciosa Sangre que nos redimió, me concedas que lleno de respeto y de temor, derrame abundantes lágrimas con un sincero arrepentimiento de mis faltas; santifica mi corazón, que por tu infinito amor y misericordia lo has hecho tu morada, límpialo de toda malicia, llénalo de tu gracia, y consérvalo así, alimentado de Ti que eres verdadera comida para salvación de mi alma. Restaurado con ese alimento Divino, olvido todas mis miserias, y elevándome sobre las cosas de la tierra, sólo descanso en Ti, mi única y verdadera paz. SEÑOR haz que te tenga a Ti solo en el corazón y en los labios y ante mis ojos, siempre y en todos los lugares, de modo que mi alma esté cerrada a cualquier otro amor, a cualquier otro deseo o anhelo que no sea el tuyo….AMEN”

Tú eres el único objeto de mis deseos y de mi amor y de mi adoración, pues espero vivir, reinar y ser feliz algún día contigo…. Que mi alma se consagre siempre a tu servicio, que suspire incesantemente por Ti en su peregrinar sobre la tierra; que mi corazón arda en tu amor, y que sólo descanse en Ti, Dios mío. Que mi alma se eleve sobre sí misma y pueda así contemplarte. Y cantar tus alabanzas con voces de júbilo, y que sólo en esto encuentre su consuelo en este destierro terrenal. Que busque refugio a la sombra de tus alas contra los ardores de los pensamientos y deseos de este mundo. Que mi corazón, que es como un vasto mar agitado por las tormentas, encuentre solo en Ti el reposo y la paz…. Dame SEÑOR el despreciar las cosas de la tierra y anhelar las cosas del Cielo.Apoderate totalmente de mi alma y despojala del amor de las cosas visibles, que suba mi alma de estas cosas visibles a las invisibles y espirituales, de las terrenas a las Celestiales, de las temporales a las eternas. Amen

SEÑOR, muy clemente y misericordioso, dígnate venir a mi alma, hazla digna de recibirte según el deseo que has inspirado en ella. Ven a ella, te lo suplico, y únela tan íntimamente a ti, que la poseas enteramente, tú que la creaste y la regeneraste, de modo que yo te tenga siempre grabado como un sello sobre mi corazón. No rechaces mi Oración, Señor muy compasivo, quien, incluso antes de que yo te invocara, me buscaste y me llamaste a Ti, a fin de obligarme a mí, el último de tus siervos, a buscarte, a encontrarte después de haberte buscado, y a amarte después de haberte encontrado. Ya te busqué, ya te encontré, y todo mi deseo consiste en amarte, SEÑOR.   Aumenta mi deseo y concédeme lo que te pido; aunque me dieras todo lo que tú has creado, eso no bastaría a tu siervo, si no te dieras TÚ mismo a mi. Date, pues, a ti mismo, SEÑOR, o más bien vuelve a darte a ti mismo. Mira que te amo, y, si esto es poco, haz que te ame más. Tú eres, SEÑOR, el único objeto de mi amor, ardo en deseos de Ti, y me deleito con tu dulce recuerdo. Cuando mi alma suspira por Ti, y cuando considera tu inefable bondad, la carga de mi carne es menos pesada, se apacigua el tumulto de mis pensamientos, el peso de mi mortalidad y de mis miserias no me entorpece como ordinariamente, y todo mi ser queda calmado y silencioso. Arde mi corazón, goza mi alma, mi memoria adquiere un nuevo vigor, brilla mi entendimiento, y todo mi espíritu, encendido en el deseo de verte, se siente arrebatado por el amor de las cosas invisibles…. Da, SEÑOR, a mi alma alas como de águila para que vuele sin desfallecer, para que vuele hasta tu hermosa morada y al trono de tu gloria. Que allí, en tus abundantes pastos, cerca de las fuentes divinas inagotables, mi alma sentada a la mesa de los ciudadanos de la patria celestial, saboree los manjares reservados a tus elegidos. Sé Tú, SEÑOR, nuestro único gozo, Tú que eres nuestra única esperanza, nuestra Salvación y nuestra Redención. Sé nuestro gozo, Tú que eres también nuestro premio futuro, que mi alma te busque siempre, y que jamás se canse de buscarte....¡Cuánta alegría para los que escoges y acercas a Ti, aquellos que viven en tus santos atrios! ¡Qué festejos nos esperan dentro de tu santo templo!  Salmo 65:4 NTV. AMEN

“¡Ay del alma miserable que no busca ni ama a Cristo! pues será un alma árida y desdichada. Pierde todo lo que tiene de vida quien no te ama a Ti, oh Dios. No vivir únicamente para ti es caer en la nada, y ser solamente nada. Quien se niega a vivir para ti sólo, se condena a sí mismo a la muerte. La sabiduría que no viene de ti es ignorancia. En ti confío, Señor, en ti espero, y en ti pongo toda mi esperanza, pues por ti un día resucitaré, viviré y reposaré. Tú eres el único objeto de mis deseos y de mi amor y de mi adoración, pues espero vivir, reinar y ser feliz algún día contigo…..Enséñame el camino para llegar hasta Ti.  SEÑOR, ahora sé que lo perecedero y transitorio debe despreciarse para ir en pos de lo seguro y Eterno, esto hago, Padre. Enséñame tú el camino que lleva hasta TI, muéstramelo tú, dame tú la fuerza para el viaje....”Agustin de Hipona

“¡Oh, locos y duros de corazón, los que tan profundamente se envuelven en las cosas de la tierra, que nada gustan sino de las cosas carnales! Mas en el fin sentirán gravemente cuán vil y que nada fue lo que amaron. Los santos de Dios y todos los devotos amigos de Cristo no tenían en cuenta de lo que agradaba a la carne, ni de lo que florecía en la vida temporal sino que, toda su esperanza e intención suspiraba por los bienes eternos. Todo su deseo se levantaba a lo duradero e invisible; para que no fuesen abatidos a las cosas bajas con el amor de lo visible. No pierdas hermano, la confianza de aprovechar en las cosas espirituales, aún tienes tiempo y ocasión…¡Oh torpeza y dureza del corazón humano, que solamente piensa en lo presente, sin cuidado de lo por venir! Así deberías conducirte en toda obra y pensamiento, como si hoy hubieses de morir, porque en la hora que no se piensa vendrá el Hijo del hombre.Mateo 24:44. Ahora que estas a tiempo, atesora riquezas inmortales, cuida de tu Salvación y guarda los preceptos de Dios. Recuerda siempre que eres Huésped y peregrino en la tierra, guarda tu corazón libre y levantado a Dios, porque aquí no tienes domicilio permanente. Recuerda que no tienes que ver con los negocios de este mundo. Porque Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a Aquel que lo tomó por soldado.2Timoteo 2: 4 .¡Oh, quién quitara de sí todo vano cuidado, y pensase solamente en las cosas saludables y divinas, y pusiese toda su esperanza en Dios, cuánta Paz y Sosiego poseería! ”  Tomás de Kempis

“LA ORACIÓN es la ultima palabra al morirla llave al cielo y el sendero de nuestro Salvador.” James Montgomery

DESEO DE BUSCAR AL SEÑOR MI SALVADOR

Por:Agustin de Hipona

Busquen PRIMERO, el Reino de Dios y su Justicia y todas estas cosas, les vendrán por añadidura…Mateo 6:33

SEÑOR, muy clemente y misericordioso, dígnate venir a mi alma, hazla digna de recibirte según el deseo que has inspirado en ella. Ven a ella, te lo suplico, y únela tan íntimamente a ti, que la poseas enteramente, tú que la creaste y la regeneraste, de modo que yo te tenga siempre grabado como un sello sobre mi corazón. No rechaces mi Oración, Señor muy compasivo, quien, incluso antes de que yo te invocara, me buscaste y me llamaste a Ti, a fin de obligarme a mí, el último de tus siervos, a buscarte, a encontrarte después de haberte buscado, y a amarte después de haberte encontrado. Ya te busqué, ya te encontré, y todo mi deseo consiste en amarte, SEÑOR.

Aumenta mi deseo y concédeme lo que te pido; aunque me dieras todo lo que tú has creado, eso no bastaría a tu siervo, si no te dieras TÚ mismo a mi. Date, pues, a ti mismo, SEÑOR, o más bien vuelve a darte a ti mismo. Mira que te amo, y, si esto es poco, haz que te ame más. Tú eres, SEÑOR, el único objeto de mi amor, ardo en deseos de Ti, y me deleito con tu dulce recuerdo. Cuando mi alma suspira por Ti, y cuando considera tu inefable bondad, la carga de mi carne es menos pesada, se apacigua el tumulto de mis pensamientos, el peso de mi mortalidad y de mis miserias no me entorpece como ordinariamente, y todo mi ser queda calmado y silencioso. Arde mi corazón, goza mi alma, mi memoria adquiere un nuevo vigor, brilla mi entendimiento, y todo mi espíritu, encendido en el deseo de verte, se siente arrebatado por el amor de las cosas invisibles…. Da, SEÑOR, a mi alma alas como de águila para que vuele sin desfallecer, para que vuele hasta tu hermosa morada y al trono de tu gloria. Que allí, en tus abundantes pastos, cerca de las fuentes divinas inagotables, mi alma sentada a la mesa de los ciudadanos de la patria celestial, saboree los manjares reservados a tus elegidos. Sé Tú, SEÑOR, nuestro único gozo, Tú que eres nuestra única esperanza, nuestra Salvación y nuestra Redención. Sé nuestro gozo, Tú que eres también nuestro premio futuro, que mi alma te busque siempre, y que jamás se canse de buscarte….¡Cuánta alegría para los que escoges y acercas a Ti, aquellos que viven en tus santos atrios! ¡Qué festejos nos esperan dentro de tu santo templo!  Salmo 65:4 NTV. AMEN

JESUCRISTO LA LUZ DEL MUNDO

Por:Agustin de Hipona

Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.Juan 8:12.

JESUCRISTO, Luz a quien no puede ver ninguna otra luz, esplendor a quien no alcanza ningún otro esplendor; luz que oscureces toda otra luz, y resplandor que ofuscas todo extraño resplandor; luz que es fuente de toda luz, esplendor de quien procede todo esplendor, esplendor ante el cual todo otro esplendor es tinieblas, y toda otra luz oscuridad; luz que ilumina todas las tinieblas, y alumbra toda oscuridad; luz suprema a la que ninguna nube oscurece y ninguna sombra empaña; a la cual no ofuscan las tinieblas ni impide obstáculo alguno y sin Interposición de sombra alguna; luz que iluminas el universo entero a la vez y sin eclipse, envuélveme en el abismo de tu claridad para que te contemple a ti en ti por todas partes, y a mí en ti, y todo lo vea bajo tu mirada. No me abandones; que no se acumulen las tinieblas de mi ignorancia y se multipliquen mis pecados. Porque sin ti todo es tiniebla y miseria para mí, ya que nada hay bueno sin ti, que eres el verdadero, único y soberano bien. Lo que yo confieso y sé, Señor y Dios mío, es que dondequiera que estoy sin ti, me va mal fuera de ti, y no sólo fuera de mí mismo sino también dentro de mí, porque toda abundancia que no es mi Dios es para mí Indigencia. Únicamente estaré satisfecho cuando despierte a tu semejanza. Salmo 17:5

En efecto, Señor que eres mi felicidad, debo confesarte mi miseria desde que me aparté de tu unidad, único y soberano bien; el desorden de las cosas temporales me dejó tendido por entre los sentidos carnales y me apartó hacia muchas cosas de ti, que eres Uno; y tuve una abundancia trabajosa y una Indigencia copiosa, cuando erraba de una en otra y nada me satisfacía; cuando no me encontraba en Ti, único bien Inmutable, Inigualable e Indivisible, a quien siguiendo no me equivoco, alcanzado no me lamento y poseyendo se sacia todo mi deseo. ¡Ay, qué gran miseria! ¡Ay de mí, SEÑOR!, que mi alma miserable rehuye de Ti, con quien siempre tiene abundancia y gozo; y sigue al mundo, con quien siempre tiene hambre y gime. El mundo grita: Me muero; Tú SEÑOR, me anuncias: “Yo doy la vida” y mi alma miserable prefiere ir en pos del agonizante que del vivificante. Esta es mi enfermedad real, dame la medicina, Médico de las almas, y te confesaré con todo mi corazón, salud y salvación de mi alma, por todos tus beneficios con que me has colmado desde mi juventud hasta la vejez. Te lo suplico por ti mismo que nunca me abandones.

Tú me has creado cuando yo no existía, me has redimido cuando estaba perdido. Había perecido, estaba muerto; pero descendiste hasta el muerto, tomaste la mortalidad; Tú, que eres el Rey, te rebajaste hasta el siervo. Te entregaste a ti mismo para redimir al siervo; para que yo viviese. Tomaste la muerte, y venciste a la muerte; humillándote, me restauraste. Yo estaba perdido, extraviado, y vendido a la Iniquidad; y viniste por mí, para redimirme, y tanto me has amado que has pagado por mí con tu sangre el precio de mi redención. Me has amado más que a Ti mismo, porque has querido morir por mí. Con semejante pacto y a tan alto precio me has rescatado del exilio, me has librado de la esclavitud, me has arrancado del suplicio. Me has llamado con tu propio nombre, y me has marcado con tu sangre, para que tu recuerdo estuviese siempre conmigo, y no se apartase de mi corazón, porque Tú por mí diste tu vida en la Cruz. Tú me has ungido con el aceite con que Tú fuiste ungido, para que por ti, que eres el Cristo, yo fuese llamado cristiano. Y Tú me has grabado en las sagradas llagas de tus manos, para que siempre mi memoria esté contigo, con tal de que tu recuerdo esté constantemente presente en mí. Porque tu gracia y tu misericordia siempre me han prevenido. ¡De cuántos pecados me has librado a menudo, Libertador mío! Cuando yo andaba perdido, me devolviste al buen camino; cuando yacía en la ignorancia, me has Instruido; cuando he pecado, me has corregido; cuando estaba triste me has consolado; cuando estaba desesperado, me has confortado; cuando estaba caído, me levantaste; cuando no estaba firme, me sostuviste, cuando he caminado Tú has sido mi guía; cuando he vuelto, me has acogido; en el sueño, Tú velas por mí; y cuando he clamado a Ti, siempre me has escuchado….AMEN.

...No consiguen lo que quieren porque no se lo piden a Dios.Y cuando le piden a Dios no reciben Nada porque la razón por la que piden es Mala, para poder gastar en sus propios placeres. Santiago 4:2-3 DHH

“La Oracion que se enfoca en uno mismo, es egoista, es hipocrita, porque la Oración verdadera se enfoca en Dios.” Jhon Macarthur

 SEÑOR, A TI ENCOMIENDO MI VIDA

Por: Tomas de Kempis

¿No sabes que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.Santiago 4:4 Y el mundo pasa, y sus deseos; mas el que hace la voluntad de Dios, permanece para siempre.1Juan 2:17 Porque todo aquello que es nacido de Dios vence al mundo: y esta es la victoria que vence al mundo, nuestra fe.¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?1 Juan 5:4-5

SEÑOR mio Jesucristo, esperanza mia, todo mi refugio, consuelo de mi vida, hoy renuncio a todas las cosas que están en el mundo por tu amor, y esto deseo perfeccionar para honra de tu Nombre…. Renuncio a todos los placeres, delicias humanas, y a todo cuanto pueda tentar y deleitar la carne, inquietar,impedir y contristar a tu Santo Espiritu.

SEÑOR, hoy te elijo como mi Protector, como el gobernador de mi vida, y proveedor de todas mis necesidades, por consolador de todos mis dolores, tentaciones, angustias, y de todos mis trabajos, en que me es necesario trabajar toda mi vida por tu amor, y la salvación de mi alma : Tú eres mi refugio, tú mi casa, tú mi Ciudad, tú mi habitacion, y mi restauración, tu mi compañero amado y mi intimo amigo, tú mi cercano pariente, tú mi hermano , y hermana, tú mi Padre, tú guarda, y pastor de toda mi vida, a quien encomiendo fielmente mi vida y todas las cosas, porque fuera de Tí no hay salvación, y sin Ti no hay vida segura, pues tu misericordia estuvo sobre mi, y tu gracia me acompaña en todas las cosas. Tu mirada esté sobre mi dia, y noche, y tu mano me ampare siempre a la derecha, y a la izquierda, y te dignes guiarme en camino recto a la casa de la habitacion de tu gloria, donde te merezca alabar y bendecir por siempre….

SEÑOR Dios de misericordia y bondad, de quien es todo lo bueno, infunde en mi corazón amor de tu dulcisimo Nombre, planta en mi raíces de varios dones, y frutos de santa meditacion, de buenas obras, hazlas crecer, y brotar, no como árbol infructuoso que en tu casa esté ocioso, sino como el olivo cultivame, que de mucho fruto. Corta todo cuanto hallares en mi de vicios, arrancalos de raíz, y reducelos a nada. Dame odio de mis vicios y de mis pasiones…Dame eliminación de mis soberbias y malas costumbres, extincion de la envidia, mitigacion de la ira, repudio de la avaricia, desprecio de la vanagloria…. Que nada terreno , caduco, vano, carnal, fingido, toque mi corazon, o le епgañe. Dame fastidio de las cosas terrenas y deseo de las eternas, amor de todo bien, de toda virtud, conocimiento de la suma verdad, Jesucristo… Concedeme caminar siempre en tu temor, y amor, vacia mi corazón de toda apego a la criatura, y todo lo que dañe,oscurezca y pueda impedir , que sea yo, simple y puro. Permaneciendo en ti, dame paz verdadera, interna, y divina, sin perturbacion, poseer tranquilo entendimiento.

Concedeme SEÑOR, que no me apegue obstinadamente a cosas temporales, querer ser conocido de los hombres, ni procurar ser neciamente amado, porque engañan, y son engañados, los que fuera de ti inmoderadamente desean o aman algo. No permitas que a ningún hombre me adhiera por obsequios, o blanduras, sino separame para que solo a Tí saludablemente te ame, y nada mire, ni ame en el hombre, o en cualquier criatura, sino a Ti, por quien todo fue hecho. Amen.

LA TRANSITORIEDAD DEL HOMBRE

Por: Tomás de Kempis

Hagan morir, pues, lo terrenal en ustedes: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría. Colosenses 3:5

SEÑOR, amado Salvador y Redentor, Mientras que estoy en el mundo y aqui permanezco, soy pobre peregrino, y huésped de esta tierra: Nada traje a este mundo y sin duda nada sacare de el 1 Timoteo 6:7 . Y asi saldre, como sombra que pasa, como pluma que lleva el viento, como huesped de una noche, asi despues perece toda esta presente vida, es como una brevisima noche, mis dias son pocos, y en breve se acabaron, y pasaron, y serán como si no hubieran sido…Breve es sobre la tierra la memoria del hombre, tanto para los conocidos, como para los extraños, nuestros años se van como un suspiro. Porque eternamente estara junto a Dios, que nunca muere. Feliz es el que No pone en el hombre su esperanza, ni se alegra demasiado en cosas del mundo, sino que tiene su corazón fijo en el Cielo, que aqui todo es caduco y vano. Hazme saber, SEÑOR, mi fin, y cuanta sea la medida de mis dias, Sepa yo cuán frágil soy. He aqui, diste a mis dias termino corto, y mi edad es como nada delante de ti; Ciertamente como una sombra es el hombre; Ciertamente en vano se afana; amontona riquezas, y no sabe quien las recogera. Salmo 39:4-6 Setenta son los años que vivimos; los más fuertes llegan hasta ochenta; pero el orgullo de vivir tanto sólo trae molestias y trabajo. ¡Los años pronto pasan, lo mismo que nosotros!Salmo 90:10

SEÑOR, Que el anhelo por el mundo se seque en mi corazón, y solo me sea deseable mi Dios y mi SEÑOR, esposo inmortal…. Que el anhelo por los lujos, riquezas perecederas, vanidades,fama, reconocimiento y poder mueran en mi corazón, que para mi el vivir sea Cristo y el morir sea ganancia Filipenses 1:21 Amargo vaso, en verdad engañoso es el gozo transitorio de esta vida, beban los que quieran de el, porque después penarán la dura desolación, y cuanto en esto fueren mas embriagados, tanto mas amargamente serán atormentados, porque lo gustoso de este mundo, pasará con más celeridad, que el viento, y dejarán a sus amadores dolores….La vida del hombre es como la hierba; brota como una flor silvestre: tan pronto la azota el viento, deja de existir, y nadie vuelve a saber de ella. Pero el amor del Señor es eterno para aquellos que lo honran. Salmo 103:15-16

Huye de mi gloria pasajera, necia, y carnal a muchos llevas, y engañas, pero al fin los dejas sumegirse en desdicha. Que suave y saludable gozo es sentarse en la soledad, callar y hablar con Dios y gozar solo de EL que es el sumo bien. ¡Que pudiera estar unido a Dios, de suerte que no fuera movido por ningún afecto, o distracciones de cosas transitorias! Cuantas veces muere mi alma por las criaturas que ama y muchas veces el SEÑOR es olvidado por ellas. El que esta muerto al mundo, no está en el mundo, sino en Dios. SEÑOR que junto al Apostol Pablo pueda decir: Que con Cristo estoy juntamente crucificado y ya no vivo yo, mas Cristo vive en mi. Galatas 2:20

Las cosas del mundo que vanas y engañadoras se prueban como nada permaneciendo aun y floreciendo, que inconstantes despues, desapareciendo sus subitos placeres, me dejan entre espinos y abrojos de mala conciencia. ¡Ay de mi SEÑOR! porque crei con rapidez en la vanidad y a ella asenti, y a ti que eres la misma verdad, tan facilmente deje, ¡oh Cuanto en esto falle! porque no pospuestas todas las cosas, a Ti solo debi seguir. Porque fui hecho para amarte, pero te perdí, siguiendo las criaturas desordenadamente, y en ellas no halle quietud alguna de mi corazón, ni consuelo; convierteme SEÑOR a Ti, y no quieras dejarme entre cosas terrenas, que siguiendote me prometiste darme las Celestiales…. ¡Amen!

«Ahora dejo de hablar a las criaturas y me dirijo a Ti, oh Señor. Ahora empiezo mi conversación con Dios, que nunca será interrumpida. Adiós, padre y madre, amigos y parientes; adiós, comida y bebida; adiós, mundo, con todos sus deleites; adiós, sol, luna, estrellas. Bienvenido, Dios y Padre mío; bienvenido, dulce Jesucristo, Mediador del Nuevo Pacto; bienvenido, Espíritu Santo, Dios de toda consolación; bienvenida, gloria; bienvenida, muerte.»…. pues el Espíritu y la esposa dicen: Ven.» Hugo Mckail Mártir de Jesucristo, sus ultimas palabras antes de ser ejecutado…..

Si Cristo viniera hoy por ti. ¿Estas preparado? Que el SEÑOR pueda decirnos al llegar a su presencia: “Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor.” Mateo 25:23

“La Salvación es lo unico necesario. Este ídolo de arcilla, el mundo, no debe inquietarnos, no es un bocado para ti, sino para los bastardos hambrientos. Tu procura la Salvación. Tu SEÑOR, CRISTO, ganó el Cielo en reñida lucha. En un castillo sitiado y debe ser tomado por asalto. Aferrate a Cristo. No permitas que esta parte tuya de arcilla domine tu alma. Esta parte pertenece a los bastardos, y tu eres hijo de Dios. Por tanto, busca tu herencia. Dirige tu corazón para contemplar tu morada y sus habitaciones en la Nueva Ciudad. Fuera los que gritan: !Viva el mundo, y abajo la conciencia y el cielo! ” Samuel Rutherford

Señor, a ti he clamado, apresúrate a mi, Escucha mi voz cuando te invocare. Suba mi Oracion delante de ti como el incienso, el don de mis manos como la ofrenda de la tarde. Salmo 141:1-2 “Orar es desear ; pero desear lo que Dios quiere que deseemos. El que no siente el deseo en lo profundo de su corazon, ofrece oraciones engañosas.” Francois Fenelon

HÁBLAME SEÑOR

Por: Tomas de Kempis

“Señor, con nuestro profeta Samuel, te suplico: Habla, Señor, que tu servidor te escucha. Que no me baste oír a Moisés o a alguno de tus profetas, sino que te ruego que me hables directamente Tú, Dios mío, que les inspiraste e iluminaste a todos ellos. Hábla en mi interior, que sé que directamente, No sólo por ellos, me puedes enseñar. Es más, si no busco en todos tu Voz, nadie me ilumina. Sin Ti nadie puede enseñar. Se puede hacer ruidos de palabras Pero no se da espíritu. Se habla correctamente Pero si Tú callas, no se enciende el corazón. Se dicen letras Pero sólo Tú les das el sentido. Se predican misterios Pero sólo Tú desentrañas su significado. Se dan a conocer mandamientos Pero sólo Tú ayudas a cumplirlos. Se muestra el camino Pero sólo Tú das fuerza para seguirlo. Sin Ti todos actuamos sólo por fuera Porque sólo Tú enseñas e iluminas al corazón. Se riega la superficie Porque sólo Tú llegas a la fecundidad. Se puede levantar mucho la voz Pero sólo Tú concedes entender a quien escucha. Por lo tanto, que no hable ningún hombre, sino Tú, Señor Dios mío, que eres la eterna sabiduría, NO sea que se acaben mis días y todavía no haya tomado el fruto.

ORACIONES DE CONSAGRACIÓN AL SEÑOR:

Esta es una compilación de oraciones para tiempos de oración y ayuno, han sido de bendición para mi vida y espero en el SEÑOR que también lo sean para ti.

OH,SANTISIMO JESUS…

Por: Tomas de Aquino

Amo a Dios, pues ha oido Mi Voz y Mis súplicas; Porque ha inclinado a mi su oído; por tanto, le invocare en todos mis dias. Salmo 116:2

¡Oh, Santísimo Jesús…. concedeme desear ardientemente, buscar prudentemente, conocer verdaderamente y cumplir perfectamente en alabanza, y gloria de Tu nombre todo lo que te agrada. Ordena, ¡oh Dios mío!, el estado de mi vida; concedeme que conozca lo que de mí quieres y que lo cumpla como es menester y conviene a mi alma. Dame, oh Señor Dios mío, que no desfallezca entre las prosperidades y adversidades, para que ni en aquellas me ensalce, ni en éstas me abata. De ninguna cosa tenga gozo ni pena, sino de lo que lleva a Ti o aparta de Ti.

A nadie desee agradar o tema desagradar sino a Ti. Séanme viles, Señor, Todas las cosas transitorias y preciosas todas las eternas. Disgústeme, Señor, todo gozo sin Ti, y no ambicione cosa ninguna fuera de Ti. Séame deleitoso, Señor, cualquier trabajo por Ti, y enojoso el descanso sin Ti. Dame, oh Dios mío, levantar a Ti mi corazón frecuente y fervorosamente, hacerlo todo con amor, tener por muerto lo que no pertenece a Tu servicio, hacer mis obras no por rutina, sino refiriéndolas a Ti con devoción. Hazme, oh Jesús, amor mío y mi vida, obediente sin contradicción, pobre sin rebajamiento, casto sin corrupción, paciente sin disipación, maduro sin pesadumbre, diligente sin inconstancia, temeroso de Ti sin desesperación, veraz sin doblez; haz que practique el bien sin presunción que corrija al prójimo sin soberbia, que le edifique con palabras y obras sin fingimientos.

Dame, oh Señor Dios mío, un corazón vigilante que por ningún pensamiento curioso se aparte de Ti; dame un corazón noble que por ninguna intención siniestra se desvíe; dame un corazón firme que por ninguna tribulación se quebrante; dame un corazón libre que ninguna pasión le domine. Otorgame, oh Señor Dios mío, entendimiento que te conozca, diligencia que te busque, sabiduría que te halle, comportamiento que te agrade, perseverancia que confiadamente te espere, y esperanza que, finalmente, te abrace….Dame que en el camino de mi vida use de tus beneficios por gracia, y en la patria goce de tus alegrías por gloria. Señor que vives y reinas, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Úneme a Ti, Señor

Por:Tomás de Kempis

¡Oh Jesús!, ilumíname con la claridad de tu luz interior, y disipa todas las tinieblas que envuelven la morada de mi corazón. Aparta de mi mente las múltiples distracciones que la turban, y vence, explota en Ti, las tentaciones que me causan violencia. Lucha por mí con la fuerza de tu brazo poderoso; envía tu luz y tu verdad para que resplandezcan sobre mí; derrama de lo alto tu gracia; baña mi corazón con tu rocío celestial; levanta mi espíritu agobiado por mis pecados; orienta todos mis afanes y anhelos a las cosas del cielo; arrebátame y líbrame del consuelo momentáneo que puedan brindarme las cosas del mundo, porque ninguna cosa creada es capaz de consolarme y saciar plenamente mis ansias de Ti. Presérvame de las muchas solicitudes de esta vida, para que no me vea agobiado por ellas; ampárame en los muchos escollos con que tropieza mi alma, para que las aflicciones no me hagan víctima del desánimo. Dame, te suplico, fortaleza para resistir al mundo, paciencia para no desfallecer, y constancia para perseverar. Concédeme a cambio de todos los consuelos de este mundo la suave unción de tu Espíritu. Úneme a Ti con el acto indestructible de un amor eterno, porque sólo Tú bastas a quien te ama.

¡Oh Jesús, haz que yo te ame!

Por: Pedro de Alcantara

¡Oh dulce Jesús mío! Concédeme la gracia de amarte con todo mi corazón, con toda mi alma, con todas mis fuerzas, y con los más íntimos sentimientos de todo mi ser; de amarte tanto como Tú quieres ser amado por mí. ¡Oh única esperanza y refugio mío, única gloria y consolación mía! ¡Oh mi mejor, mi más íntimo Amigo! ¡Oh Esposo suave y bondadoso de mi alma! Ven, Jesús mío, y prepárate en mí una silenciosa morada, para que en ella habites según tus promesas. Mata en mí todo lo que te desagrada y fórmame según el modelo de tu amable Corazón. Traspasa lo más íntimo de mi alma con tu santo temor….. ¿Cuándo será que en todo te agrade perfectamente? ¿Cuándo apartaré lejos de mí todo lo que es contrario a Ti? ¿Cuándo te amaré con el más abrasado amor? ¿Cuándo me abrasarás completamente hasta consumirme con llamas de tu amor? ¿Cuándo tendrás a bien descubrirme tus riquezas y a Ti mismo con ellas para remediar mi pobreza y mi necesidad? ¿Cuándo me unirás perfectamente contigo mismo y en Ti me transformarás de tal modo que jamás pueda ser separado de Ti? ¿Cuándo alejarás de mí todo lo que me impide llegar a ser un espíritu contigo? ¡Oh querido de mi alma, oh dulce gozo del corazón, Jesús mío!, óyeme, no por mis merecimientos, sino por tu inagotable bondad para conmigo. Instrúyeme, ilumíname, dirígeme, ayúdame en todos mis caminos, para que jamás diga ni haga cosa que no sea agradable a tus ojos. Ojalá fuese yo dueño de todo el amor de todas las criaturas juntas para amarte más. ¡Oh Jesús, haz que yo te ame! Amen.

Jesús, Luz eterna

Por: Faustina Kowalska

Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Mateo 22:36-38

Porque tu esposo es tu Hacedor, el SEÑOR de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor es el Santo de Israel, que se llama Dios de toda la tierra.Isaias 54:5 Oh, Jesús, Luz eterna, ilumina mi mente, fortalece mi voluntad e incendia mi corazón. Siento bien que vivo en Ti como una chispa pequeñita absorvida por un ardor increíble, en que Tú ardes, oh Trinidad impenetrable. Quédate conmigo como me has prometido, porque sin Ti no soy nada. En Ti está toda mi fuerza. Oh, qué grande es tu belleza, Jesús, Esposo mío, Flor viva, vivificante, en la que está encerrado el rocío que da la vida al alma sedienta. En Ti se sumergió mi alma. Tú solamente eres el objeto de mis aspiraciones y de mis deseos, úneme lo más estrechamente posible a Ti, al Padre y al Espíritu Santo, para que viva y muera en Ti. Deseo, Jesús mío, sufrir y arder con el fuego del amor en todos los acontecimientos de la vida. Pertenezco a Ti entera, deseo abismarme en Ti, oh Jesús, deseo perderme en tu divina belleza. Tú me persigues, Señor, con tu amor, como un rayo del sol penetras dentro de mí y transformas la oscuridad de mi alma en tu claridad. Oh, Jesús, haz a mi corazón semejante al tuyo, o más bien transfórmalo en tu propio Corazón para que pueda sentir las necesidades de otros corazones y, especialmente, de los que sufren y están tristes. Que los rayos de la misericordia descansen en mi corazón.Amén.

Oh Señor, me pongo en tus manos

Por: Benito de Nursia

Oh Señor, me pongo en tus manos y me consagro a Ti. Prometo hacer tu voluntad en todas las cosas, amar a Dios Nuestro Señor con todo mi corazón, con toda mi alma, con todas mis fuerzas. No matar, no robar, no codiciar, no prestar falso testimonio, honrar a todas las personas. No hacer a los otros lo que no querría que me hicieran a mí. No buscar el placer. AMAR EL AYUNO. Socorrer al pobre. Vestir al desnudo. Visitar al enfermo. Ayudar en las dificultades. Consolar al triste. Mantenerme apartado de los caminos mundanos. No preferir nada al amor de Cristo. No ceder a la ira. No abrigar deseo de venganza. No albergar mentira en el corazón. No fingir de manera cínica. No abandonar la generosidad. No jurar, para no jurar en falso. Decir la verdad con el corazón y la lengua. No devolver mal por mal. No hacer mal a nadie, y soportar pacientemente cualquier daño que me hagan. Amar a mis enemigos. No maldecir a quienes me maldicen, antes bien bendecirlos. Soportar persecución por la justicia. No ser orgulloso. No consumir bebidas embriagadoras. No comer en exceso. No ser perezoso. No ser apático. No murmurar. No detractar. Poner mi confianza en Dios. Referir a Dios lo bueno que vea en mí. Referir a mí mismo cualquier mal que vea en mí. Temer el día del juicio. Tener miedo al infierno. Desear con anhelo espiritual la vida eterna. Tener presente la muerte cada día. Observar constantemente mis actos. Recordar que Dios me ve donde quiera que yo esté. Invocar a Cristo como defensa contra los malos pensamientos que surjan en mi corazón. Guardar mi lengua de palabras perversas. Procurar no hablar mucho. Evitar la charla ociosa. No tratar de parecer listo. Leer solamente lo que es bueno leer. ORAR con frecuencia. Pedir perdón diariamente por los pecados y buscar la forma de enmendar mi vida. Obedecer a mis superiores en todas las cosas justas. No desear ser considerado santo, pero buscar la santidad. Cumplir los mandamientos de Dios por medio de buenas acciones. Amar la castidad. No odiar a nadie. No tener celos ni envidia. No amar la disensión. No ser orgulloso. Honrar al anciano.Orar por los enemigos. Hacer la paz después de una disputa, antes de la puesta de sol. No desesperar nunca de tu misericordia, oh Dios de misericordia.Amen

SEÑOR, SANA MI ALMA

Por: Tomas de Kempis

Y descendió a Capernaúm, ciudad de Galilea. Y les enseñaba en los días de reposo; y se admiraban de su enseñanza porque su mensaje era con autoridad.Y estaba en la sinagoga un hombre poseído por un demonio o espiritu impuro, y gritó a gran voz:Déjanos ¿Qué tenemos que ver contigo, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Yo sé quién eres: el Santo de Dios. Jesús entonces lo reprendió, diciendo: ¡Cállate y sal de él! Y después que el demonio lo derribó en medio de ellos, salió de él sin hacerle ningún daño.Y todos se quedaron asombrados, y discutían entre sí, diciendo: ¿Qué mensaje es éste? Porque con autoridad y poder manda a los espíritus inmundos y salen. Y se hablaba de Jesus por todos los lugares de la region. Lucas 4:31-37

Oh Excelso JESUS, Luz del mundo, Salud del pueblo de Israel, vida, misericordia, y gloria nuestra, mira favorable mi flaqueza y destierra todo afecto malo de mi corazón, alumbra mis ojos interiormente, para que vean la luz del Cielo, Abre los oídos de mi inteligencia, para que oiga, Dios mio, lo que dentro de mi hablares. Levantame del lecho de la pereza, para que camine de virtud en virtud, Endereza mis pasos para que camine en Tus Mandatos; y fortifica mis infructuosas manos, para que con diligencia trabajen. Limpiame de la lepra de la carne, Sáname del furor de la Ira, oprime la inflamación de la Soberbia; librame del aguijon de la Envidia, defiendeme del desorden de la Gula, Repele la peste de la Avaricia, y destruye los movimientos de la Lujuria. Porque estas son las gravísimas pasiones de un alma enferma, y ocultas instigaciones de los demonios, que por Ti Señor Mio JESUS, se han de Sanar y expeler con la palabra de tu Virtud. Nadie puede curar estas heridas en el espiritu, ni obrar estos Milagros interiores de santidad, sino solo Tu Dios Omnipontente, que Tu decir es hacer, ordenas y sin tardanza se cumple Tu Palabra. Di pues a mi alma: Límpiate, y quedara limpia, di al espiritu malo, que tantas veces me tienta, y molesta: “Deja a este hombre y no entres mas en el”. Di a mi alma en todas las tribulaciones: No Temas, que yo soy tu Salvacion. Di tan solamente, una palabra, y quedará Sana mi alma…Amén

MISERICORDIAS DIVINAS

 “El Valle de la Vision ” una coleccion de oraciones de los puritanos.

Y de generacion en generacion es su Misericordia para los que le temen. Lucas 1:50 …y muestro misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos. Exodo 20:6

Dios Eterno, Tu grandeza es incomparable; tu bondad, indescriptible; tu gracia, super-abundante;

Si pudiera contar la arena en la orilla del mar podría contar tus favores hacia mí; Conozco sólo una parte de ellas, pero esa parte supera toda alabanza.

Te doy gracias por tus misericordias; mi estado de salud, tu cuidado de mi cuerpo, las comodidades en el hogar, los alimentos y vestimentas suficientes, la duración de mis capacidades mentales, por mi familia, su ayuda y apoyo mutuos, las delicias de la armonía y la paz en el hogar, los asientos ahora ocupados que podrían haber estado vacíos, mi país, mi iglesia, mi Biblia, mi fe.

Pero, ¡Oh! Cómo lamento mi pecado, mi ingratitud, mi vileza, los días que se suman a mi culpa, los momentos que escucharon mi lengua ofensiva;

Todas las cosas en el cielo y la tierra; alrededor, dentro y fuera, me condenan – el sol que ve mis fechorías, las tinieblas que son luz para ti, el acusador cruel que justamente me señala, los buenos ángeles a los que he incitado a dejarme, tu rostro que escudriña mis pecados secretos, tu ley justa, tu Palabra Santa, mi conciencia manchada por el pecado, mi vida privada y y mi vida pública, mis vecinos, yo mismo – Todos escriben cosas oscuras en mi contra.

Yo no las niego, ni interpongo alguna excusa, sino que confieso, ‘Padre, he pecado’; Y sin embargo, todavía vivo, y corro arrepentido a tus brazos extendidos; Tú no me echarás fuera, pues Jesús me lleva a tu lado, Tú no me condenarás, pues Él murió en mi lugar, tú no recordarás mis montañas de pecado, pues él todo lo ha borrado, y su belleza cubre mis deformidades.

¡Oh, mi Dios, me he despedido del pecado al apegarme a la Cruz, al esconderme en sus heridas, y al refugiarme a su lado….Amen.

DESCUBRETE A MI, SEÑOR…

Por:Agustin de Hipona

“Descúbrete a mí, Señor, y deja que te vea, luz de mis ojos. Ven, alegría de mi espíritu, dulce Dios y Señor mío. Quiero abrazarte, tenerte en medio de mi corazón; quiero amarte, dulzura de mi alma, fortaleza mía, esperanza en todas mis tribulaciones; abre mis oídos para que yo pueda escuchar tu voz; alumbra mis ojos con tu luz, envía como un relámpago tu resplandor; dame un corazón que siempre piense en Ti, que siempre te ame; dame una memoria que siempre te recuerde, un entendimiento que te comprenda; un pensamiento que siempre esté unido a Ti….Permanece siempre cerca de mi alma, cerca de mi corazón, porque estoy enfermo de amor por Ti, porque sin Ti muero. Mi alma te desea con ansia. No apartes de mí tu rostro.

¿En dónde te escondes, Señor mío? Jesús mío, entra en mi alma, y dale tu dulzura; luz eterna, ilumina mi alma…”

Oh Jesús, redención, amor y deseo nuestro, yo te invoco y clamo a Ti con un clamor grande y de todo corazón, te suplico que vengas a mi alma, entres en ella y la ajustes y la unas tambien contigo que la poseas sin arruga ni mancha alguna; pues la morada en que ha de habitar un Señor tan Santo como Tu, muy justo es que esté limpia.

Tu haz fabricado este vaso de mi corazón; santificalo, pues; vacíalo de la maldad que hay en él, llénalo de TU gracia, y conservalo lleno para que sea templo perpetuo y digno de TI. Dulcísimo, benignísimo, amantísimo, carísimo, potentísimo, deseadísimo, preciosísimo, amabilísimo y hermosísimo Señor, Tu eres más dulce que la miel, más blanco que la nieve, más suave que el maná, más precioso que las perlas y el oro, y más amado de mi alma que todos los tesoros y honras de la tierra. Pero cuando digo esto, Dios mío, esperanza mía, misericordia mía, dulzura mía, ¿qué es lo que digo? Digo, Señor, lo que puedo y no digo lo que debo. ¡Oh si yo pudiese decir lo que dicen y cantan aquellos celestiales coros de ángeles! ¡Oh cuán de buena gana me emplearía todo en Tus alabanzas, y con cuánta devoción, en medio de tus predestinados, cantaría mi alma Tus grandezas, y glorificaría incesantemente vuestro Santo Nombre! Como no hallo palabras para glorificarte dignamente te suplico no mires tanto a lo que ahora digo, cuanto a lo que deseo decir. Bien sabes TU, Dios mío, a quien todos los corazones están manifiestos, que yo te amo y te quiero más que al cielo y a la tierra y a todas las cosas que hay en ella. Yo te amo con grande amor y deseo amarte más. Dame gracia para que siempre te ame cuanto deseo y debo, para que en TI solo me desvele y medite, en TI piense continuamente de día; en TI sueñe de noche; contigo hable mi espíritu, y mi alma siempre platique contigo. Ilustra mi corazón con la lumbre de TU santa visitación, para que, con TU gracia y TU dirección camine yo de virtud en virtud. Te suplico, Señor, por Tus misericordias, con las cuales me libraste de la muerte eterna, que ablandes mi corazón, y que me abraces con el fuego del arrepentimiento, de manera que merezca yo ser cada hora tu imagen viva. Amen

PLEGARIA EXALTANDO A DIOS

Por: Agustín de Hipona

….porque por medio de él fueron creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra, visibles e invibles, sean tronos, poderes, principadoso autoridades:todo ha sido creado por medio de él y para él. Colosenses 1:16

Dios, Creador de todas las cosas, dame primero la gracia de rogarte bien, después hazme digno de ser escuchado y, por último, líbrame. Oh Dios, por quien todas las cosas que por sí mismas no existirían…. Dios, que creaste de la nada este mundo, lo más bello que contemplan los ojos. Dios, que no eres autor de ningún mal y haces que lo malo no empeore. Dios, que a los pocos que en el verdadero ser buscan refugio les muestras que el mal sólo es privación de ser. Dios, por quien la universalidad de las cosas es perfecta, aun con los defectos que tiene. Dios, por quien hasta el confín del mundo nada es disonante, pues las cosas peores hacen armonía con las mejores. Dios, a quien ama todo lo que es capaz de amar, sea consciente o inconscientemente. Dios, en quien están todas las cosas, pero sin afearte con su fealdad ni dañarte con su malicia o extraviarte con su error. Dios, que sólo a los limpios has querido que posean la verdad. Dios, Padre de la Verdad, Padre de la Sabiduría y de la vida verdadera y suma, Padre de la bienaventuranza, Padre de lo bueno y hermoso, Padre de la luz inteligible, Padre que nos despiertas y nos iluminas; Padre de la Prenda que nos enseña a volver a ti.

A ti te invoco, Dios Verdad, en quien, de quien y por quien son verdaderas todas las cosas verdaderas……Dios bienaventuranza, en quien, de quien y por quien bienaventurados cuantos hay bienaventurados. Dios, Bondad y Hermosura, principio, causa y fuente de todo lo bueno y hermoso. Dios, Luz inteligible, en ti, de ti y por ti luce inteligiblemente todo cuanto inteligiblemente luce. Dios, cuyo reino es todo el mundo, que no alcanzan los sentidos. Dios, la ley de cuyo reino también en estos reinos se describe. Dios, de quien separarse es caer; a quien volver es levantarse; permanecer en ti es hallarse firme. Dios, darte a ti la espalda es morir, volver a ti es revivir, morar en ti es vivir. Dios, a quien nadie pierde sino engañado, a quien nadie busca sino avisado: a quien nadie halla sino purificado. Dios, dejarte a ti es perderse; seguirte a ti es amar; verte es poseerte. Dios, a quien nos despierta la fe, levanta la esperanza, une la caridad. Te invoco a ti, Dios, por quien vencemos al enemigo. Dios, por cuyo favor no hemos perecido nosotros totalmente. Dios que nos exhortas para que vigilemos. Dios, por quien discernimos los bienes de los males. Dios, por quien evitamos el mal y seguimos el bien. Dios, por quien no sucumbimos a las adversidades. Dios, a quien se debe nuestra buena obediencia y buen gobierno. Dios, por quien aprendemos que es ajeno lo que alguna vez creímos nuestro y nuestro lo que creímos ajeno. Dios, gracias a ti superamos los estímulos y halagos de los malos. Dios, por quien las cosas pequeñas no nos empequeñecen. Dios, por quien lo mejor de nosotros no está sujeto a lo peor. Dios, por quien la muerte será absorbida con la victoria. Dios, que nos conviertes. Dios, que nos desnudas de lo que no es y vistes de lo que es. Dios, que nos haces dignos de ser oídos. Dios, que nos defiendes. Dios, que nos guías a toda verdad. Dios, que nos muestras todo bien, dándonos la cordura y librándonos de la necedad ajena. Dios, que nos vuelves al camino. Dios, que nos llevas hasta la puerta. Dios, que haces que sea abierta a los que llaman. Dios, que nos das el Pan de la vida. Dios, que nos das la sed de la bebida que nos sacia. Dios, que redarguyes al mundo de pecado, de justicia y juicio. Dios, por quien no nos arrastran los que no creen. Dios, por quien reprobamos el error de los que piensan que las almas no tienen ningún mérito delante de ti. Dios, por quien no somos esclavos de los serviles y pobres elementos. Dios, que nos purificas y preparas para el divino premio, acude propicio en mi ayuda.

Todo cuanto he dicho eres tú, mi Dios único. Ven Tú en mi socorro, una, eterna y verdadera sustancia, donde no hay ninguna discordancia, ni confusión, ni mudanza, ni indigencia, ni muerte, donde hay suma concordia, suma evidencia, soberano reposo, soberana plenitud y suma vida; donde nada falta ni sobra: donde el progenitor y el unigénito son una misma sustancia. Dios, a quien sirve todo lo que sirve, a quien obedece toda alma buena. Según tus leyes giran los cielos y los astros realizan sus movimientos, el sol produce el día, la luna templa la noche, y todo el mundo, según lo permite su condición material, conserva una gran constancia con las regularidades y revoluciones de los tiempos; durante los días, con el cambio de la luz y las tinieblas; durante los meses, con los crecientes y menguantes lunares; durante los años, con la sucesión de la primavera,verano, otoño e invierno; durante los lustros, con la perfección del curso solar;durante grandes ciclos, por el retorno de los astros a sus puntos de partida. Dios, por cuyas leyes eternas no se perturba el movimiento vario de las cosas mudables y con el freno de los siglos que corren se reduce siempre a cierta semejanza de estabilidad; por cuyas leyes es libre el albedrío humano y se distribuyen los premios a los buenos y los castigos a los malos, siguiendo en todo un orden fijo.

Dios, de ti proceden hasta nosotros todos los bienes, tú apartas todos los males. Dios, nada existe sobre ti, nada fuera de ti, nada sin ti. Dios, todo se halla bajo tu imperio, todo está en ti, todo está contigo. Tú creaste al hombre a tu imagen y semejanza, como reconoce quien se conoce a sí mismo. Óyeme, escúchame, atiéndeme, Dios mío, Señor mío, Rey mío, Padre mío, principio y creador mío, esperanza mía, herencia mía, mi honor, mi casa, mi patria, mi salud, mi luz, mi vida. Escúchame, escúchame, escúchame según tu estilo, de tan pocos conocido.

Ahora te amo a ti solo, a ti solo sigo y busco, a ti solo estoy dispuesto a servir, porque tú solo riges con justicia; quiero pertenecer a tu jurisdicción. Manda y ordena, te ruego, lo que quieras, pero sana mis oídos para oír tu voz; sana y abre mis ojos para ver tus señales; destierra de mí toda ignorancia para que te reconozca a ti. Dime adónde debo dirigir la mirada para verte a ti, y espero hacer todo lo que mandares. Recibe, te pido, a tu fugitivo, Señor, Misericordioso Padre; basta ya con lo que he sufrido; basta con mis servicios a tu enemigo, hoy puesto bajo tus pies; basta ya de ser juguete de las apariencias falaces. Recíbeme ya siervo tuyo, que vengo huyendo de tus contrarios, que me retuvieron sin pertenecerles, cuando vivía lejos de ti.

Ahora comprendo la necesidad de volver a ti; ábreme la puerta, porque estoy llamando; enséñame el camino para llegar hasta ti. Sólo tengo voluntad; sé que lo perecedero y transitorio debe despreciarse para ir en pos de lo seguro y eterno. Esto hago, Padre, porque esto sólo sé y todavía no conozco el camino que lleva hasta ti. Enséñamelo tú, muéstramelo tú, dame tú la fuerza para el viaje. Si con la fe llegan a ti los que te buscan, no me niegues la fe; si con la virtud, dame la virtud; si con la ciencia, dame la ciencia. Aumenta en mí la fe, aumenta la esperanza, aumenta la caridad. ¡Oh qué admirable y singular es tu bondad!

A ti vuelvo a suplicarte y pedirte los medios para llegar hasta ti. Si tú abandonas, la muerte se cierne sobre mí: pero tú no abandonas, porque eres el sumo Bien, y nadie te buscó debidamente sin hallarte. Y debidamente te buscó el que recibió de ti el don de buscarte como se debe. Que te busque, Padre mío, sin caer en ningún error; que al buscarte a ti, nadie me salga al encuentro en lugar de ti. Pues mi único deseo es poseerte; ponte a mi alcance, te ruego, Padre mío; y si ves en mí algún apetito superfluo, límpiame para que pueda verte. En cuanto a la salud corporal,….. la dejo en tus manos, Padre muy sabio y todopoderoso, rogaré por esta necesidad, según oportunamente me indicares. Sólo ahora imploro tu muy noble clemencia para que me conviertas plenamente a ti y destierres todas las abominaciones que a ello se opongan, y en el tiempo que lleve la carga de este cuerpo, haz que sea puro, íntegro, justo y prudente, perfecto amante y conocedor de tu sabiduría y digno de habitar y habitante de tu santísimo reino. Amen.

ORACIÓN DE CONSAGRACIÓN

Por:Desconozco el autor

Señor mío Jesucristo, que por el amor que tienes a los hombres, permanecen de día y noche, lleno de misericordia y ternura, esperando, llamando y acogiendo a todos los que vienen a Ti, yo creo que estáis aquí presente. Te adoro desde el abismo de mi nada, te doy gracias por todos los favores, y especialmente por haberte TU mismo dado a mí en la Cruz del Calvario; por haberme concedido el perdón de mis pecados, por ser intercesor de intercesores e interceder por mi ante ante el Padre Celestial; y por haberme llamado a visitarte a tus atrios, por medio de la oración… Mas por obra suya estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual se hizo para nosotros sabiduría de Dios, y justificación, y santificación, y redención. 1 Corintios 1:30 Yo te alabo hoy y deseo adorarte, en agradecimiento por este grande don, en reparación de todos los ultrajes que Tu mi amado Jesús, recibiste de tus enemigos. «¡Alabad al SEÑOR,invocad su Nombre,dad a conocer entre los pueblos sus obras! ¡Cantad a él, cantadle salmos; hablad de todas sus maravillas! »¡Gloriaos en su santo nombre;alégrese el corazón de los que buscan al SEÑOR! ¡Buscad al SEÑOR y su poder; buscad su rostro continuamente! 1 Cronicas 16:8-11 Oh Jesús mío, te amo de todo corazón. Me arrepiento de haberte ofendido tantas veces. Me propongo con Tu gracia no ofenderte más en adelante, y ahora, aunque, estoy lleno de faltas e imperfecciones me consagro todo a Ti. Haz de mi, lo que te agrade. Yo sólo te pido y sólo deseo tu santo amor, y la perseverancia hasta el fin. Te encomiendo también a mis amigos, seres queridos y familiares para que sean salvos según tu promesa: Cree en Jesucristo y serás Salvo tu y toda tu casa… Por fin, mi amado Salvador, uno todos mis afectos y los ofrezco a nuestro Padre Eterno, suplicándole que por amor a Ti, se sirva aceptarlos y escucharlos. Asi sea. Amen

SEÑOR, VISITAME

Por: Desconozco Autor

¡Oh Jesús de mi alma, encanto único de mi corazón!, heme aquí postrado a tus pies, arrepentido y confuso, como llegó el hijo pródigo a la casa de su padre. Cansado de todo, sólo a Ti quiero, sólo a Ti busco, sólo en Ti hallo mi bien. Tú, que fuiste en busca de la Samaritana; Tú, que me llamaste cuando huía de Ti, no me arrojarás de tu presencia ahora que te busco. Señor, estoy triste, bien lo sabes, y nada me alegra; el mundo me parece un desierto. Me hallo en oscuridad, turbado y lleno de temores e inquietudes…; te busco y no te encuentro, te llamo y no respondes, te adoro, clamo a Ti y se acrecienta mi dolor. ¿Dónde estás, Señor, dónde, pues no gusto las dulzuras de tu presencia, de tu amor? ¿Dios mio, Dios porque me has desamparado? ¿porque estas tan lejos de mi salvación, y de las palabras de mi clamor? Dios mio, clamo de dia, y no respondes, Y de noche, y no hay para mi reposo.Pero tu eres santo, En Ti esperaron nuestros padres, Esperaron y TU los libraste. Clamaron a Ti y fueron Librados; Confiaron en Ti y no fueron avergonzados. …Mas Tu, oh Señor no te alejes; Fortaleza mia, apresúrate a socorrerme Salmo22:1-5-19 Pero no me cansaré, ni el desaliento cambiará el afecto que me impulsa hacia Ti. ¡Oh buen Jesús! Ahora que te busco y no te encuentro recordaré el tiempo en que Tú me llamabas y yo huía… Y firme y sereno, a despecho de las tentaciones y del pesar, te amaré y esperaré en Ti. Jesús bueno, dulce y regalado Padre y amigo incomparable, cuando el dolor ofusque mi corazón, cuando los hombres me abandonen, cuando el tedio me persiga y la desesperación clave su garra en mí, al pie de tu Cruz, aquí y sólo aquí buscaré fuerza para luchar y vencer. No temas que te abandone, cuando más me huyas, más te llamaré y verteré tantas lágrimas que, al fin, vendrás… Sí…, vendrás, y al posarte, disfrutaré en la tierra las delicias del cielo. Todos los que me ven me escarnecen; Estiran la boca, menean la cabeza, diciendo: Se encomendó al Señor, librele El, Sálvele, puesto que en El se complacía. Salmo 22:7-8 Dame tu ayuda para cumplir lo que te ofrezco; sin Ti nada soy, nada puedo, nada valgo… Fortaléceme, y desafiaré las tempestades…El que permanece en mi y yo en el, éste lleva mucho fruto; porque separados de mi nada podéis hacer Juan 15:5 Jesús, mío, dame humildad, paciencia y gratitud, amor…, Amor, porque si te amo de veras, todas las virtudes vendrán en pos del amor. Te ruego por los que amo… Tú los conoces, Tú sabes las necesidades que tienen; socórrelos con generosidad. Acuérdate de los pobres, de los tristes, de los huérfanos, consuela a los que padecen, fortalece a los débiles, conmueve a los pecadores para que no te ofendan y lloren sus extravíos. Ampara a todos tus hijos, Señor, más tierno que una madre. Y a mí, que te acompaño cuando te abandonan otros, porque he oído la voz de la gracia; a mí, que no te amo por el cielo, ni por el infierno te temo; a mí, que sólo busco tu gloria y estoy recompensado con la dicha de amarte, auméntame este amor y dame fortaleza para luchar y obtener el apetecido triunfo. Jesús de mi alma, te dejo mi corazón; en medio del bullicio del mundo estaré pensando en Ti, y a cada respiración. Entiende, oh Jesús, que deseo ser tuyo…. Amén.

ORACIÓN Y MEDITACIÓN QUE NOS DESPIERTA PARA ALABAR A DIOS POR SU MAGNIFICENCIA

Por: Tomas de Kempis

Bendito eres, oh Señor, Dios de Israel, nuestro padre por los siglos de los siglos. Tuya es, oh Señor, la Magnificencia y el poder y la gloria y la victoria y la majestad, en verdad, todo lo que hay en los cielos y en la tierra; tuyo es el dominio, oh Señor, y tú te exaltas como soberano sobre todo. De ti proceden la riqueza y el honor; tú reinas sobre todo y en tu mano están el poder y la fortaleza, y en tu mano está engrandecer y fortalecer a todos. Ahora pues, Dios nuestro, te damos gracias y alabamos tu glorioso nombre….1Cronicas 29.10-13

Señor Dios mio, deseo alabarte, porque reconozco que me creaste para alabarte. Abre mi boca en tu alabanza para que cante la Gloria de tu Nombre. Levanta a ti mi corazón, aparta toda pereza y negligencia, infundeme tu gracia , enciende mi amor, para que te pueda satisfacer con digno agradecimiento. Borra la maldad de tu siervo, y purificame de todas las manchas de la carne y del espíritu, para que dignamente mueva mis labios en honra de tu Nombre. Pero la inifinita dignidad de tu Majestad ¿quien podrá dignamente alabarla? Pues si todas las virtudes de los Cielos y todas las potestades Angelicas no pueden alabar dignamente la infinidad de Tu grandeza, cuanto menos podrá un hombre fragil, e indigno como yo…De verdad toda criatura, toda razón, toda lengua y palabra no bastan para Tu digna Alabanza. ¿Pues que haré? ¿Cesaré de alabarte, porque dignamente no puedo conseguirlo? ¿O por este respecto he de callar y enmudecer, porque me conozco ni puro, ni suficiente? No llegue a mi tan grande ingratitud que cese de alabar, a quien debe toda criatura alabanza; y mas siendo hombre racional que con tantas ventajas ha recibdo beneficios de TU mano. Oh Padre de Misericordias, y Dios de infinita bondad, conozco verdadermanente, y te confieso de Todo mi corazón, que soy en Tu presencia un pecador; A quien mas conviene que con humillado rostro, con llanto y con gemidos, perdon te pida, que nombrar y alabar Tu dulcisimo nombre con indecentes labios. Mas ya confiando en Tu piadosisíma bondad, y dulzura natural, te quiero alabar con lo íntimo de mi corazón. Suplicando a tu entrañable misericordia, que a mi pecador….no me rechaces , ni me prohibas las alabanzas de Tu magnifico Nombre, sino que en lo interior de mi alma con devoto Jubilo de mis palabras, despiertes, y encamines para que te alabe. Alabado seas, Señor Dios mio….Porque eres Creador, y Governador de todas las cosas, y de quien todas tienen origen, poder y operacion encaminada a la alabanza y honor de Tu Nombre. Siempre has de ser alabado, y de todas las criaturas bendito….Te alabe pues Dios mio, Tu incomprensible esencia, la inexplicable Omnipotencia, la inescrutable Sabiduria, la inefable Dulzura, y la Piedad sin medida. Te alabe Tu supereminente bondad, y la superabundante Misericordia, Tu Sempiterna Virtud, y no comprendida Majestad. Te alabe Tu inefable Verdad, Tu incomutable igualdad, Tu Luz consistente, Tu clarisima Nueva, y Tu inviolable sustancia. Te alabe Tu rectísima Justicia, Tu prudentísima disposicion, traquilisimo Govierno y Poder Invencible. Te alabe Tu grandisima dignidad, Tu suma benignidad, Tu aventajadisima dulzura, Tu hermosisima hermosura, y excelentisima Misericordia. Todo nombre, Toda Palabra que de Tu Fe puede predicar, y decir, Te alabe y exalte por todos los siglos…..Te alaben la Corte Celestial y exalten siempre por todos los siglos Tu perpetua Majestad…. Millares de millares de Angeles que con debida veneracion te asisten, te alaben, y canten a Tu Nombre Alabanzas de infinito agradecimiento. Y diez mil millares de centeneres de millares de Ciudadanos celestiales que juntamente te asisten , te alaben con suma alegria, y te adoren con suma reverencia…..Todos los deseos esclarecidos de los santos y toda la dulce elocuencia de los Maestros, y las singulares virtudes, y afecciones perfectisímas que se obraron en honra de Tu Nombre, con universal melodia de todas la criaturas, te alaben y exalten por altisísmo modo, y en la forma que pueden, bendiciendo por los siglos el Santisímo Nombre de Tu Deidad. Todos los santos, y escogidos cuyos nombres están escritos en el libro de la Vida, te alaben y glorifiquen con alabanza perpetua. Y por la plena remision de mis pecados, por librarme de la eterna condenacion, y por conseguir la gloria celestial, te rueguen y merezcan alcanzar el estado de eterna salud. Amén

ORACIÓN MATUTINA

Por: J.Eusebio Nieremberg

Eterno Dios, te adoro como a mi Rey, Dios y Señor, principio y fin de todas las cosas, me humillo delante de Tu Majestad, alabo y glorifico tu infinito ser. Espero de tu infinita misericordia por los meritos de mi Señor Jesucristo que he de conseguir la gloria para la cual me creaste. Temo tu justicia considerando mis pecados y el peligro de cometer otros. Con todo afecto de mi corazón te amo sobre todas las cosas de este mundo por tu bondad infinita. Con tu gracia acepto todas las aflicciones que vinieren por tu causa, no deseando otra cosa que lo Tu quieres, para que en mi y de mi y en todas las cosas se cumpla tu Santa Voluntad. Te doy cuantas gracias puedo darte por todos los beneficios recibidos, porque me haz creado, dado Fe, conservado,redimido,salvado, dado vida Eterna, mi Rey y Señor…. En humilde reconocimiento te ofrezco mis fuerzas y sentidos, mi cuerpo y alma, mis obras, palabras y pensamientos de este dia y de toda mi vida, deseando que todos sean ordenados para tu honra y glora. Dios mio, porque eres infinitamente bueno, infinitamente digno de ser amado y servido, me pesa haberte ofendido, y me arrepiento cuanto puedo de todos mis pecados. Contrito y humillado de pido perdon por ellos y quisiera estallar de dolor por haber ofendido a tu gloriosa y Excelsa Majestad. Propongo firmemente, que con tu gracia y ayuda de tu Santo Espiritu, nunca mas te ofendere, y me apartare y huire de todas las ocasiones de pecar. Acepta SEÑOR, esta mi alma en sacrificio y llena de un abrasado amor de tu bondad y de un eficaz odio de todo pecado, para que en todo te agrade en este dia y en los venideros hasta que me llames a tu presencia a gozar contigo por la eternidad.

Tambien te ofrezco esta oracion especialmente por los que en algo me han enojado, dañado, agraviado, ofendido o vituperado, y por los que yo alguna vez dañe, agravie, enoje y escandalice por ignorancia de tu palabra. Que por tu gracia perdonemos las ofensas que nos hacemos unos a otros como Tu perdonas nuestros pecados y ofensas. Aparta Señor de nuestros corazones toda ira,soberbia, amargura, contiendas, divisiones, y todo lo que nos aparta del amor al projimo, del amor a Ti y de tu gracia. Te pido por mis familiares, amigos, y enemigos y por todos en general, a fin de que de ninguno seas ofendido y de todos alabado, acogidos y protegidos por las preciosas llagas de Jesucristo nuestro Redentor en esta vida y por toda la eternidad. Para que limpio de manchas goce de la bienaventuranza donde reinas por siempre.

Verdaderamente Tu eres mi Amado escogido entre muchos millares, con el cual desea morar mi alma todos los dias de su vida. Verdaderametne Tu eres mi Paz. En Ti está la suma Paz y el verdadero descanso. Fuera de Ti todo es dolor, tribulacion y necesidad infinita. Verdaderamente Tu eres Dios Invisible y tu consejo no es con los malos, sino con los humildes y sencillos en su hablar. Verdaderamente no hay nacion que tenga un Dios tan cerca de si y tan Grande como Tu. Dios nuestro estas cerca de todos tus hijos fieles a los cuales te das para que gocen de paz, consuelo y para que levanten su corazon a los cielos.

En Ti SEÑOR y Dios mio, pongo toda mi esperanza, porque eres mi refugio, en Ti pongo toda mi tribulacion y angustia, porque todo lo que está fuera de Ti lo veo débil y perecedero. Porque no me aprovecharon los muchos amigos, ni me podrán ayudar los defensores valientes, ni los consejeros discretos darán respuesta provechosa, ni los libros de los mas instruidos me podran consolar, ni alguna cosa preciosa librar, si tu mismo no estas presente y me ayudas, esfuerzas, consuelas y guardas. Porque todo lo que parece algo para ganar la paz y la bienaventuranza es nada si Tu estas ausente, Tu pues eres fin de todos las cosas y alteza de la vida y esperar en TI es grandisima consolacion para tus hijos. A Ti SEÑOR levanto mis ojos, en Ti confio Dios Padre de misericordias. Bendice y santifica mi alma con Bendición Celestial, para que sea morada santa tuya, y no haya en este templo cosa de indignidad que ofenda la mirada de tu Inmensa Majestad. Mírame según la grandeza de tu bondad y según la multitud de tus misericordias y escucha la oracion de este siervo tuyo. Defiende y conserva el alma de tu siervo de todos los peligros de esta vida corruptible, por tu gracia, guíame por el camino de la paz a la patria Celestial….Amen

Señor, a ti he clamado, apresúrate a mi, Escucha mi voz cuando te invocare. Suba mi Oracion delante de ti como el incienso, el don de mis manos como la ofrenda de la tarde. Salmo 141:1-2 “Orar es desear ; pero desear lo que Dios quiere que deseemos. El que no siente el deseo en lo profundo de su corazon, ofrece oraciones engañosas.” Francois Fenelon

Dijo Jesus:“Tú cuando estés orando entra en tu cuarto y cierra tu puerta para que ores a tu Padre que está en lo secreto”. Los santos de todos los tiempos han buscado y encontrado a Dios en la quietud: Abraham cuando el horror de la gran oscuridad cayó sobre él y mantuvó vigilia sobre su sacrificio; Moisés en la zarza ardiente en el desierto; Elias en la cima del Monte Carmelo y a la entrada de la cueva; Isaías en el Templo; Daniel sobre sus rodillas solo, orando hacia Jerusalen; Pedro en el techo en Jafa; Saul después de su visión en el camino a Damasco; Juan en el espiritú en el Día del Señor a solas en Patmos; David Livingstone sobre sus rodillas en la choza del pueblito de Chitambo orando hasta que el Señor lo trajó a casa. Pero sobre todos ellos, Jesucristo, su Señor y el nuestro, orando a solas en el desierto, a solas en la montaña, a solas en el Getsemaní, a solas cuando todos le abandonaron y huyeron, orando por los soldados que lo clavaron a la Cruz. El lugar secreto de oración es a solas con Dios.” Samuel Zwemer

Oh SEÑOR, de mañana oirás mi voz; de mañana presentaré mi Oración a Ti, y con ansias esperaré. Salmo 5:3 “La mañana es la hora determinada para mi encuentro con el SEÑOR, dijo Joseph Parker. La sola palabra mañana es un racimo de ricas uvas. Permíteme exprimirlo para beber su sagrado mosto. Anoche enterré la fatiga del día de ayer, y en la mañana pido un nuevo préstamo de energía. ¡Bendito el día cuya mañana es santificada! ¡Exitoso es el día en el que se obtiene la primera victoria en Oración¡ ¡Santo es el día cuya aurora te haya en la cumbre del monte¡ La luz es mas brillante en las mañanas.  Despierta salterio y arpa; me levantare temprano. Cuando tengo comunión con el Padre Celestial en el jardín de la Oración en los momentos en el que el roció de bendición comienza a caer con la salida del sol, recuerdo cierto valle de Rumania en que solamente se cultivan rosas para el mercado de Viena. El perfume de aquel valle en la temporada de la floración es tal, que si usted esta allí unos minutos, dondequiera que usted vaya después, la gente sabrá donde ha estado. La fragancia va con usted. Cuando nos presentamos delante del SEÑOR en las mañanas, todo el día la fragancia de su presencia esta con nosotros.” Manantiales en el Desierto L.B.Cowman “Levántate ahora, insignificante hombre. Huye por un tiempo de tus ocupaciones; escóndete por un momento de los pensamientos que te perturban. Deja a un lado ahora los cuidados que tanto te pesan,y desecha tu laboriosa ocupación. Dale espacio a un tiempo para Dios, y descansa por un poco de tiempo en ÉL. Entra en la recámara interior de tu mente; enciérrate y deja fuera todos los pensamientos, menos el del SEÑOR tu Dios,y su palabra y todos los pensamientos que te puedan ayudar a buscarlo. Mi corazón entero hable del conocimiento del Dios santo ahora.  Habla con el SEÑOR. Cuando dijiste: Busca mi rostro, mi corazón te respondió: Tu rostro, SEÑOR, buscaré. Salmo 27:8. ” Anselmo Desconozco el Autor ¿Has encontrado a tu SEÑOR esta mañana, Antes de ver otra cara humana? ¿Has mirado su belleza, Por su gracia sobreabundante? ¿Te inclinaste en Oración ante Él Antes de irte en tu camino? ¿Has pedido poder llevar Todas las cargas del día? ¿Has visto su voluntad al leer Algo de Su Santa Palabra, y tomaste De Sus promesas una porción, Bendita con Su amor, por Su Nombre? Oh, tan débiles e indignos somos, Y nuestros espíritus tiemblan adentro. Si no buscamos a nuestro Maestro, Antes de empezar la senda. ¡Cómo espera por derramar Su bendición Sobre nuestras vidas al otro día! Cristiano, nunca empieces sin ÉL; Debes hablarle y luego, obedecer.     Confío que el lector cristiano de este escrito nunca se apartará de la fe. Pero la mejor manera de asegurarse de que no se apartará de los caminos del Señor, es recordando mi amonestación: NO descuides la oración privada.

ORACIÓN CRISTO MURIÓ POR TODOS

Por: Agustin de Hipona

Señor, el verdadero mediador es Aquél que por tu inescrutable misericordia te dignaste manifestar a los humildes y le enviaste para que con su ejemplo aprendiesen la verdadera humildad. Este mediador entre Dios y los hombres es el, Jesucristo Hombre, que se manifestó mediando entre los pecadores y mortales. Apareció en una condición que lo situaba entre los pecadores mortales y el Justo inmortal: pues era mortal en cuanto hombre, y era justo en cuanto Dios. Y así, puesto que la justicia origina la vida y la paz, por medio de esa justicia que le es propia en cuanto que es Dios destruyó la muerte de los impíos al justificarlos, esa muerte que se dignó tener en común con ellos.

¡Oh eterno y amantísimo Padre!, ¡qué grande fue el exceso de tu amor para con los hombres, pues no escatimaste a tu unigénito Hijo, sino que le entregaste a que muriese por nosotros pecadores!, ¡qué grande fue el amor que nos mostraste, pues llegó a tal extremo, que aquel mismo Señor siendo tu Hijo,no hizo alarde de ser igual a ti, al contrario, se rebajó hasta someterse a una muerte de cruz! . Así Él había sido el único libre entre los muertos, que tuvo potestad de morir y también la tuvo de resucitar. Él mismo fue el vencedor y la víctima que se ofreció a Ti por nosotros, y por eso fue vencedor, porque fue víctima. Se hizo para contigo sacerdote, y sacrificio por nosotros; y por eso fue el sacerdote, porque Él mismo fue el sacrificio. Y finalmente, de siervos que éramos, nos hizo tus hijos el que, siendo Hijo tuyo, se hizo nuestro siervo.

Con razón, pues, Dios mío, tengo grande y firmísima esperanza de que sanarás todas mis dolencias, por este mismo Señor, que está sentado a tu diestra y te ruega incesantemente por nosotros, de otro modo desesperaría de mi salud. Verdaderamente son muchas y grandes mis dolencias, muchas son y grandes; pero mayor, más copiosa y eficaz es tu medicina. Si el divino Verbo no se hubiera hecho hombre, ni habitado entre nosotros, hubiéramos podido juzgar que estaba muy ajeno de unirse con la humana naturaleza, y desesperar enteramente de nuestra salvación.

Confieso que, aterrado de mis pecados y oprimido del peso de mis miserias, había pensado en mi interior, muchas veces, y formado intención de dejarlo todo y huir a la soledad; pero Tu me lo estorbaste y me animaste diciéndome: “Jesucristo murió por todos, para que los que viven, no vivan ya para sí mismos, sino para aquél que murió por ellos.” Pues, Señor, en Ti pongo todo el cuidado de mi salud, para vivir y emplearme en contemplar las maravillas de vuestra santa ley. Tu sabes mis ignorancias y conoces mis dolencias, pues enseñame y saname. Este vuestro único Hijo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia, me redimió con su sangre. Pues no me opriman los soberbios con sus calumnias, porque me ocupo en meditar el precio de mi rescate, porque le como y bebo, y le distribuyo, y porque reconociendo mi pobreza y necesidad, deseo saciarme de Él entre aquéllos que ya le están comiendo y saciándose de Él, y alaban eternamente al Señor los que le buscan…Amen

LA ORACIÓN DE RENDICIÓN

Por:Francois Fenelon

Dios mío, me quiero entregar a ti. Dame el valor necesario para hacerlo. Dentro de mí, mi espíritu suspira por ti. Fortalece mi voluntad. Tómame. Si yo no tengo la fuerza necesaria para dártelo todo, entonces atráeme con la dulzura de tu amor. Señor, ¿de quién soy, sino tuyo?¡Qué horrible sería pertenecer a mí mismo y a mis pasiones! Ayúdame a hallar en ti toda mi felicidad, porque no hay felicidad alguna fuera de ti.¿Por qué tengo miedo de romper mis cadenas? ¿Acaso las cosas de este mundo significan más que tú para mí? ¿Tengo miedo de entregarme a ti? ¡Qué error! Ni siquiera soy yo quien me entregaría a ti, sino que eres tú el que te entregarías a mí. Toma mi corazón.¡Qué gozo tan grande es estar contigo; estarme callado para poder escuchar tu voz! Aliméntame y enséñame desde tus profundidades. Oh Dios, sólo tú haces que te ame. ¿Por qué habría de tener miedo a dártelo todo y acercarme a ti? ¡Quedarme en el mundo es algo más aterrador que esto! Tu misericordia puede vencer cualquier obstáculo. No soy digno de ti, pero me puedo convertir en un milagro de tu gracia….Amen

FUISTE HECHO PARA DIOS

Por: Francois Fenelon

En realidad, la mayoría de la gente no conoce a Dios. Sabe lo que ha leído, o le han dicho, pero es un conocimiento intelectual en el que falta una verdadera experiencia espiritual. La mayoría de nosotros aprendemos al crecer que hay un Dios, pero no estoy seguro hasta qué punto lo creemos. No actuamos como si creyéramos en Dios. Y los que creen en Dios, tienen con Él una relación basada en el temor, más que en el amor.

¿Cuántos aman a Dios y lo quieren conocer tal como Él es? Oro para que siempre haya gente así, aunque sea poca. Todos fuimos hechos para Dios. Pero cuando se le habla a la gente de buscar a Dios dentro de sí, es como decirle que vaya a otro planeta. ¿Qué se halla más lejano y es más desconocido que el fondo de tu propio corazón?Oh Dios mío, no te comprendemos. No sabemos que existimos por medio de ti. Ayúdame a verte en todas partes. Has permitido algo asombroso: una mezcla de bien y mal, incluso en el corazón de los que están más entregados a ti. Esas debilidades nos mantienen humildes y cercanos a ti. Por eso, ahoga en mi corazón todo lo que se levante para poner en tela de juicio tu bondad.

Permíteme sentarme en silencio ante ti, y entonces comenzaré a comprender. Nada te fuerza a superar a tus enemigos. “Tú eres paciente porque eres eterno.” Oh Dios, ámate a ti mismo en mi Mientras más te ame, más te buscarás con tu incansable amor. Oh Dios mío, te adoro. Tú me has hecho sólo para ti. Existo para ti…Amen

Agustín de Hipona, antes de tener un verdadero encuentro con Cristo, de colocarlo en primer lugar en su corazón y de amarlo con toda su alma, fue tras los placeres de este mundo lo que expreso asi en su libro Confesiones: “¡Oh demencia, incapaz de amar humanamente a los hombres! ¡Insensato de mí, que me dejaba llevar sin moderación de las pasiones humanas! Así era yo en aquel tiempo. Me enardecía, suspiraba, lloraba y me turbaba, sin descanso ni consejo. Así iba cargando mi alma destrozada y sangrante, que no se dejaba cargar y yo no sabía en dónde ponerla. Ni en los bosques más amenos ni en los juegos y los cantos, ni en los olorosos jardines, ni en los brillantes banquetes, ni en los placeres de la cama, ni en los libros y poemas hallaba reposo. Todo me era aborrecible, la luz misma y todo cuanto no era él me era tedioso y no llevadero y mi único consuelo, bien relativo, eran las lágrimas y los gemidos.Y cuándo desistía de llorar me aplastaba un enorme peso de miseria que sólo Tú podías aliviar. Yo sabía esto, pero ni quería ni podía; cuando pensaba en Ti no eras para mí algo firme y sólido, sino un vacío fantasma.” Después de su encuentro con Cristo Oro asi:

ORACIÓN:JESÚS ES DULZURA Y AMOR

Por: Agustin de Hipona

¡Oh Salvador mío, fuente inagotable de dulzura y de bondad! No piense yo más que en TI. Cuando al mismo tiempo que a Ti se ama cualquiera otra cosa, ya no se te ama, ¡oh Dios mío!, con verdadero amor. ¡Oh amor lleno de dulzura, dulzura llena de amor, amor exento de penas y seguido de infinidad de placeres; amor tan puro y tan sincero que subsiste en todos los siglos; amor cuyo ardor no hay cosa que pueda apagar ni entibiar! ¡Jesús, mi Adorable Salvador, cuyas bondades, cuyas dulzuras son incomparables, caridad tan perfecta como que sois nada menos que mi Dios! Véame yo abrasado en vuestras divinas llamas, de suerte que no sienta ya más que aquellos torrentes de dulzuras, de placeres, de delicias y de alegría, pero de una alegría enteramente justa, enteramente casta, pura, santa y seguida de aquella perfecta Paz que Solamente en TI se encuentra. Sea yo abrasado en las llamas de aquel amor, ¡Oh Dios mío!, con todo el afecto de mi corazón y de mi alma. No quiero, bien mío, no quiero en lo sucesivo más amor que el tuyo…. Amén.

¿A quien tengo yo en los cielos sino a ti ? Y fuera de Ti Nada Deseo en la tierra. Salmo 73:25

“El Ministerio de la predicación está abierto a pocas personas, pero el Ministerio de la Oración —el más elevado de todos los Ministerios humanos— está abierto a todos…” Leonard Ravenhill

SEÑOR, INCLINA MI CORAZÓN A TI

Por: Lancelot Andrews

Con todo mi corazón te he buscado; No me dejes desviarme de tus mandamientos. En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti. Bendito tu, oh Señor; Enseñame tus estatutos…. Ordena mis pasos con tu Palabra, Y ninguna iniquidad se enseñoree de mi…. Salmo 119:10-12- 133

Alzare mis manos a tus mandamientos que he amado. Abre mis ojos y veré, inclina mi corazón y deseare; ordena mis pasos y caminare en el camino de tus Mandamientos. SEÑOR, se mi Dios, que no haya otro antes que tu. Concédeme adorarte y servirte segÚn tus mandamientos: Con verdad en mi espíritu, con reverencia en mi cuerpo, con bendición en mis labios, tanto en publico como en privado. Ayúdame a honrar y a someterme a los que han sido puestos sobre mi. Ayúdame a mostrar afecto y consideracion hacia los que han sido puestos bajo mi cuidado. Ayúdame a vencer con el bien el mal, Ayúdame a liberarme del amor al dinero y contentarme con lo tengo. Ayúdame a hablar la verdad en amor, a no codiciar o caminar en los deseos de mi carne. Ayúdame SEÑOR a considerar el fin de mis días. A eliminar toda ocasión que me lleve a pecar. Ayúdame SEÑOR a ser sobrio. A no estar ocioso. A huir de la compañía del perverso. A hacer un pacto con mis ojos. A poner mi cuerpo en sumisión. Ayúdame SEÑOR a darme a la Oración. A venir al arrepentimiento. Oh SEÑOR, cerca de espinos mi camino, para que pueda evitar el camino falso de la vanidad. Sujétame con cabestro y con freno para que no me aparte de ti. Oh Señor, fuérzame a entrar a Ti, Inclina mi corazon a Ti…Amen

“Orar es una necesidad vital: Si no nos dejamos guiar por el Espíritu caemos en la esclavitud del pecado (Galatas 5: 16-25). ¿Cómo puede el Espíritu Santo ser “vida nuestra”, si nuestro corazón está lejos de él? Nada vale como la Oración: Hace posible lo que es imposible, fácil lo que es difícil. Es imposible que el hombre que Ora pueda pecar. Juan Crisostomo

“Quien Ora no Peca y quien Peca No Ora.” A.D.

LA ORACIÓN DE JABES

Por: Samuel Clark

E invocó Jabes al Dios de Israel diciendo: ¡Oh si me dieras Bendición, y Ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras del mal, para que no me dañe ! Y LE OTORGÓ  DIOS LO QUE PIDIO. 1Cronicas 4:10 Versión RV.

Queridos amigos del Camino: Hace poco leí un librito llamado “ La Oración de Jabes”. Se trata de la oración de un hombre mencionado en un solo pasaje de la Biblia , I Crónicas 4:9,10, en medio de largas genealogías de las tribus de Israel. ¿Por qué llama tanta atención esta oración? Porque Dios le concedió lo que pidió. Este hecho motivó al autor del libro a hacer suya esta oración TODOS LOS DIAS DE SU VIDA . Ahora testifica que Dios ha hecho lo mismo para él que hizo con Jabes.

Vamos a verlo en la traducción de la Biblia de las Americas:

“Jabes invocó al Dios de Israel, diciendo: ¡Oh, si en verdad me bendijeras, ensancharas mi territorio, y tu mano estuviera conmigo y me guardaras del mal para que no me causara dolor!”

Es una magnífica oración para cualquiera que cree que Dios es el Padre bueno que da buenas cosas a Sus hijos (Mateo 7:11). Tiene cierta semejanza con “El Padre Nuestro” que Jesús enseñó a Sus discípulos, otra oración modelo que es buena para cada día. De hecho, hay muchas oraciones en la Biblia que traerían muchísimas bendiciones a nuestras vidas si las hiciéramos regularmente. “No tenéis, porque no pedís” (Stgo. 4:2).

Me gustaría hacer mis propios comentarios sobre esta oración. “Oh, que me bendijeras en verdad…” El Padre ya nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo (Ef. 1:3). Estas bendiciones datan desde el momento de creer y estar en Cristo (I Cor. 1:30) e incluyen:

La elección para ser santos.

La predestinación para ser hijos,

La gracia impartida, La redención y el perdón por la sangre de Cristo, El conocimiento del misterio de Su voluntad de reunir todas las cosas en Cristo, La herencia y el sello del Espíritu Santo que garantiza nuestra redención final (Ef. 1:4-14).

Estas son las bendiciones que tenemos ya, no debemos seguirlas pidiendo. Pero hay otras bendiciones que necesitamos pedir para recibir y seguir pidiendo día tras día. Pablo pidió éstas por los efesios (1:15-21 y 3:15-20), los filipenses (1:9-11), los colosenses (1:9-12) y los tesalonicenses (3:12,13). Estas son las bendiciones espirituales que necesitamos:

• Espíritu de sabiduría y revelación en un mejor conocimiento de Dios • Certeza de nuestra esperanza, de Su herencia en nosotros y Su gran poder para con nosotros • Fortalecimiento en el hombre interior por Su Espíritu • Establecimiento en el amor para conocer Su amor por nosotros • Llenura de toda la plenitud de Dios • Abundancia en ciencia y conocimiento para aprobar lo mejor • Llenura de frutos de justicia para la gloria de Dios • Llenura del conocimiento de Su voluntad en sabiduría e inteligencia espiritual • Un andar digno del Señor, agradándole, llevando fruto en toda buena obra y creciendo en el conocimiento de Dios • Fortalecimiento con Su poder para paciencia y longanimidad • Crecimiento y abundancia en amor • Firmeza en la santidad para la venida de Jesucristo

Todos necesitamos bendiciones espirituales y materiales. Bendiciones son aquellas cosas que vienen del Buen Padre que hace el bien para Sus hijos. El quiere que pidamos, busquemos y llamemos para que sepamos que en realidad dependemos totalmente de Su cuidado, ayuda y gracia en esta vida. Oración es dependencia, es la fe en acción. La actitud de uno que pide bendiciones es de dependencia y no de independencia, así vivimos o andamos por la fe y no la vista (II Cor. 5:7).

¿Quieres las bendiciones de Dios? Pídelas. No presumas que El vaya a hacer lo que nos ha mostrado que debemos pedir con perseverancia. Jabes pidió las bendiciones verdaderas, o sea claras demostraciones de que Dios está escuchando y contestando la oración. Por esto a mí me gusta añadir lo que necesito hoy: “Que me bendijeras con tu paz en las muchas tensiones de mi horario para hoy; con meditaciones ricas de tu Palabra durante el día; y con la oración continua que me anima y motiva tanto…” ¿Cuáles bendiciones necesitas tú “hoy”? Pídelas. Dios será tan específico contigo como tú eres con El.

“… que ensancharas mi territorio” es la petición de un agricultor que quería más lugar para sembrar o pastar sus animales. Para un hombre de negocios sería “más clientes”. Para un doctor, “más pacientes”. Para una ama de casa, “más amigas”. Para todo cristiano sería bueno orar así para “más oportunidades de evangelizar, enseñar o servir.” Más territorio implica más trabajo, así que no pidas esto si no tienes la disposición de explotar el terreno nuevo a lo máximo. Eliseo pidió la doble porción del espíritu de Elías, su mentor. Recibió lo que pidió: el doble de milagros pero también el doble de vida, trabajo y sufrimiento.

¿Por qué quieres más? ¡Cuidado! Dios no va a contestar esta petición si es para un mal propósito. “Que aumentes mis oportunidades para que te pueda servir mejor, agradarte más y glorificarte en verdad” es la clase de petición que Dios quiere. Si es para gastar en tus propios placeres no te lo va a dar, porque sería para tu mal, no tu bien (Stgo. 4:1-3). Si quieres más para administrarlo como un buen mayordomo de Dios, no hay límites a lo que puedes pedir. Pero el corazón es engañoso (Jer.17:9). Puedes engañar a otros y hasta a ti mismo pero nunca a Dios. Así que tengamos fe pero no tengamos presunciones escondidas en esta petición por más territorio.

“ Y que tu mano estuviera conmigo” es la petición de la presencia y poder de Dios en nuestra vida. Esa llenura del Espíritu Santo “sobre” nosotros nos hace valientes y audaces sin ser arrogantes y vanidosos. El “exito” verdadero no se mide en pesos o posesiones sino en resultados buenos en las vidas de los que servimos. Esto es cierto en el área de negocios y proyectos o sencillamente en la forma en que uno trabaja en su profesión o vocación. Es ciertísimo en cualquier servicio espiritual cuando los dones de Dios se emplean para el bien del Cuerpo de Cristo. En todo lo que hacemos, si lo hacemos en el Nombre del Señor Jesucristo y para la gloria de Dios, necesitamos “la mano del Señor” con nosotros. Siempre cuando el Antiguo Testamento menciona alguna obra grande del Señor, lo logró con “Su mano levantada” o “Su brazo extendido”. Dios interviene en nuestros asuntos para el bien cuando se lo pedimos.

Otra vez, algo personal. Me gusta pedir que Su mano esté conmigo “en la plática que voy a dar o el estudio que voy a dirigir o la visita que voy a hacer.” Debemos empapar cada acto del día con esta petición para que Dios sea nuestro Ayudador. Pablo se atrevió a decir que colaboraba con Dios, y cuando habló de los éxitos en su ministerio siempre decía “lo que Dios había hecho con nosotros”. ¿Qué tienes que hacer hoy que necesita “la mano de Dios” contigo? Espero que digas: “Todo lo que voy a hacer necesita Su poder” porque así es en realidad. Pide Su mano contigo para todo.

“ Y que me guardaras del mal” es una petición muy necesaria porque vivimos en un mundo lleno de males porque el Maligno está sembrando la maldad en todas partes. Es casi imposible no ver, oír o sentir el mal en un día normal. David cantó muchas veces en sus oraciones “Guárdame de mis enemigos.” Cristo nos enseñó lo mismo. Pero cuántas veces no pedimos Su protección ni nos ponemos la armadura de Dios (Ef. 6:10-18) antes de salir al mundo lleno de peligros y enemigos. No es raro que haya tantos tropezones, caídas y faltas para confesar luego. El que no cree que vivimos en un mundo malo no entenderá por qué Cristo oró “Guárdalos del Maligno” (Juan 17:15).

Cuántos cristianos, sobre confiados en su propio poder para vencer a Satanás, han caído en sus trampas porque no pidieron la protección divina. ¿Cuándo somos tentados? ¿Cuándo nos ataca el enemigo? ¿Hace citas el diablo para pelear? Un enemigo ataca cuándo y dónde no estamos preparados. El león rugiente busca a quién devorar. Los que han orado sinceramente pidiendo la protección de Dios son guardados de él. Jabes no quería sufrir “dolor”. (Su nombre viene de la raíz “dolor”. Tal vez muchas veces él había sufrido dolor, o a lo mejor su madre le puso ese nombre por el dolor que le causó cuando nació.) El mal causa dolor tan seguramente como un bebé causa dolor al nacer. El pecado es una siembra de cosecha dolorosa más adelante. Debemos pedir la protección de Dios constantemente.

Ahora bien, me pareció a mí que yo sería un tonto si no pidiera estas mismas cosas todas las mañanas en mi tiempo devocional y durante el día. Si no las pido, las pierdo. Si las pido, las recibo. Es la ley de la oración en Mateo 7:7-11. En Juan 16:24 Jesús dijo: “Hasta ahora nada habéis pedido en mi Nombre; pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea completo”. No seamos los tontos que no piden. Pidamos estas cosas con perseverancia.

P.D. Puedes recortar el versículo y pegarlo en tu espejo para formar el hábito diario desde temprano de pedir lo que Dios quiere hacer para ti.

Padre Celestial, Gracias te doy por este mensaje que has puesto en mis manos para compartir con tu iglesia. Cúbrenos con un manto de Oración y Ayuno, y que cada día podamos hacer esta Oración y en Lugar de Jabes colocar nuestro nombre, y  tal como le Respondiste a Jabes así lo hagas con cada uno de nosotros, en el nombre de Tu amado hijo Jesucristo hacemos esta Oración. Amen.

ORACIÓN DE ANA

Por:A. Lucia M.Cadavid

Siempre me he identificado con Ana, cuando tenia problemas con mi esposo, me sentía muy triste igual que Ana, pues pensaba que mi rival era fértil como mujer y yo no, pensaba que ella tenia todo lo que yo anhelaba, el amor de mi esposo, sus atenciones, invitaciones, comprensión, el dinero y tiempo que me pertenecía a mi y a mis hijos y  mi vida sexual. Entonces, me sentia estéril como mujer y como esposa. Ana, igual que yo, tenia una rival llamada Penina que la irritaba, enojaba y entristecia, porque ella tenía hijos de su esposo, pero Ana era estéril. Despues que Ana oro con toda su alma e hizo pacto con Dios,  la respuesta vino y la esterilidad se termino. Dios le concedió dar a luz a Samuel, quien fue profeta de Israel y  entregado al servicio de Dios, porque ese fue el pacto que Ana hizo con Dios.  Lo que mas anhelaba, un hijo, lo ofrecio a Dios, lo dedico para su servicio en el templo. Fue tal el gozo de Ana, cuando recibió la respuesta de parte de Dios que oro  en gratitud.  Me llama mucho la atención que  en esta Oración, Ana destaca el contraste que hay entre los confían en Dios y como son bendecidos, a pesar que en determinado momento “pareciera” que están derrotados, que están fracasados, que no tendrán éxito, que no hay esperanza, que son esteriles y no pueden dar a luz. Y los que No confian en Dios, los soberbios, los arrogantes, los que humillan a los hijos de Dios como lo hacia Penina, que irritaba a Ana, porque Dios no le había concedido tener hijos. Aquellos que han confiado en sus propias fuerzas y hacen  burla a los hijos de Dios, porque ellos tienen, lo que ahora tu no tienes, quedarán en vergüenza y confusión.

Recibamos hoy esta palabra de parte de Dios, La esterilidad Espiritual, Financiera, Física causada por enfermedades y dolencias se termina en el nombre de Jesucristo y es restituida Siete Veces, para los que confían y esperan en el Señor. El verso 5 dice: Los que antes tenían de sobra, ahora se alquilan por un pedazo de pan, pero los que tenían hambre ahora ya no la tienen. La mujer que no podía tener hijos, dio a luz SIETE VECES. Doy testimonio que Dios me ha restituido siete veces en todas las áreas, lo que el enemigo me robo a través de la infidelidad. Dios también te restituirá a ti, en su tiempo, si le crees y perseveras sin desmayar.

Has la siguiente oración que se encuentra en 1Samuel 2:1-10, con todo tu corazón y no olvides que Dios es Dios de Pactos y al igual que lo hizo con Ana te responderá a ti:

ORACIÓN DE ANA

1 Samuel 2 (Dios Habla Hoy)

1. Y Ana oró de esta manera: “Señor, yo me alegro en ti de corazón porque tú me das nuevas fuerzas. Puedo hablar contra mis enemigos porque tú me has ayudado. ¡Estoy alegre! 2. ¡Nadie es santo como tú, Señor! ¡Nadie protege como tú, Dios nuestro! ¡Nadie hay fuera de ti! 3. Que nadie hable con orgullo, que nadie se jacte demasiado, porque el Señor es el Dios que todo lo sabe, y él pesa y juzga lo que hace el hombre. 4. Él destruye los arcos de los poderosos, y reviste de poder a los débiles; 5. los que antes tenían de sobra, ahora se alquilan por un pedazo de pan; pero los que tenían hambre, ahora ya no la tienen. La mujer que no podía tener hijos, ha dado a luz siete veces; [ a ] pero la que tenía muchos hijos, ahora está completamente marchita. 6. El Señor quita la vida y la da; nos hace bajar al sepulcro y de él nos hace subir. 7. El Señor nos hace pobres o ricos; nos hace caer y nos levanta. 8. Dios levanta del suelo al pobre y saca del basurero al mendigo, para sentarlo entre grandes hombres y hacerle ocupar un lugar de honor; porque el Señor es el dueño de las bases de la tierra, y sobre ellas colocó el mundo. 9. Él cuida los pasos de sus fieles, pero los malvados mueren en la oscuridad, porque nadie triunfa por la fuerza. 10. El Señor hará pedazos a sus enemigos, y desde el cielo enviará truenos contra ellos. El Señor juzgará al mundo entero; dará poder al rey que ha escogido y hará crecer su poder.” 

LAS ORACIONES DE LOS PURITANOS

Por:John Baillie

Dios todopoderoso, en esta hora de quietud, busco comunión contigo. Regreso de la agitación y la fiebre de los quehaceres, de los ruidos discordantes del mundo, de la alabanza y las recriminaciones,de los pensamientos confusos y las imaginaciones vanas de mi propio corazón y a la luz clara de tu eternidad, reflexionaré sobre el patrón que deberá regir mi vida. Que se profundice en mi oh Dios, la seguridad de tu poder y de tu gloria, para que aprecie las cosas terrenales en su verdadera Dimension. Haz que asimile la gran verdad que tu palabra enseña, que un dia tuyo es como mil años, y mil años como un dia. Dame el entendimiento de tu perfecta santidad, que ponga fin a todo orgullo respecto de mi propia realizacion. Concedeme una vision tal de tu belleza increada, que no me satisfaga ninguna otra belleza menor. Aunque la tierra y la humanidad en su estado actual desapareceran, y los astros y los universos (2Pedro 3:1-14), quedaras tu y en ti toda existencia transformada(1Corintios15:35-58). Me contento, oh Padre, con dejar mi vida en tus manos, y creo que hasta los cabellos de mi cabeza los has contado. Me contento con poner mi voluntad bajo tu control, porque creo que en ti puedo encontrar una justicia nunca alcanzable por mi mismo. Me regocija que tomes a mis seres queridos a tu cuidado, porque tu amor por ellos es mas grande que el mio. Me alegra que manejen tus manos las causas de la verdad y de la justicia, y la venida de tu reino a los corazones. Bien se que mi pasion evangelizadora por las almas no es mas que una debil sombra de tu proposito. A ti, oh Dios, sea la gloria por siempre…Amen

La Oracion es un privilegio sagrado.Es un deber, una obligacion imperativa para todo creyente. Es tambien un medio, un instrumento y una condicion. EL NO ORAR ES PERDER EL GOCE DE UN ALTO PRIVILEGIO.” Edward Bounds

EN ESPERA DE TU PRESENCIA

Por:John Baillie

Dios Omnipotente y Eterno estas oculto a mi vista. Estas mas alla de la comprensión de mi mente. Tus pensamientos no son como mis pensamientos, tus caminos son inescrutables. Has llenado mi vida de tu Espíritu, Has formado mi mente para buscarte Has inclinado mi corazón para amarte. Me has inquietado para que descanse en ti. Con todo has plantado dentro de mi hambre y sed que todas las alegrías de la tierra no pueden satisfacer. Oh solo tu, que sabes que me espera en este dia, concédeme que cada hora pueda estar cerca de ti. Permiteme estar en el mundo pero no ser de el. Si compro algo ayudame para que sea como si no poseyera Nada. Si no tengo Nada concédeme vivir como si poseyera Todas las cosas. Permiteme que no emprenda hoy ninguna tarea que no este de acuerdo con tu voluntad para mi vida, y que no me resista a hacer cualquier sacrificio que tu voluntad me demande. Sugiere, dirige y controla cada movimiento de mi mente, por mi Señor Jesucristo. Amen…

“No existe mejor manera de aprender a Orar que Orando. Es bueno hablar acerca de los misterios de la Oración, ponderar sus profundidades y aprender sus métodos.Pero es mejor ORAR. La Oración es como un automóvil: No tenemos que entender todo acerca de su funcionamiento interno para ir alguna parte. He encontrado que si solamente ORAMOS, incluso si lo hacemos de una manera equivocada, Dios se agrada de nuestros débiles esfuerzos y Jesús amorosamente nos guia a maneras mas excelentes. También podemos estar seguros de que el Bendito Espíritu Santo ajustará, corregirá e interpretara nuestra ORACIÓN ante el trono de Dios.” Richard Foster

DESEANDO SOLO A DIOS

Por: Soren Kierkegaard

¿A quien tengo yo en los cielos sino a Ti? Y fuera de ti Nada Deseo en la tierra. Mi carne y mi corazón desfallecen; mas la roca de mi corazón y mi porción ES DIOS PARA SIEMPRE….Salmo 73:25-26

¡Padre que estás en el cielo! ¿Qué somos nosotros sin ti? ¿Qué es todo lo que conocemos? Aunque abundante información, solo un fragmento astillado sino te conocemos. ¿Qué es todo nuestro esfuerzo? Aunque pudiera abarcar el mundo, solo una obra inconclusa sino te conocemos. ¡Tu el único Dios, una sola cosa y LO ERES TODO! De manera que dale tu al intelecto la sabiduría, para entender esa sola cosa; al corazón la sinceridad para recibir ese entendimiento; a la voluntad, la pureza para que desee solo una cosa…A Dios. En la prosperidad nos concedas perseverancia para desear solo a Dios. En medio de las distracciones, sosiego para desear solo a Dios. En el sufrimiento paciencia para desear solo a Dios. Tu, que das el principio y la conclusión cuando temprano alborea la mañana, da al joven la resolución para desear solo a Dios…. Cuando el día declina, dale al viejo un recuerdo renovado de su primera resolución de manera que la primera pueda ser como la ultima y la ultima como la primera, en posesión de una vida que ha deseado nada mas que a Dios…. ¡Ay!, pero esto no ha sucedido, algo se ha interpuesto. La separación del pecado esta en medio. Cada dia, y dia tras dia algo se interpone;retraso,obstrucción,engaño,corrupción. Asi, en este tiempo de arrepentimiento danos una vez mas el valor para desear solo una cosa: A Dios. Es verdad hay interrupción en nuestras tareas ordinarias,dejamos de lado nuestro trabajo como si fuera un dia de descanso cuando el penitente esta solo ante ti, acusándose a si mismo. Esta es de hecho una interrupción. Pero es una interrupción que explora en retrospectiva en sus mismos principios lo que podría unir nuevamente aquello que el pecado había separado, que en su pesar pudiera expiar el tiempo perdido, que en su ansiedad pudiera llevar a termino lo que esta delante de el. Tu que das el principio y la conclusión, danos tu victoria en el dia de la Necesidad para que lo que nuestros deseos ardientes y nuestra resolución determinada no pueden lograr, nos sea concedido en la aflicción que trae el arrepentimiento:Desear una sola cosa…A Dios Padre, Hijo y Espiritu Santo en nuestro corazon, tres personas distintas y un solo Dios verdadero…Amen.

“Asegúrate de ser cuidadoso con tus deberes Secretos, sea lo que sea que hagas. Mantenlos siempre activos. El alma que es descuidada en lo que a ellos se refiere No podrá ser prosperada. La Apostasía casi siempre Comienza cuando la Oración es descuidada y olvidada. Dedica bastante tiempo a la comunión secreta con Dios. Ese es el secreto que enriquece al cristiano. Ora solo. Permite que la Oración sea la llave que abra tu día por la mañana y el cerrojo que cierre por la noche. La mejor manera de luchar contra el pecado es luchar Sobre nuestras rodillas.” Philip Henry

LAS PROFUNDIDADES The Valley of Vision:Oraciones de los Puritanos”

SEÑOR JESÚS, Dame un arrepentimiento más profundo, dame horror del pecado, y terror de su cercanía. Ayúdame a huir con la conciencia limpia y a resolver celosamente que mi corazón será solo tuyo. Dame una confianza más profunda en Ti, que pierda mi vida para hallarla en Ti, la base de mi reposo, la fuente de mi ser. Dame un conocimiento más profundo de ti, como Salvador, Maestro, Señor, y Rey. Dame más poder en mis oraciones privadas, y más dulzura en Tu Palabra, permíteme aferrarme firmemente en tu Verdad Dame más santidad en mi hablar, pensar, actuar, y no dejes que busque la virtud moral lejos de Ti. Ara y cava profundamente en mí, Señor mío, Labrador celestial, que todo mi ser sea como un campo cultivado, con las raíces de tu gracia creciendo a lo largo y ancho, hasta que sólo Tú seas visto en mí, Tu hermosura de oro como cosecha de verano, Y tu mucho fruto como otoño abundante. No tengo otro amo, sino a Ti, otra ley, sino tu voluntad, ningún deleite, sino Tú mismo, ninguna riqueza, sino lo que me has dado nada bueno, sino lo que Tú has bendecido ninguna paz, sino la que Tú me otorgas. Yo no seré nada, sino lo que Tú hagas en mí. No tengo nada, sino lo que recibo de ti. Yo no puedo ser nada más de lo que, en tu gracia, Tú me adornes. Excava en mi hasta lo más profundo, querido Señor, y luego lléname hasta rebosar de agua viva. “Del mismo modo que las tentaciones repentinas no deben hacer que te abstengas de Orar y de derramar tu alma delante de Dios, tampoco las corrupciones de tu corazón deben servir de impedimento. Acaso halles en ti  que satanás quiera persuadirte de que ni tu persona ni tus actos son aceptados por Dios (Zacarías 3:1), y quizás tales cosas procuren intervenir en tus oraciones a ÉL. A ti te toca, entonces, juzgarlas, orar pidiendo ayuda contra ellas, y postrarte tanto más humildemente a los pies de Dios, usando tu vileza y corrupción como argumento para implorar la gracia que justifica y santifica, en vez de dejarte abatir por el desaliento y la desesperación. David así lo hizo: “Perdonarás también mi pecado; porque es grande” (Salmo 25:11).” Jhon Bunyan

EL VALLE DE LA VISIÓN

Oraciones de los Puritanos

(Tomadas del Libro Valley of Vision)

Oh Dios Inmutable Bajo la convicción de tu Espíritu aprendo que: Mientras más hago, peor soy, Mientras mas conozco, menos conozco, Mientras más santidad tengo, más pecador soy, Mientras más amo, más necesidad de amar veo.

¡Oh qué miserable soy! ¡Oh Señor!, tengo un corazón salvaje, Y no puedo permanecer tranquilo en tu presencia, Actúo como las aves ante los hombres. Descuido la Oración , pensando que he orado Lo suficiente o que lo he hecho ardientemente, Por saber que has salvado mi alma.

De todos los hipócritas, concede que no sea Un hipócrita evangélico, que peca con mayor Seguridad porque la Gracia Abunda , Que Dice a sus pasiones que la sangre de Cristo las limpia, que razona que Dios no puede arrojarle en el infierno, porque está salvo, que ama la predicación evangélica, las iglesias, a los cristianos, pero vive impíamente.

Mi mente es un balde sin fondo, no tiene entendimiento espiritual, ni deseo por el día del Señor. Que siempre está aprendiendo, pero nunca alcanza la verdad, Siempre en la fuente del evangelio pero nunca reteniendo agua. Mi conciencia se encuentra sin Convicción ni contrición, no siente nada de que arrepentirse. Mi voluntad está desprovista de poder de decisión o resolución. Mi corazón no tiene afecto y está lleno de filtraciones. Mi memoria no retiene, Olvidando así fácilmente las lecciones aprendidas Y tus verdades se fugan y se van. Dame un corazón quebrantado que pueda llevar a Casa el agua de la Gracia.

Arrepentimiento Continuo

(Tomadas del Libro Valle de la  Visión)

O Dios de gracia, Tú has imputado mi pecado a mi substituto, Y has imputado

su rectitud a mi alma, Vistiéndome con el atuendo de la novia, Adornándome con joyas de santidad. Pero en mi caminar cristiano estoy aun en harapos; Mis mejores oraciones están manchadas de pecado; Mis lágrimas de penitencia están llenas de impureza; Mis confesiones de lo malo son tantos agravios de pecado; Mi recepción del Espíritu esta tintado con egoísmo.

Necesito arrepentirme de mi arrepentimiento; Necesito que mis lágrimas sean lavadas; No tengo túnica que traer para cubrir mis pecados. No tengo atuendo que utilizar como mi propia rectitud;

Estoy siempre vestido con trapos de inmundicia, Y por gracia siempre estoy recibiendo un cambio de atuendo, Porque Tú siempre justificas al impío; Siempre estoy huyendo al país lejano, Regresando siempre a casa como un prodigo, Diciendo siempre, Padre, perdóname, Y Tú estas siempre trayendo la mejor túnica. Cada mañana, déjame vestirme con ella, Cada tarde, déjame regresar con ella puesta, Ir a mi día de trabajo en ella, Casarme en ella, Estar herido de muerte en ella, Presentarme delante del gran trono blanco en ella, Entrar al cielo en ella, brillando como el sol. Otórgame que nunca pierda de vista La excesiva pecaminosidad del pecado, La excesiva rectitud de la salvación, La excesiva gloria de Cristo, La excesiva belleza de la santidad La excesiva maravilla de la gracia.

Amor Cristiano

O Amante de quien no tiene amor,Es tu voluntad que te ame con el corazón, alma, mente, fuerza, y a mi prójimo como a mi mismo. Pero no soy suficiente para lograr estas cosas. No hay por naturaleza amor puro en mi alma; Cada afección en mi esta lejos de ti; Estoy atado, como un esclavo de la lujuria, no puedo amarte, a pesar de lo amoroso que Tú eres, hasta que Tú me hayas liberado. Por tu gracia soy yo libre, y he de servirte, pues creo que Tú eres mi Dios en Jesús, y que mediante El yo soy redimido, y mis pecados son perdonados. Con esta libertad siempre te obedeceré,pero no puedo caminar en libertad, así como no puedo obtenerla, por mi mismo. Que tu Espíritu me traiga más cerca de ti, y de tus caminos. Tú eres el fin de todos los medios, ya que si ellos no me conducen a ti,termino entonces con las manos vacías. Ordena todos mis caminos mediante tu santa Palabra y haz tus mandamientos el gozo de mi corazón, que mediante ellos pueda yo tener una feliz comunión contigo. Que crezca yo en tu amor y que lo pueda manifestar a todo el mundo.

Espíritu de amor, hazme como el amoroso Jesús; dame su temperamento benevolente, sus acciones beneficiosas, para que pueda yo brillar delante de los hombres para tu gloria. Mientras más obre tu amor en mí, y por mí, humíllame más, mantenme más sencillo, modesto, y siempre listo para darte a ti el honor.

Crucificando Mis deseos y Emociones

Señor reconozco que soy como una cáscara llena de polvo, pero animada por un alma invisible y racional, renacida por el invisible poder de la gracia.

Pero no soy objeto alguno de alto precio, sino quien no

tiene nada ni es nada, aunque he sido elegido por ti desde la eternidad, entregado a Cristo y nacido de nuevo.

Estoy profundamente convencido del mal y la miseria de mi estado de pecado, de la vanidad de las criaturas, pero también de la suficiencia de Cristo.

Cuando tu me guías, quiero controlarme yo mismo.

Cuando tu debes ser soberano, quiero gobernarme solo.

Cuando tu cuidas de mi, me creo suficiente.

Cuando debo depender de lo que me das, recurro a lo mio.

Cuando debo someterme a tu providencia, sigo mi voluntad.

Cuando debo estudiar, amar, honrar, confiar en ti, me sirvo a mismo.

Fracaso y corrijo tus leyes para que se adapten a mí y en vez de a ti busco la aprobación humana y soy por naturaleza un idólatra.

Señor mi principal propósito es hacer que mi corazón vuelva a ti.

Convénceme de que no puedo ser mi propio Dios, o hacerme feliz a mi mismo, ni ser mi propio Cristo para restaurar mi gozo, ni mi propio Espíritu que me enseñe, me guie y me gobierne.

Ayúdame a ver que la gracia hace todo eso por medio de providencial aflicción, porque cuando mi crédito es bueno, tu me humillas, cuando las riquezas son mi ídolo, tu haces que vuelen, cuando el placer es mi todo, tu lo cambias en amargura.

Quítame mi ojo aventurero, mi oído curioso, mi apetito codicioso,mi corazón lascivo. Muéstrame que nada de estas cosas puede sanar un conciencia herida, o sostener una estructura que se derrumba, o retener un espíritu que se va. LLévame entonces a la cruz y déjame allí. Amen.

Si tienes algún comentario o necesitas consejería, escríbenos a través de nuestro correo electrónico

INFO@MINISTERIORESTITUCION.ORG

Translate »