MENUMENU

● NEGARSE A SÍ MISMO

Luego Jesús llamó a sus discípulos y a la gente, y dijo:—Si alguno quiere ser discípulo mío,  nieguese a sí mismo, tome su cruz y sígame
             
Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda la vida por causa de mí y del evangelio, la salvará….Marcos 8:34-36

“Negarse a sí mismo es abandonar y renunciar a Todo lo que impide la presencia constante de Cristo. Es poner nuestros cuerpos bajo control; nuestras pasiones y apetitos bajo sujeción.Programas sensuales de televisión actualmente estimulan los apetitos carnales entre los “cristianos” hacia la pornografía. La lujuria y la sensualidad están casi fuera de control, aun entre los “cristianos”. Casi a diario escucho de pastores y hermanos que pasan horas viendo películas y cassettes pornográficos. Multitudes del pueblo de Dios, incluyendo predicadores del Evangelio, desperdician un tiempo precioso ante el ídolo de la televisión. Tal como Lot, nuestras mentes están siendo perturbadas por las cosas que vemos y oímos.  No necesitamos cocaína o alcohol, tenemos una droga legalizada: la comida. Nunca en todo el tiempo que tengo de convertido he visto tantos cristianos con los apetitos de la carne fuera de control. Lo que Cristo está pidiendo, es una clase de devoción hacia Él mismo, que eche fuera del corazón todo lo que impide una profunda unión con Cristo. Es un compromiso a convertirnos en absolutamente nada ante Dios y los hombres. ¡Los profetas de la comodidad están todavía entre nosotros! Ellos hablan acerca de la palabra de Dios, acerca de profecía, y sazonan sus suaves mensajes con mucha Escritura. Pero hay una falsedad en lo que ellos predican. No están predicando la Cruz, la santidad y la separación del mundo. No hacen demandas a los que los escuchan. Muy pocas veces hablan de pecado y de juicio. Aborrecen el solo mencionar el tema de sufrimiento y dolor. Para ellos, los héroes de la Fe del libro de los Hebreos fueron cobardes, sin fe, perdedores, sin dinero, quienes tenían miedo a -reclamar sus derechos-. Su único deseo es promover estilos de vida lujosa y hacer a las personas sentirse cómodas en su búsqueda de la buena vidaEllos no están hablando de parte de Dios. Todo lo que ellos están haciendo es hacer sentir cómoda a la gente en sus pecados. Con razón las multitudes se congregan para sentarse a escuchar sus mensajes. Estos mensajes no son el llamado de Cristo para negarse a uno mismo y tomar la Cruz.   Negarse a sí mismo, es estar completamente dispuesto a decir como Pablo: “Ya no vivo yo”, –es CRISTO viviendo en mí–“ Gálatas 2:20 El mundo deberá perder su encanto para nosotros. Debemos morir a toda ambición personal –a todas las ataduras de las cosas terrenales–, hasta que podamos decir honestamente: “Yo estoy muerto a este mundo y todo lo que representa. Ya no vivo yo”. Físicamente vivo, ¡sí! Pero debo morir a todo lo que impida mi visión y amor por Cristo. Cualquier cosa que sea, deberá irse. ¿Lujuria, sensualidad, lascivia? ¿Planes de nuestro propio Yo? ¿Amarguras, enemistades, rencores, envidias, malos sentimientos? ¿Ansias de reconocimiento? ¿Autoestima? Debo morir a todo esto. Debo traerlo todo a la cruz y ejecutar un juicio de mi propia persona.   ¿Por qué los cristianos que están a punto de morir se separan tanto del mundo y de las cosas físicas y materiales? Es porque la eternidad está a la vista. Todo palidece en comparación al gozo que está por delante. ¿Por qué no podemos vivir así todo el tiempo? ¿Por qué no mantenemos nuestras mentes fijas en Cristo siempre?” DAVID WILKERSON


             

  “Como debe el hombre negarse a sí mismo, y desviarse de toda codicia. Hijo, no puedes poseer libertad perfecta, si no te niegas a tí mismo del todo. Todos los que son amadores de sí mismos están en prisiones, son codiciosos, ociosos y vagabundos, buscan continuo las cosas de la tierra y no las que son de nuestro Señor Jesucristo. Componen e inventan lo que no ha de permanecer; porque todo lo que no procede de Dios perecerá. Toma esta breve y perfectísima palabra. Déjalo todo y has de hallar todo Deja la codicia y hallarás el reposo. Trata esto en tu pensamiento, y cuando lo cumplieres, entenderas toda cosa. Esto no es obra de un día, ni juego de niños: Me parece que en esta suma se encierra toda la perfección cristiana. Te dice el SEÑOR: “Hijo, no debes volver atrás, ni caerte luego  oyendo la carrera de la perfección; antes debes provocarte y animarte a seguirla, o a lo menos a suspirar por ella con vivo deseo. ¡Oh si hubieses llegado a tanto que no fueses amador de tí mismo, y estuvieses puramente a mi voluntad! Entonces me agradarías mucho, y pasarías tu vida en gozo y paz. A un tienes muchas cosillas que debes dejar, que si no las renuncias enteramente, no alcanzarás lo que pides. Yo te aconsejo que compres de mi oro refinaado para que seas rico: Que es la sabiduría celestial, que holla todo lo bajo. Desprecia la sabiduria terrena, y el humano contentamiento, y el tuyo propio. Yo te dije que se deben comprar las cosas mas viles con las preciosas y altas. Al parecer humano ¡cuá vil, pequeña y casi olvidada parecerá la verdadera sabiduría, que no sabe grandezas de sí mismo, ni quiere ser engrandecida en la tierra! la cual está en la boca de muchos, mas en la vida andan muy apartados de ella; y ella es por cierto una perla preciosísima escondida a muchos. ” TOMAS DE KEMPIS

” Duro y pesado parece el precepto del SEÑOR, que quien quiera seguirle ha de negarse a sí mismo. Pero no es duro ni pesado lo que manda el SEÑOR, que ayuda a hacer lo que manda. Y también es cierto lo que dice en el salmo: Por las palabras de tus labios he seguido ásperos caminos. Y es verdadero también lo que dijo el SEÑOR: Mi yugo es fácil y mi carga ligera. EL amor convierte en suave lo que los preceptos tienen de duro….  ¡Cuántas calamidades han sufrido los hombres, por cuántas deshonras han tenido que pasar y tolerar para lograr el objeto de su amor! Es igual que se trate de un amante del dinero, es decir, un avaro; o de un amante de cargos públicos, es decir, un ambicioso; o de un amante de los cuerpos hermosos, es decir, un lascivo. Pero ¿quién puede enumerar todos los amores?  ¿De qué te extrañas que el que ama a Cristo y quiere seguirlo, por fuerza del mismo amor se niegue a sí mismo? Pues si, amándose a sí mismo, el hombre se pierde negándose a sí mismo, se reencuentra al instante. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará.Marcos 8:35   Amarse a uno mismo no consiste en otra cosa que en querer hacer su propia voluntad. Antepón a todas las cosas la Voluntad de Dios… Pues para que sepas que es un vicio amarse, dice así el Apóstol: Habrá hombres amantes de sí mismos, amantes del dinero….amadores de los deleites mas que de Dios.2Timoteo 3:2-3 Tras abandonar a Dios, comienza a amarse a sí mismo, y amar lo que está fuera de sí, hasta tal punto que, habiendo dicho el Apóstol: Habrá hombres amantes de sí mismosacto seguido añadió: amantes del dinero. Comenzaste a amar lo que es exterior a ti y te extraviaste. Por tanto, cuando el amor del hombre se pone en movimiento hacia las cosas externas, comienza a hacerse tan vano como las cosas con las que anda y, en cierto modo, a regalar en plan derrochador, sus fuerzas. Se vacía, se desperdicia, se empobrece, apacienta cerdos. Y mientras se fatiga en el pastoreo de los mismos,  hace memoria y dice: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre comen pan mientras que yo aquí perezco de hambre! , ¿qué está escrito del hijo prodigo que malgastó sus bienes viviendo una vida desenfrenada, y quiso tener en su poder cuanto el padre guardaba justamente para él? Quiso disponer de ello a su antojo, lo malgastó y se encontró necesitado...Volvio en si, recapacitó, diciendo: Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra Ti.Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; Lucas 15:18-19   Tome su Cruz ¿Qué significa tome su cruz? Soporte lo que le sea molesto; sígame pese a Todo. Cuando comiences a seguirme en mis costumbres y preceptos, muchos te llevarán la contraria, muchos te lo impedirán, muchos te disuadirán, y esto de entre los que figuran como compañeros de viaje de Cristo. Al lado de Cristo caminaban quienes prohibían gritar a los ciegos Mateo 20:31 Por tanto, si quieres seguirle, convierte en cruz tanto las amenazas como los halagos o cualquier clase de prohibiciones; tolérala, sopórtala y no sucumbas. Parece que estas palabras del SEÑOR exhortan al sufrimiento. En caso de persecución, ¿no debe despreciarse todo por Cristo?  …Antepóngase el que hizo el mundo. Grande es el mundo, pero mayor el que hizo el mundo. Hermoso es el mundo, pero más hermoso el que hizo el mundo. Suave es el mundo, pero más suave el que hizo el mundo.   No amen al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, la pasión de la carne, la pasión de los ojos y la arrogancia de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y también sus pasiones, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre..1Juan 2:15-17″ AGUSTIN DE HIPONA


             

 Nieguese asimismo, tome su cruz: Jesus está diciendo “Elige morir conmigo”. Elige odiar tu vida en este mundo de la misma forma que yo he elegido la cruz”. Eso es lo que Jesús quería decir cuando dijo en Mateo 16:24: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame”. Nos llama a elegir la cruz. Una persona solo puede hacer una cosa en una cruz. Morir. “Tome su cruz” significa, “haz como un grano de trigo, cae en el suelo y muere”. Elígelo pero ¿Por qué? por el bien de un compromiso radical con el ministerio. Hechos 20:24 dice: “Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios”. Creo poder escuchar a Pablo decir: “no importa lo que me pase, si tan solo puedo vivir para la gloria de su gracia”. JHON PIPER


             

************************************


             

LA VIDA CENTRADA EN EL YO

Por: Andrew Murray
             
Si alguno quiere venir en pos de mi, nieguese a sí mismo, y tome su cruz y sigame

A menudo oímos hablar a cerca de la vida de entrega y surge la pregunta: ¡Cuál es el secreto? ¿Porque hay tantos creyentes que desperdician su vida en alianza con el mundo en lugar de vivir el testimonio, el privilegio y la gloria de los hijos de Dios? Entonces, suele surgir otra pregunta: ¿Porqué es que cuando vemos algo que está mal, luchamos pero no podemos vencerlo? ¿Porque despues de orar y prometer cientos de veces, estamos todavía viviendo una vida disminuida, dividida, ambivalente? Para esas preguntas hay una sola respuesta: El yo es la raíz de todo el problema. Por tanto, su alguien me pregunta: “Como puedo liberarme de esta vida conflictiva?” La respuesta no puede ser: “Debes hacer esto o aquello, o tal otra cosa” La respuesta debe ser: “La vida nueva que viene de lo alto., la vida de CRISTO, debe reemplazar a la vida del “Yo”; solo entonces podemos ser vencedores.”

Siempre vemos desde afuera hacia adentro. Hagamos lo mismo aqui, consideremos en este versiculo solamente la frase “a si mismo”. Esa es la marca del discipulo. ese es el secreto de la vida cristiana: Neguemos el Yo y todo saldrá bien.

Examinemos la expresión “a si mismo”: Solo cuando empezamos a comprender que es el Yo, sabemos realmente lo que hay en la base de nuestros fracasos, y estamos preparados para buscar la Liberación en Cristo.

Satanás, encabezando una multitud de ángeles, comenzó a admirarse a si mismo y a pensar en los maravillosos poderes con que Dios lo habia dotado, y a deleitarse en ellos. Comenzó a pensar: “Puede un ser como yo permanecer siempre dependiendo de Dios?” Se exalto a si mismo, y el orgullo lo enfrentó a Dios. En el mismo se transformó de ángel celestial en diablo del infierno. El Yo entregado a Dios conlleva la gloria de permitirle al Creador revelarse en nosotros. El Yo que rechaza a Dios es la oscuridad misma y el fuego del infierno.


             

Dios creo al hombre y satanás vino en la forma de una serpiente y tentó a Eva con la idea de hacerse igual a Dios, de tener un “Yo” independiente, conociendo el bien y el mal. Y mientras le hablaba, le inspir´, a través de esas palabras, todo el veneno del infierno, ingresó en la humanidad, y es este “Yo” maldecido el que hemos heredado de nuestros primeros padres. Fue ese “Yo” el que trajo destrucción y ruina al mundo. Y todo lo que habrá a lo largo de interminables años de eternidad en le infierno, no será otra cosa que el reinado del “Yo”, la maldición del “YO”, separando al hombre de Dios. Si queremos entender plenamente lo que Cristo hizo por nosotros, y si queremos ser partícipes de una salvación plena, debemos aprender a conocer, odiar y renunciar totalmente a ese “Yo” condenado. La primera manifestación del YO es la AUTODETERMINACIÓN, que lleva a satisfacerse a uno mismo, es el gran pecado del hombre. Está es la raíz de todo compromiso con el mundo., que es lo que destruye a tanta gente. Los hombres no pueden entender porque no habrían de satisfacerse a sí mismos a su antojo. Numerosos creyentes nunca han llegaod a entender que cristiano es el hombre que Nunca busca propia voluntad sino que busca siempre la de Dios, como lo hace aquel en quien vive el propio Espiritu de Cristo. “Heme aquí, vengo hacer tu voluntad, Dios mío” Hay creyentes que hacen su propia voluntad en cientos de maneras, y sin que sin embargo tratan de ser felices, buenos, útiles: Y no saben que dentro de ellos está su autodeterminación robándoles la posibilidad de la bendición… Observemos nuestra vida a la luz de la palabras de Jesús. Recordemos esto: Cada vez que nos complacemos a nosotros mismos, negamos a Cristo. Es una cosa o la otra. Debemos agradarle solo a EL y negarnos a nosotros mismos, o complacernos a nosotros mismos y negarle a EL.

La segunda manifestación del Yo es la AUTOCONFIANZA: Si nos complacemos a nosotros mismos obtendremos autoconfianza, con sus efectos relacionados: El autoesfuerzo, la autodependencia. ¿Que llevó a Pedro a negar a Jesus? el SEÑOR se lo habia advertido. ¿Porqué no siguió la advertencia? A causa de su autoconfianza. Estaba seguro de sí mismo: “SEÑOR, te amo. Nunca te negaré. Estoy dispuesto a ir a la cárcel y aun a la muerte” Era simplemente autoconfianza. La gente me ha preguntado muchas veces ¿Porqué fracaso? Deseo fervientemente vivir en la voluntad de Dios y Oro fervientemente para lograrlo….” Mi respuesta generalmente es: “Simplemente porque confia en sí mismo” Pero dicen: “No, no es asi. Se que no soy bueno, y se que Dios está dispuesto a cuidarme. Pongo mi confianza en Jesús” Les respondo: “No hermano,no. Si usted confiara en Dios y en Jesús no fracasaría, en cambio confia en sí mismo.” Debemos convencernos de que la causa de todo fracaso en la vida cristiana no es otra cosa que esta. Confio en este Yo condenado en lugar de confiar en Jesús. Confío en mis propias fuerzas en lugar de confiar en la fuerza omnipontente de Dios. Y eso es lo que dice Cristo: “Nieguese a sí mismo”.

La Tercera manifestación del Yo es la AUTOEXALTACIÓN: Cuanto celo y orgullo hay en el mundo cristiano, cuanta sensibilidad respecto a lo que otros dicen o piensan de nosotros, cuanto deseo de alabanza humana y deseo de agradar a los hombres, en lugar de vivir siempre en la presencia de Dios con un solo pensamiento: “¿Le estoy agradando a EL?”. El Yo nacido del infierno nos separó de Dios, y es un engañador maldito que nos aleja de Jesús. El que habla de sí mismo busca su propia gloria; pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero y no hay injusticia en El. Juan 7:18


             

¿Que debemos hacer para librarnos del Yo? Jesús nos responde: “Si alguno quiere venir en pos de mi, nieguese a sí mismo, y tome su cruz y sígame.” Debo negarme a mi mismo y tomar a Jesús mismo como mi vida, tengo que elegir. Hay dos vidas: La vida del Yo y la vida de Cristo, debo elegir una de las dos. Nuestro SEÑOR dice: “Sigueme, hazme la ley de tu existencia, la regla de tu conducta, dame todo tu corazón, sígueme y yo me haré cargo de todo”. Es un solemne canje que tenemos delante de nosotros. Advirtiendo el peligro del Yo con su orgullo y su maldad, acudir y arrojarnos ante el Hijo de Dios, diciendo: “Niego mi propia vida. Tomo tu vida para mi”. La razón por la que los cristianos oran y oran pidiendo que la vida de Cristo surja en ellos, sin lograrlo, es que no han negado su Yo. ¿Como puedo librarme de la vida del Yo? Recordemos la parábola del hombre fuerte que no guardaba su casa, hasta que vino uno mas fuerte y lo expulsó. Luego la casa fue barrida y arreglada, pero estaba vacía y entonces el hombre volvio con otros siete espíritus peores que el. Sólo Cristo mismo posesionándose de nuestra vida puede puede dominar la vida del Yo. Recuerde al apóstol Pablo cuando vio la visión celestial. Para que no se enorgulleciera de sí mismo, Cristo le dio un aguijon en la carne para humillarlo. Tenia una tendencia natural a la autoexaltación que lo hubiera dominado, pero Cristo le libró de ello porque cuidaba fielmente al siervo que lo amaba…Jesucristo es capaz por su divina gracia, de impedir que el poder del yo se afirme o tome primacia. Jesucristo desea llegar a ser la vida del alma. Está deseoso de enseñarnos a seguirle de tal forma, y a tener el corazón y la vida de tal modo consagrados a EL, que siempre sea EL la luz del alma. Entonces podremos decir con el Apostol Pablo: ” Con Cristo estoy crucificado y ya no vivo Yo, mas Cristo vive en mi”.


             

Hay una sola manera de ser librado del la vida del Yo. Debemos seguir a Cristo, dirigir nuestro corazón hacia El, escuchar sus enseñanzas, entregarnos al SEÑOR cada dia para que EL sea todo en nosotros y por el poder de Cristo la negación del Yo se hará una bendita e incesante realidad. La comunión con la Cruz de Cristo comprende una incesante negación del yo en cada hora y cada momento por la gracia de Dios. Debemos ser crucificados con Cristo. Debemos vivir con EL como los que han sido bautizados en su muerte. ¡Pensemos esto! Cristo no tenia un yo pecaminoso, pero tenia un yo, y de hecho lo estuvo negando hasta la muerte. En el Getsemaní dijo: “Padre, pero que no sea como yo quiero, sino como tu”. Negó ese yo inmaculado hasta la muerte para que el Padre pudiera recibirlo despues de la tumba resucitado y glorificado. ¿Podemos esperar ir al cielo de alguna forma diferente a la que EL fue? ¡Cuidado! Recordemos que Cristo fue a la muerte y la tumba, y es en la muerte deL Yo, siguiendo a Cristo hasta las últimas consecuencias, que se alcanza la liberación y la vida.

Debemos humillarnos delante de Dios al considerar lo que el Yo es en nosotros, reconocer que el Yo es la causa de todo pecado, de todo defecto, de todo fracaso, de todo lo que deshonra a Dios, y decir: “Estoy es lo que soy”. Luego dejemos a Cristo tomar el control total de nuestra vida, creyendo que su vida puede ser la nuestra. No pensemos que es facil librarse del Yo carnal. La negación y muerte de nuestro Yo debe ser tan solemne como la muerte de Cristo en el Calvario, el poder de la muerte de Cristo debe ejercer influencia sobre nosotros cada día. Estamos llamados a vivir la vida de Cristo y Cristo viene a vivir su vida en nosotros. Humillemonos ante el pensamiento de lo que ha hecho este Yo y como ha deshonrado a Jesús.


             

Oremos fervientemente: “SEÑOR, con tu luz descubre este Yo, te rogamos que nos lo muestres. Abre nuestros ojos y revelanos lo que ha hecho, muestranos que es el unico obstaculo que nos ha demorado….SEÑOR, y Dios el Yo tornó un arcangel en un demonio, y el Yo arruinó a mis primeros padres, y los arrojó del paraíso a la oscuridad y a la miseria. El Yo ha sido también la ruina de mi propia vida y la causa de todos mis fracasos, te ruego que me reveles esto.” Cristo va vivir en mi, El lo hará todo por mi. Neguemos el Yo, tomemos la cruz para morir con Jesús, sigamoslo solo a EL, y que nos de la gracia para entender, recibir y vivir la vida de Cristo.


             

******************************************

ORACIÓN: “SEÑOR, ayúdanos a apartarnos de todo aquello que nos aleja de Ti para complacer nuestro ego, ayúdamos a decir NO al mundo y sus deseos y SI a TI, Salvador y Redentor Nuestro. SEÑOR, gracias porque con el poder de Santo Espiritu que habita en nosotros podremos vencer con el bien el mal. El mundo dice: Satisface tus deseos, de comida, bebida, busca todo lo que te proporcione autogratificación, entregate a los vicios, a las pasiones desordenadas y al sexo, hasta enfermar, autodestruirte y morir. SEÑOR, tu dices: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás…Este es el Pan que desciende del cielo, para que el que de EL come, no muera. Juan 6:34-50 …La iglesia es su cuerpo(nosotros los que hemos creído en Cristo somos su cuerpo), de quien ella recibe la plenitud de Cristo, quien lo llena todo en todo. Efesios 1:23 El mundo dice: Busca el reconocimiento,la fama,los aplausos, este es el verdadero éxito (según los hombres), asi podrás presumir de tus logros, te sentirás orgulloso de ti mismo y menospreciaras a los demás con altivez y prepotencia. SEÑOR tu dices: …Aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y HALLARAN DESCANSO PARA SU ALMA. Mateo 11:29 …Pero su fama se extendía más y más; y se reunía mucha gente para oírle, y para que les sanase de sus enfermedades. Mas EL se apartaba a lugares desiertos, y oraba.Lucas 5:16 Al orgullo le sigue la destrucción;a la soberbia, el fracaso. Proverbios 16:18  El mundo dice: Codicia los bienes materiales, codicia el dinero, codicia los bienes ajenos, no descanses, ni te detengas, de ser necesario, miente, engaña, haz fraude, hasta obtener todo lo que deseas. SEÑOR tu dices: Esten atentos y cuidense de toda forma de avaricia; porque aun cuando alguien tenga abundancia, su vida no consiste en sus bienes.Lucas 12:15″  Lucía M.Cadavid

Si tienes algún comentario o necesitas consejería, escríbenos a través de nuestro correo electrónico

INFO@MINISTERIORESTITUCION.ORG

Translate »