MENUMENU

● CUANDO LA RESPUESTA TARDA Y EL PODER DE LA ORACIÓN PERSEVERANTE

Por: Andrew Murray

También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar…. Y Dijo el SEÑOR:: Oíd lo que dijo el juez injusto. ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? Os digo que pronto les hará justicia. Lucas 18:1-6-8

De todos los ministerios del mundo de la Oración, la Necesidad de la Oracion Perseverante es uno de los mayores. Que el SEÑOR que es tan amoroso y que tanto anhela bendecir, tenga que ser suplicado vez tras vez, a veces año tras año, hasta que llegue la respuesta, es algo que no podemos facilmente comprender. Es también una de las más grandes dificultades prácticas en el ejercicio de la Oración de Fe. Cuando después de larga perseverancia en la súplica nuestra oración queda sin responder, es a menudo más fácil para nuestra vida holgazana y carnal, y tiene además toda la apariencia de una piadosa sumisión y justificación, el pensar que ahora debemos cesar de orar, porque puede que Dios tenga su razón secreta para no dar Su contestación a nuestra petición. Es solamente por la Fe que la dificultad puede ser vencida. Una vez la Fe se ha afirmado sobre la Palabra de Dios y el Nombre de Jesús, y se ha entregado a la dirección del Espiritu para buscar unicamente la voluntad y el honor de Dios en su Oración, no es necesario que sea desalentada por la demora. Por las Escrituras se sabe que el poder de la Oración de Fe es sencillamente irresistible. La Fe real jamás puede sufrir desengaño: Sabe que, como el agua, para reunir el poder irresistible que puede poseer, tiene que juntarse y acumularse hasta que la corriente pueda descender con plena fuerza, asi tambien, tiene que haber con frecuencia un acumulamiento de Oración, hasta que Dios ve que la medida se ha llenado, y entonces viene la respuesta… Sabe con certeza que ni una sola plegaria de Fe puede fallar en su efecto en el cielo, sino que tiene su propia influencia, y es atesorada para producir una respuesta a su debido tiempo para aquel que persevera hasta el fin. Sabe que no tiene que ver con pensamientos ni con posibilidades humanas, sino con la Palabra del Dios viviente. Y asi, a semejanza de Abraham, quien por durante tantos años “creyó aun en esperanza contra esperanza”, y luego “por medio de la Fe y la paciencia heredó la promesa”, estima que “la tardanza” del SEÑOR es la salvación, esperando y apresurando hasta la venida de su SEÑOR para cumplir su promesa.

Cuando la respuesta a nuestra Oración no viene enseguida, para poder combinar la paciencia tranquila, y la confianza gozosa en nuestra Oración Perseverante, debemos procurar comprender especialmente las dos frases en las cuales nuestro SEÑOR declara el carácter y la conducta, no del juez injusto, sino de nuestro Dios y padre hacia aquellos que claman a EL dia y noche: ¿Se tardará en responderles? Les digo que pronto les hará justicia. El Maestro lo dice. La bendición está preparada, no solo está presto, sino que esta deseoso de darles lo que ellos piden, el eterno amor de Dios arde con deseo anhelante de revelarse plena y completamente a su hijo amado y de satisfacer sus necesidades. Dios no demorará un solo momento mas de lo que es absolutamente necesario; EL hará todo lo que pueda hacer para apresurar la respuesta. ¿Pero, porque, si todo esto es verdad, y su poder es infinito, porque con frecuencia se prolonga tanto la espera, en cuanto la respuesta a la Oración? ¿Y por qué es que los mismos escogidos de Dios, tan a menudo, tienen que clamar dia y noche en medio del conflicto y del sufrimiento?. ¡He aquí que el labrador espera largamente el precioso fruto de la tierra y es paciente acerca de él hasta que reciba las primeras y las últimas lluvias! El labrador espera, en verdad, con ansias su cosecha, pero sabe bien que tiene que tiene que soportar todo su periodo de resplandor de sol y lluvia, y obtiene así prolongada paciencia. El hombre también en su naturaleza espiritual, esta bajo la ley del crecimiento gradual que reina en toda la vida creada. Es solo por el camino del desarrollo que llega a su destino divino. Y es el Padre en cuyas manos están los tiempos y las estaciones, Quien unicamente conoce el momento cuando el alma o la iglesia ha madurado hasta esa plenitud de Fe, en la cual puede en realidad recibir y retener la bendición.

La percepción de esta verdad conduce al creyente a cultivar: La Paciencia y La Fe. Por la Fe en la promesa de Dios, sabemos que tenemos las peticiones que le hemos solicitado. La Fe recibe y mantiene asida la respuesta en la promesa, como una posesión espiritual invisible, se regocija en ella y da gracias y alabanzas por ella. Pero existe una diferencia entre la Fe que así retiene ya la contestación y la más clara, mas plena y mas madura Fe que obtiene la promesa como una experiencia actual. Es en la Oración Perseverante, que el alma crece y alcanza esa plena unión con su SEÑOR la cual puede entrar en la posesión de la misma bendición en EL… La Fe que obtiene al mandato, ha creido que ya ha recibido, puede conceder que Dios ocupe el tiempo necesario, porque sabe que ha prevalecido y que tiene que prevalecer. Es una tranquila, persistente, determinada perseverancia continua en Oración con Acción de gracias hasta que llega bendición. Y así vemos combinadas esas potencias que a primera vista parecían tan contradictorias: La Fe que se regocija en la respuesta del Dios Invisible como una posesión actual, con la Paciencia que clama día y noche hasta que esa respuesta sea revelada. La rapidez de la “tardanza” de Dios, se encuentra con Fe triunfante pero paciente de Su hijo que espera.

Nuestro gran peligro en esta escuela de la respuesta demorada, es la tentación de pensar, que despues de todo, no sea la voluntad de Dios darnos lo que hemos pedido. Si nuestra Oración ha estado y está de acuerdo con la Palabra de Dios y bajo la dirección del Espiritu Santo, no nos abadonemos a esos temores. Aprendamos a concederle tiempo a Dios. En su trato con nosotros Dios necesita tiempo. Si solamente le damos tiempo, es decir, tiempo en la comunión diaria para que EL pueda ejercer toda influencia de Su Presencia sobre nosotros y si concedemos tiempo, dia por dia, en el curso de nuestro esperar, para que la fe demuestre su realidad y para henchir y llenar todo nuestro ser, entonces EL mismo nos conducirá de la FE a la Visión, y veremos nosotros la gloria de Dios. No permitamos que ninguna demora sacuda nuestra Fe. Acerca de la Fe es para siempre exacto, que “primero es la hierba, luego la espiga, despues el grano lleno en la espiga” Marcos 4:28. Cada Oración de Fe conduce un paso mas hacia la victoria. Cada Oración de Fe contribuye a madurar el fruto y acercarnos mas a ello, contribuye a llenar la medida de la Oración de Fe, medida conocida solamente por Dios. Vence los impedimentos en el mundo invisible, apresura la llegada del fin. ¡Hijo de Dios, concedele tiempo al Padre! EL es quien sabe porque “se tarda” acerca de ti. EL desea que la bendicion sea rica, abundante y segura. Concedele tiempo mientras tu clamas dia y noche, solo recuerda esta Palabra: “Os digo que pronto les hará justicia”.

La bendición de la Oración Perseverante es indecible, no hay nada que tanto escudriñe el corazón como la Oración de Fe. Enseña a descrubir, confesar y renunciar a todo aquello que le impide la venida de la bendición,todo lo que pueda existir que no este de acuerdo con la Voluntad del Padre. Conduce a una más intima comunión con Aquel quien unicamente puede enseñarnos a Orar y conduce a una entrega más completa de si mismo renunciando a otro abrigo y merito, confiando solo en la Sangre derramada y en el Espiritu. Nos llama a una vida de mas intimo permanecer en Cristo.

¡Cristiano concedele tiempo a Dios! El perfeccionara todo lo que a ti concierne. “la tardanza” y “pronto”, esas palabras son la clave al entrar tu por la puertas de la Oración, sean esas palabras tu clave tambien. Y sea asi, bien que pidas por ti mismo o por otros. Toda labor sea fisica o mental, requiere tiempo y esfuerzo; tenemos que entregarnos a nosotros mismos al esfuerzo. La naturaleza descubre sus secretos y concede sus tesoros unicamente a la labor diligente y meditada. Por poco que lo podamos comprender, en el cultivo espiritual la misma ley impera: La simiente que sembramos en el suelo del cielo, los esfuerzos que hacemos, y las influencias que procuramos ejercer en el mundo superior, requieren todo nuestro ser, tenemos que entregarnos a la Oración. Retengamos esa gran confianza “que a su tiempo segaremos, si no desmayamos” Galatas 6:9. Y aprendamos especialmente esa lección, cuando Oramos por la iglesia de Cristo, Ella, como la pobre viuda, en ausencia del SEÑOR, esta aparentemente a la misericordia de su adversario, indefensa e imposibilitada para obtener justicia. Asi pues, cuando oramos por su Iglesia o cualquier porción de ella, que ahora está bajo el poder del mundo, cuando pedimos que EL la visite con las potentes energias de su Espiritu y que la prepare para su venida, oremos en esta segura y firme Fe: La Oración, en toda verdad, ayuda; el seguir Orando sin desmayar, traerá la respuesta. Concedámosle tiempo a Dios y sigamos clamando dia y noche. Dijo el SEÑOR:: Oíd lo que dijo el juez injusto. ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? Os digo que pronto les hará justicia. “Para aprender a orar, hay que orar. La única manera de comprender las profundidades de la Oración, es orando, no leyendo acerca de ella en los libros. Llegamos a las alturas más inalcanzables orando, no escuchando sermones. La única forma de aprender a orar es Orando de rodillas, humillados y quebrantados. Es una habilidad que se desarrolla a través de la experiencia. Aprenderla es como dominar un oficio. Como aprendices, debemos dedicarnos a ella. Es indispensable el deseo genuino, la práctica, la planeación y el tiempo, para llegar a ser especialistas en ella.” Dick Eastman, en No es uncamino fácil.

Trackback from your site.

admin

This information box about the author only appears if the author has biographical information. Otherwise there is not author box shown. Follow YOOtheme on Twitter or read the blog.

Leave a comment

Si tienes algún comentario o necesitas consejería, escríbenos a través de nuestro correo electrónico

INFO@MINISTERIORESTITUCION.ORG

Translate »