• LA BATALLA POR LA PUREZA SEXUAL

Por: Dennis L. Wingfield

Por tanto, no reine el pecado en vuestro cuerpo mortal para que no obedezcáis sus lujurias; ni presentéis los miembros de vuestro cuerpo al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia. Porque el pecado no tendrá dominio sobre vosotros, pues no estáis bajo la ley sino bajo la gracia. Romanos 6: 12-14

A menudo me han preguntado: “¿Cómo te las arreglaste para soportar alguna vez durante ocho años? ¿Y el sexo? No hay manera de que pudiera estar tanto tiempo sin sexo” ¡La respuesta es muy simple!; que era una gracia que me ha dado Dios. Dios no te llama a estar de pie por la sanidad de tu matrimonio sin que te dé la gracia necesaria para hacerlo. Para confiar totalmente en la libre determinación y la voluntad propia es un fracaso seguro. Sólo por la gracia de Dios era yo capaz de vivir una vida casta y célibe, apartado de mi esposa.

Acerca de esto, tres veces he rogado al Señor para que lo quitara de mí. Y Él me ha dicho: Te basta mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, muy gustosamente me gloriaré más bien en mis debilidades, para que el poder de Cristo more en mí. Por eso me complazco en las debilidades, en insultos, en privaciones, en persecuciones y en angustias por amor a Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. 2 Corintios 12: 8-10

Además de la gracia de Dios, es de suma importancia evitar cerca de las ocasiones de pecado. Estimulan la vida sexual, no deben ser entretenidas fotos, música, vídeos, programas de televisión y películas. La mejor manera de evitar la tentación es mantenerte alejado de situaciones que desencadenan pensamientos y deseos sexuales.

Porque esta es la voluntad de Dios: vuestra santificación; es decir, que os abstengáis de inmoralidad sexual; que cada uno de vosotros sepa cómo poseer su propio vaso en santificación y honor, no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios; y que nadie peque y defraude a su hermano en este asunto, porque el Señor es el vengador en todas estas cosas, como también antes os lo dijimos y advertimos solemnemente. Porque Dios no nos ha llamado a impureza, sino a santificación. Por consiguiente, el que rechaza esto no rechaza a hombre, sino al Dios que os da su Espíritu Santo. 1 Tesalonicenses 4: 3-8

Conversaciones uno-a-uno, almuerzos o cenas de negocios con una mujer están fuera de la cuestión. He oído de luchadores muchas veces, “Ella es sólo un amiga(o)” o “Nuestra relación es platónica.” Satanás ama estas situaciones aparentemente inocentes, ya que son un terreno fértil para la tentación. La mejor defensa contra la tentación es no ponerse en estas situaciones. Si tú eres serio acerca de estar de pie por la sanidad de tu relación de una sola carne, tú no deberías tener problemas con esto. Muchos luchadores han perdido la batalla por la pureza sexual mediante la participación en esta supuesta conducta inofensiva.

Los alimentos son para el estómago y el estómago para los alimentos, pero Dios destruirá a los dos. Sin embargo, el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor es para el cuerpo. Y Dios, que resucitó al Señor, también nos resucitará a nosotros mediante su poder. ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Tomaré, acaso, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? ¡De ningún modo! ¿O no sabéis que el que se une a una ramera es un cuerpo con ella? Porque Él dice: LOS DOS VENDRAN A SER UNA SOLA CARNE. Pero el que se une al Señor, es un espíritu con El. Huid de la fornicación. Todos los demás pecados que un hombre comete están fuera del cuerpo, pero el fornicario peca contra su propio cuerpo. ¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Pues por precio habéis sido comprados; por tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios. 1 Corintios 6: 13-20

Tu puedes estar diciendo: “¡Ok, puedo evitar estas situaciones, pero la tentación sexual está en todas partes! Yo estoy constantemente siendo bombardeados por las mujeres con la ropa inmodesta.” Una vez más, con la gracia de Dios se puede mantener la custodia de tus ojos. Basta con mirar hacia otro lado y orar a Jesús: “Señor, yo miro a ti. Ayúdame a evitar toda ocasión de pecado”, o cualquier otra oración que funcione para ti. Al centrarte en Jesús, no estás permitiendo que estas imágenes activen tus pensamientos. En el Sermón de la Montaña, Jesús insiste en la importancia de mantener la custodia de los ojos por elevar el nivel de pureza sexual:

Habéis oído que se dijo: “NO COMETERAS ADULTERIO.” Pero yo os digo que todo el que mire a una mujer para codiciarla ya cometió adulterio con ella en su corazón. Mateo 5: 27-28

Otra sugerencia es tener un socio de responsabilidad. Encuentra un hombre santo y justo que esté dispuesto a trabajar en equipo contigo en la celebración de unos a otros responsables de la pureza sexual. Dile tus luchas y oren unos por otros para mantener la pureza sexual. Satanás le gusta trabajar en los lugares oscuros y secretos. Por brillar la luz de Cristo en aquellas áreas de tu vida que te perturban más, satanás no te permitirá ganar un equilibrio en tu vida. Tú tienes que ser abierto y honesto. En el momento en que tratas de ocultar cualquier tentación o pecado, satanás va a saltar para arrastrarte al lodo. No le des la oportunidad de mantener tus tentaciones en secreto. Compártelas con un socio de la responsabilidad y obtener la libertad de esta táctica común de Satanás para tentar a pecar.

Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es vuestro culto racional. Romanos 12: 1

El mejor libro que he encontrado sobre este tema de cada hombre de batalla: Ganar la guerra contra la tentación sexual Una victoria a la vez por los autores Stephen Arterburn y Fred Stoeker, con contribuciones de Mike Yorkey. Es prudente y sabio equiparse con todos los recursos a tu disposición en la batalla por la pureza sexual. Satanás está constantemente en el trabajo tentador para que caigas en el pecado sexual. Estate en guardia, estate firme y da a tu mente los pensamientos de Cristo que vive en ti. Él te fortalecerá para la batalla si le das el permiso para controlar tus pensamientos, palabras y acciones. Él es el Señor de tu vida. Da gloria a Dios por su presencia amorosa.

Con Cristo he sido crucificado, y ya no soy yo el que vive, sino que Cristo vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por fe en el Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. Gálatas 2:20

Las oraciones están siendo levantadas al cielo en tu nombre. Dios te bendiga, mi hermano.

 

Trackback from your site.

admin

This information box about the author only appears if the author has biographical information. Otherwise there is not author box shown. Follow YOOtheme on Twitter or read the blog.

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

Si tienes algún comentario o necesitas consejería, escríbenos a través de nuestro correo electrónico

INFO@MINISTERIORESTITUCION.ORG

Translate »