MENUMENU

● LA GRATITUD

Por: Nancy Leigh De Moss

Dad Gracias en TODO porque esta es la voluntad de Dios para con nosotros en Cristo Jesus. 1Tesalonicenses 5:18

Nunca será suficiente la importancia que se le dé al tema de la gratitud. He llegado al convencimiento de que no hay nada más apropiado para un hijo de Dios que tener un espíritu agradecido. De igual forma, tal vez no haya nada que haga a una persona menos atractiva que la ausencia de este espíritu. En el transcurso de mi vida he aprendido que ante todas las circunstancias que se me presentan puedo asumir dos actitudes: Adorar o quejarme. Cuando escogemos la senda de la adoración y la acción de gracias, especialmente en medio de circunstancias difíciles, nuestras vidas emanan una fragancia de gratitud que bendice al Señor y a los demás. Por el contrario, cuando nos dedicamos a lamentarnos, a quejarnos o a protestar, caemos en una pendiente destructiva que a la larga nos conduce a la amargura y a la ruptura de relaciones. ¡El precio que pagamos por nuestra ingratitud personal y colectiva! Luego de dos décadas de ministerio dedicado a personas espiritual y emocionalmente lastimadas, he llegado a convencerme de que la falta de gratitud es la causa de mucha de la tristeza, la desesperación y el abatimiento que hoy en día han invadido el alma de los creyentes. Aún más, podría decir que la raíz de muchos de los pecados que invaden y arrasan a nuestra sociedad se encuentra con frecuencia en la rara vez identificada ingratitud. Es imperioso cultivar una «actitud agradecida» en nuestros corazones, en nuestros hogares y en nuestra sociedad. Su presencia trae consigo un sinnúmero de bendiciones, mientras que su ausencia tiene repercusiones profundas y letales. Consideremos las diferencias entre un corazón agradecido y uno que no lo es:

La persona agradecida es humilde, mientras que la desagradecida revela un corazón lleno de orgullo. La persona agradecida se siente muy indigna y por lo tanto, cree que tiene más de lo que realmente merece. La persona desagradecida, por el contrario, siente que merece más de lo que tiene. Hoy en día, aún me acuerdo de la respuesta que daba mi padre cuando le preguntaban cómo estaba: «¡Mejor de lo que merezco!» Tenía un corazón agradecido. Nunca olvidó la desobediencia y rebeldía que caracterizaron los primeros 25 años de su vida, antes de su conversión. Jamás dejó de sorprenderlo el hecho de que Dios lo hubiese salvado, y siempre tuvo un enorme sentido de gratitud hacia Él, incluso por los más mínimos favores. Henry Ward Beecher dijo de manera muy acertada: “El orgullo mata al agradecimiento, más una mente humilde es suelo fértil en el que crece espontáneamente una actitud agradecida. Un hombre orgulloso rara vez es agradecido pues, cree que no tiene todo lo que se merece.” Un corazón agradecido es consciente de Dios y los demás, mientras que un corazón desagradecido es ególatra.Las personas agradecidas piensan y hablan de los demás, mientras que las personas desagradecidas se centran en sus propias necesidades, sentimientos, heridas, deseos, en la forma como han sido tratados, rechazados, heridos o engañados. Una persona desagradecida está llena de sí y su mundo gira alrededor de sí misma. Rara vez se detiene a considerar los sentimientos y las necesidades de los demás.Como resultado de sus preocupaciones personales, las personas desagradecidas están siempretomando y exigiendo de los demás, mientras que las personas agradecidas tienen la libertad de dar y amar a otros. Una de las consecuencias finales más comunes de la ingratitud es la impureza moral. El hombre o la mujer que no agradece a Dios por la forma en que Él satisface sus necesidades, con facilidad acusa y culpa a nuestro buen Dios. Al rechazar lo que ya ha dispuesto Dios, la persona desagradecida está sólo a un paso de satisfacer sus necesidades de manera ilegítima. Un corazón agradecido es un corazón pleno, mientras que un corazón desagradecido está vacío. Aún teniendo mucho menos que los demás,las personas agradecidas disfrutan de un sentido de plenitud; pero si las personas no son agradecidas, poco importa todo lo que tengan, siempre vivirán con un vacío tortuoso en el corazón. Yo me imagino un corazón desagradecido como un recipiente con un agujero por el cual se salen todas las bendiciones. La persona agradecida que no lo es no puede disfrutar las que tiene. El Apostol Pablo, desde las entrañas de una prisión romana y privado de todo excepto las más elementales necesidades, hace una declaración admirable: «Pero lo he recibido todo, y tengo abundancia….» (Filipenses 4:18 Biblia las Américas). ¿Quién sino una persona con un corazón muy agradecido podría haber evaluado su condición en la cárcel con esas palabras? Si somos honestos, creo que la mayoría de nosotros tendría que decir que nuestra correspondencia en dicha situación ciertamente hubiera incluido una letanía de los sacrificios que estábamos haciendo, el precio que estábamos pagando por servir al Señor, las comodidades que nos estaban haciendo falta, y las necesidades físicas y emocionales que teníamos. ¡Pero no Pablo! Con un corazón anegado de gratitud exclama: «Pero todo lo he recibido y tengo abundancia.» De hecho, está tan convencido de la inmensa bondad de Dios que procede a asegurar de nuevo a sus lectores la abundancia que para ellos también hay: “Y mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús» (Filipenses 4:19, Biblia las Americas). Las personas de corazón agradecido se sienten fácilmente satisfechas, mientras que las personas desagradecidas caen en la amargura y el descontento. Después de haber aconsejado durante muchos años a personas crónicamente infelices, deprimidas, frustradas y emocionalmente inestables, he llegado al convencimiento de que estos«trastornos» por lo general surgen de un corazón desagradecido, cualesquiera que sean las circunstancias externas que aparentemente los justifiquen. Una persona desagradecida se aferra a sus «derechos», exponiéndose así al dolor y a la decepción cuando Dios o los otros no actúan de acuerdo a sus expectativas. Pero aquella persona que ha cedido todos sus derechos a Dios tiene una visión agradecida de su vida y en su corazón no hay espacio para las emociones egoístas ydestructivas. Los grandes santos de la antigüedad cantaron al unísono sobre este tema. A.W. Tozer hizo la siguiente observación: “La acción de dar gracias tiene un gran poder curativo. El corazón que rebosa de agradecimiento se salvará de aquellos ataques de tristeza y resentimiento que tanto afectan a muchas personas religiosas.” Matthew Henry escribió en su comentario sobre el libro de Mateo:

La acción de dar gracias es una respuesta adecuada a los pensamientos obscuros e inquietantes, y puede llegar a ser un medio eficaz para deshacerse de ellos. Los himnos de alabanza son el bálsamo por excelencia para el alma decaída y ayudan a curar la melancolía. Cuando no tengamos respuesta a la pena y el temor, podemos recurrir a esto: «Te agradezco, Padre.» John Henry Jowett se expresó con respecto al tema de la siguiente manera: «La gratitud es una vacuna, una antitoxina y un antiséptico.» Otro pastor expandió la analogía: La gratitud puede ser la vacuna contra el enfado y el descontento. Así como las antitoxinas previenen los efectos desastrosos de ciertos venenos y enfermedades, la actitud agradecida destruye el veneno que causa el malhumor y el resentimiento. La acción de gracias es un antiséptico refrescante para aquellas ocasiones en las cuales nos vemos golpeados por los problemas.” Friedrich Ruckhert lo expresó sucintamente de la siguiente manera: «Si primero haces una pausa para dar gracias a Dios por cada una de tus alegrías, no tendrías tiempo para llorar tus penas.” Un corazón agradecido se manifiesta y se expresa a través de palabras de agradecimiento, mientras que un corazón desagradecido se revela a través de protestas y quejas. Un espíritu agradecido es el que permite a quienes lo poseen responder a las circunstancias difíciles con una acción de gracias. Como alguien dijo una vez: «Algunas personas se quejan porque Dios puso espinas en las rosas, y otras alaban al Señor por haber puesto rosas entre las espinas.» De nuevo hago énfasis en lo que nos enseñan sobre esta materia algunos creyentes del pasado.

Matthew Henry, el bien conocido comentarista del siglo XIX, al ser atacado por ladrones hizo la siguiente anotación en su diario refiriéndose a dicha experiencia: “Como primera medida quiero dar gracias puesto que esta es la primera vez que me roban; como segunda medida quiero dar gracias pues, aunque se llevaron mi cartera, no me quitaron la vida; como tercera medda agradezco el hecho de que aunque me quitaron todo, no era mucho; y por último agradezco el que yo haya sido la víctima del robo y no quién lo perpetró.” Las personas agradecidas son una fuente refrescante de vida, mientras que las personas desagradecidas caen en las aguas estancadas de su egoísmo, exigencia y desdicha llevándose consigo a los demás.

Todos hemos conocido alguna vez a alguien cuya compañía nos resultaba desagradable debido a su visión abatida de la vida. La falta de gratitud es contagiosa; envenena y contamina la atmósfera de nuestros corazones, hogares y relaciones. De igual forma, la gratitud también se contagia. Fran es víctima de una parálisis cerebral. Ha padecido muchas cirugías dolorosas además del divorcio de sus padres no creyentes, la muerte de su padre y una existencia relativamente aislada. Al cabo de unos dos años luego de haber conocido a Cristo, Frank me escribió con el fin de compartir conmigo lo que Dios le había estado enseñando. Hizo una lista de los «aguijones» que tenía que soportar diariamente. Luego concluyó con un original poema hecho por ella y titulado sencillamente:

ACCIÓN DE GRACIAS Dar gracias es algo que se aprende. Exige confianza y una plegaria diaria. Cuando las circunstancias son tan abrumadoras Que se tornan imposibles de comprender, Simplemente hay que detenerse a contemplar la cruz La cual irradia un inmenso amor para ti. Es parte del plan de Dios No tenemos que comprender. Tomemos Su mano porque Dios no tiene límites. Es así como detrás de cada circunstancia existe un propósito. No importa lo difícil que ésta sea, no más mira a Jesús, Toma Su mano y entiende que Él lo hace por ti.

Otro ejemplo de una persona llena de Gratitud a pesar de la adversidad es Fanny Crosby: Conocida como la dama ciega que podia ver la Gloria de Dios. Su padre murió cuando ella era aún muy joven, quedando al cuidado de su madre y su abuela. Como resultado de un error médico ocurrido a las seis semanas de haber nacido, quedó ciega de por vida. Las experiencias traumáticas y trágicas de la niñez de esta mujer hubieran sido motivo suficiente para que la gran mayoría de personas llevara una vida llena de auto compasión, amargura y trastornos psicológicos.Sin embargo, en su autobiografía, Fanny Crosby escribió:«Parece que la Providencia de Dios dispuso que yo fuera ciega toda mi vida, y le agradezco este designio.» Su ceguera, que muchos considerarían un accidente en el mejor de los casos y en el peor, una maldición, fue para Fanny una de sus más grandes bendiciones, aceptándola como un regalo de Dios. «No habría podido escribir miles de himnos —dijo— si me hubiera distraído con los miles de objetos bellos e interesantes que seguramente hubiese tenido la oportunidad de ver.» El primer poema de Fanny, escrito cuando tenía ocho años, refleja su perspectiva de la vida,la cual mantuvo hasta su muerte que ocurrió cuando contaba con 95 años de edad:

¡Oh, qué feliz niña soy, Aunque no pueda ver! He resuelto que en este mundo Contenta viviré. ¡Cuántas bendiciones disfruto Que otros no pueden tener! Así que llorar y lamentarme por ser ciega No puedo, ¡y nunca lo haré!

Trackback from your site.

admin

This information box about the author only appears if the author has biographical information. Otherwise there is not author box shown. Follow YOOtheme on Twitter or read the blog.

Leave a comment

Si tienes algún comentario o necesitas consejería, escríbenos a través de nuestro correo electrónico

INFO@MINISTERIORESTITUCION.ORG

Translate »