• LA UNIÓN LIBRE

Vivir en unión ibre o fornicación tiene consecuencias delante de Dios. Si en verdad eres creyente; Escucha la advertencia del SEÑOR en Su Palabra, por medio del Apóstol Pablo: HUYAN DE LA FORNICACIÓN. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que FORNICA(tener relación sexual con alguien fuera del matrimonio), contra su propio cuerpo peca. ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 1Cor.6:19-20 Por tanto, Renuncia a ese pecado y pide al SEÑOR que tenga misericordia de ti y de tu descendencia. EL SEÑOR está tratando contigo, quiere que pongas tu vida en orden. Si tu pareja te ha sido infiel o se ha ido con otra persona, no debes aferrarte a esa relación. Primeramente porque solo el SEÑOR sabe lo que mas te conviene y te va a revelar en oración cual es SU voluntad, buena, agradable y perfecta respecto a esa relación. Segundo debes tener en cuenta que si tu pareja no te honro con el matrimonio, no te ama lo suficiente, esta atado a la fornicación y a la infidelidad por lo que no quiere ningún compromiso ni contigo ni con ninguna otra persona, quiere vivir su vida en UNION LIBRE como se le llama ahora a vivir en Fornicación. Renuncia a este pecado en el Nombre de Cristo, para que veas los cielos abiertos sobre tu vida y descendencia, y si conoces otra persona. NO vuelvas a caer en esa trampa, promete al SEÑOR que no tendrás relaciones extra matrimoniales nunca mas en el Nombre de Cristo. EL SEÑOR quiere para ti lo mejor, alguien que ame a Dios, alguien que te ame, te aprecie, te respete y te lleve al altar buscando la bendición de Dios, eso es lo que tu te mereces, porque eres hijo-a de Dios, Todopoderoso.

Estos son Algunos conceptos de UNIÓN LIBRE que encontré en la Internet: “En LA UNION LIBRE al entregar sus cuerpos y compartir el mismo espacio vital, lo piensen o no, las personas están dando mucho de sí y poniendo en juego su intimidad, su futuro, su emotividad y el futuro de una posible criatura, sin que se ofrezca ninguna garantía de ser aceptado, amado y respetado “para siempre” (indisolubilidad) como lo ofrece en cambio un compromiso matrimonial.”

“LA UNIÓN LIBRE es el tipo de relación que establece una pareja cuando sin estar casada por la Iglesia o por lo civil y sin tener intención definitiva de casarse, comparten techo y cama. La unión libre de hecho, se caracterizan por su inestabilidad y falta de compromiso de la pareja entre sí, ante la sociedad y frente a los hijos que puedan surgir de la relación. Por eso, la Iglesia Católica advierte repetidas veces a sus fieles sobre el gran peligro de arriesgar sus vidas emotivasdentro de este tipo de relación e invita a las parejas a que consideren los beneficios de un verdadero matrimonio…La gran mayoría de las uniones libres terminan acabándose en los primeros Cino (5 ) años y entre las que parecen “estables” hay más divorcios que entre los casados.”


             

“Por su propia ideología, evitarse múltiples trámites y ceremonias, inseguridad, comodidad, etc. muchas parejas optan POR LA UNION LIBRE relegando al matrimonio. Ahora sobre todo los jóvenes y quienes ya han tenido malas experiencias en sus relaciones pasadas o durante alguna etapa de su vida en familia, se deciden por  EL AMOR LIBRE; es decir vivir juntos sin estar casados bajo ninguna ley, ya que en una situación así y en caso de que la relación no funcione, en teoría, por separado cada uno seguirán su camino sin tener que dar explicación ante un juez, sin cumplir con ninguna obligación y mucho menos sin sentir culpa alguna.”

“El comenzar una vida de pareja bajo el concepto DE UNIÓN LIBRE muy comúnmente se toma a la ligera; la pareja comparte un espacio y responsabilidades, gustos y formas de pensar; se atraen, llevan una vida sexual activa y sienten el deseo de permanecer con el otro indefinidamente sin casarse. Más allá de todas esas situaciones, la decisión de vivir juntos debería tomarse con mayor seriedad, contar con amor, preparación, planeación, gran disposición y compromiso para que la unión sea perdurable sin sentir limitaciones, las cuales supuestamente las encuentran en la ley y la religión.”


             

“LA UNION LIBRE se toma como una forma de “ensayar” o “probar” si la relación puede o no funcionar. Se parte por tanto del hecho que en cualquier momento me van a dejar o puedo dejar a la otra persona. Por eso, se pregunta la Iglesia… ¿qué puede significar una unión en la que las personas no se comprometen entre sí y testifica con ello una falta de confianza en el otro, en sí mismo, o en el porvenir?


             

Por:Jonathan Boyd

Una de las preguntas más importantes que he escuchado tiene que ver con el tema de la unión libre. Hoy día muchas parejas viven en unión libre y ella ha llegado a gozar de cierta aceptación social. Para muchos el matrimonio ya es muy anticuado y en su concepto trae más problemas que bendiciones. Otros piensan que es mejor probar la convivencia antes de casarse porque así se conocen más los esposos y pueden prever con más certeza si va a funcionar el matrimonio. Ante esta situación socio-cultural, la Biblia nos orienta y nos da una respuesta acerca DE LA UNION LIBRE. Quiero explorar la enseñanza bíblica para ver qué piensa Dios sobre este tema. Escribo  más que todo para los que se consideran cristianos porque aceptamos la Biblia como nuestra autoridad y si la Biblia nos enseña algo, debemos someternos a esa enseñanza con humildad y si es necesario debemos cambiar nuestra forma de pensar. También escribo para los que están interesados en entender la posición de la Biblia con respecto a este tema.


             
El modelo de Dios para el Matrimonio Desde el segundo capítulo de la Biblia vemos que el matrimonio fue creado por Dios: De la costilla que le había quitado al hombre, Dios el SEÑOR hizo una mujer y se la presentó al hombre, el cual exclamó: «Ésta sí es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Se llamará “mujer” porque del hombre fue sacada». Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser (2:22-24). Las palabras “Por eso” en el versículo 24 indican que es un comentario editorial y no la continuación de las palabras de Adán. El autor explica que el hombre y la mujer se casan porque es un reflejo de la unión de la primera pareja que era tan estrecha porque la mujer fue sacada del hombre. Aunque en estos versículos no aparecen las palabras “matrimonio” ni “esposos” en la Nueva Versión Internacional, podemos concluir que se refieren al matrimonio porque hablan de un cambio permanente entre un hombre y una mujer. El hombre “deja a su padre y a su madre”, o sea que la relación con sus padres cambia, y “se une a su mujer”, que se refiere a un aferrarse inseparable como esposos. La palabra traducida “mujer” en español aquí puede significar “esposa” en hebreo y ese significado encaja perfectamente en el contexto. Algunos dirán, “Este versículo habla de una descripción, no un mandato” y hasta cierto punto tienen razón porque no hay un mandato como tal en este pasaje. Lo que tenemos que entender es que este pasaje da el modelo bíblico para el matrimonio y de él podemos sacar muchas implicaciones.
             
Por ejemplo, en el ministerio de Jesús surgió la pregunta de que si estaba permitido que un hombre se divorciara de su esposa por cualquier motivo (Mateo 19:3). Jesús menciona este pasaje de Génesis y añade lo siguiente: “Así que ya no son dos, sino uno solo. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre” (Mateo 19:6). Jesús claramente creía que este pasaje se refería al matrimonio y lo usó para responder la pregunta acerca del divorcio. Otro punto importante que sale de Génesis 2:24 es que el matrimonio crea una nueva relación. La palabra traducida “se funden” hace referencia a un cambio de relación. Se forma algo nuevo con el matrimonio y no es solamente la convivencia de dos seres humanos. Esta nueva relación se explica como la unión de dos personas “en un solo ser” o literalmente en “una sola carne”. Esta relación de una sola carne implica la fusión de dos personas en todos los aspectos de su vida. Deben gozar de unidad en el aspecto sexual, emocional, social, financiero, legal y espiritual.
             
En la unión libre, las dos personas no han entrado completamente en esta unidad. Se mantienen separadas en algunos aspectos como el legal y la entrega no es tan completa como podría ser. Aunque en algunos paises existen leyes que contemplan la unión matrimonial de hecho, que es la unión de compañeros permanentes no casados, esa unión no es la acción proactiva de la cual hablan estos versículos. Estos versículos hablan de dejar la familia de los padres para empezar otra. La idea de “una sola carne” debe interpretarse a la luz del versículo 23 que hace referencia a una relación de sangre. La unión de un hombre y una mujer en una sola carne significa que crean una nueva relación familiar entre los dos.
             
A veces se teme el matrimonio porque ¿qué pasa si no funciona? En la unión del matrimonio no debe haber temor porque “el amor perfecto echa fuera el temor” (1 Juan 4:18). Quizás algunos no quieren entregarse por completo en matrimonio por este temor. El amor verdadero se caracteriza por una entrega completa. Jesús es el ejemplo por excelencia de este amor y la Biblia dice varias veces que él nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros (p. ej. Gálatas 2:20; Efesios 5:2). Si realmente queremos demostrar nuestro amor por la pareja, debemos comprometernos en el pacto del matrimonio.
             
La definición del Matrimonio Este pasaje en Génesis nos ayuda a entender varios conceptos básicos del matrimonio, pero ¿cómo lo definimos? El Diccionario de la Real Academia Española lo define como “Unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales”. Esta definición nos ayuda, pero podemos definirlo aun mejor con la Biblia.
             
1.- Primero, vemos que el acto sexual no constituye un matrimonio. Esto lo vemos en Génesis 34:1-4: En cierta ocasión Dina, la hija que Jacob tuvo con Lea, salió a visitar a las mujeres del lugar. Cuando la vio Siquén, que era hijo de Jamor el heveo, jefe del  lugar, la agarró por la fuerza, se acostó con ella y la violó. Pero luego se enamoró de ella y trató de ganarse su afecto. Entonces le dijo a su padre: «Consígueme a esta muchacha para que sea mi esposa». Estos versículos muestran muy claramente que hay una diferencia entre tener sexo y casarse. Siquén tuvo sexo con Dina y después quiso casarse con ella. Tener relaciones sexuales no los hizo esposos. He hablado con cristianos que piensan que si dos personas tienen sexo, ya están casados ante Dios. Creo que sacan esta idea de 1 Corintios 6:16  que habla de tener relaciones con una prostituta. ¿No saben que el que se une a una prostituta se hace un solo cuerpo con ella? Pues la Escritura dice: «Los dos llegarán a ser un solo cuerpo»
             
Pablo cita las palabras aquí de Génesis 2:24 que se refieren al matrimonio. ¿Será entonces que se casan ante Dios al tener relaciones sexuales? Creo que no porque en Génesis 2:24 hay tres ideas importantes para describir el matrimonio (dejar a padre y a madre, unirse a la esposa y fundirse en un solo ser). En contraste, en 1 Corintios 6 vemos solamente una de estas ideas, la de llegar a ser una sola carne (cuerpo) con ella. ¿Qué quiere decir Pablo entonces? La interpretación más probable es que tener relaciones sexuales con una prostituta (o con otra persona diferente al cónyuge) forma una relación indebida entre dos personas que no son casadas. Tener sexo sí une a las dos personas de una forma física y hasta espiritual, pero ese unir no es matrimonio. Más bien es una perversión del matrimonio porque saca un aspecto del matrimonio (el placer sexual) fuera de su contexto correcto. Es decir, se forma una intimidad que no está aprobada por Dios porque no ocurre dentro de los limites seguros del matrimonio y por lo tanto es dañina y pecaminosa.
             
Algunos pensarán que tener relaciones no es gran cosa, pero vemos que para Dios lo es. Como dice Pablo en 1 Tesalonicenses 4:3-8: La voluntad de Dios es que sean santificados; que se aparten de la inmoralidad sexual; que cada uno aprenda a controlar su propio cuerpo de una manera santa y honrosa, sin dejarse llevar por los malos deseos como hacen los paganos, que no conocen a Dios; y que nadie perjudique a su hermano ni se aproveche de él en este asunto. El Señor castiga todo esto, como ya les hemos dicho y advertido. Dios no nos llamó a la impureza sino a la santidad; por tanto, el que rechaza estas instrucciones no rechaza a un hombre sino a Dios, quien les da a ustedes su Espíritu Santo.
             
Así que, tener relaciones sexuales fuera del matrimonio es pecado y no constituye un matrimonio. 2.- Segundo, el matrimonio es un pacto hecho entre un hombre y una mujer ante Dios. Un pacto se define como: “Promesa o acuerdo contraído entre dos partes, generalmente una superior y otra inferior, mediante una fórmula verbal o ritual, que compromete a ambas partes”. Cuando Dios hace un pacto con la humanidad, él es la parte superior y nosotros la inferior, mientras que en el pacto del matrimonio las dos partes son iguales en importancia y esencia. En Ezequiel 16:8 el SEÑOR usa la metáfora del matrimonio para explicar su relación con Israel. Tiempo después pasé de nuevo junto a ti, y te miré. Estabas en la edad de amor. Extendí entonces mi manto sobre ti, y cubrí tu desnudez. Me comprometí e hice alianza contigo, y fuiste mía.
             
Todo el versículo hace alusión a la ceremonia de aquel entonces para casarse y la frase “hice alianza contigo” se traduce en otras versiones “entré en pacto contigo”. Así es el matrimonio. Es entrar en un pacto con el cónyuge ante Dios. Malaquías 2:14 usa los mismos términos para referirse al matrimonio cuando explica porque Dios no prestaba atención a las ofrendas de los judíos: “Pues porque el SEÑOR actúa como testigo entre ti y la esposa de tu juventud, a la que traicionaste aunque es tu compañera, la esposa de tu pacto”. Este pacto debe ser de por vida porque en el versículo 16 Dios dice, “Yo aborrezco el divorcio”.
             
3.- Tercero, este pacto se hace ante Dios de una forma que cumple las normas de la cultura para que sea valido ante la sociedad. En la Biblia vemos diferentes ceremonias de matrimonio dependiendo de la cultura. Por ejemplo, la ceremonia de Génesis 24:67 parece muy sencilla: “Luego Isaac llevó a Rebeca a la carpa de Sara, su madre, y la tomó por esposa”. En Génesis 29 vemos una ceremonia más formal: Así que Jacob trabajó siete años para poder casarse con Raquel, pero como estaba muy enamorado de ella le pareció poco tiempo. Entonces Jacob le dijo a Labán: –Ya he cumplido con el tiempo pactado. Dame mi mujer para que me case con ella. Labán reunió a toda la gente del lugar y ofreció una gran fiesta. Pero cuando llegó la noche, tomó a su hija Lea y se la entregó a Jacob, y Jacob se acostó con ella. Aunque nos parezca rara esta situación (Me pregunto, ¿Cómo no reconoció a Lea enseguida?), podemos ver una ceremonia que tenía sentido en esa cultura.
             
4.- Cuarto, este pacto debe hacerse según las reglas o leyes de las autoridades humanas que gobiernan. En Juan 4, Jesús le dice a la mujer samaritana:Ve a llamar a tu esposo, y vuelve acá –le dijo Jesús. –No tengo esposo –respondió la mujer. –Bien has dicho que no tienes esposo. Es cierto que has tenido cinco, y el que ahora tienes no es tu esposo. En esto has dicho la verdad (vv. 16-18).
             
Según el criterio de Jesús, la mujer había tenido cinco esposos, pero en ese momento vivía con un hombre que no era su esposo. Jesús no la criticó por esto abiertamente, pero podemos intuir que Jesús quería mostrarle su pecaminosidad. Fue pecado divorciarse cinco veces al igual que lo fue vivir en unión libre con otro hombre. Este pasaje nos enseña que para Jesús hay una diferencia entre estar casado y convivir con alguien. La interpretación más normal del pasaje es que Jesús creía que uno tenía que seguir las normas culturales y las leyes humanas para casarse legalmente y no vivir en unión libre. Para los cristianos, la Biblia dice que, “Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él” (Romanos 13:1). Para poder vivir con otra persona en la relación de una sola carne, Dios quiere que nos casemos ante él y ante las autoridades públicas. El matrimonio fue diseñado por Dios como la institución más importante de la sociedad. Siempre y cuando las autoridades no legislen algo en contra de la Palabra de Dios, debemos someternos a ellas y esto incluye la forma de casarse.
             
La importancia de casarse Algunas personas me han dicho que les gustaría casarse algún día, pero que se aman y que les gusta la convivencia y que no hay afán. Esta actitud muestra una apatía hacia la enseñanza de la Palabra de Dios. En Hebreos 13:4 leemos de la importancia del matrimonio: Tengan todos en alta estima el matrimonio y la fidelidad conyugal, porque Dios juzgará a los adúlteros y a todos los que cometen inmoralidades sexuales. Este versículo nos habla de la importancia del matrimonio. El autor dice que debemos tener “en alta estima el matrimonio”. No es simplemente algo “bueno” o “recomendable”, sino es una institución importante y honrosa. La segunda frase traducida “fidelidad conyugal” (literalmente “el lecho sin mancilla”) se refiere a la vida sexual y exhorta a que sea pura. Tener relaciones sexuales fuera del vínculo del matrimonio es mancharlas porque se vincula la exhortación en la primera cláusula con la última cláusula que menciona el juicio de Dios contra el adulterio (para los casados) y la inmoralidad sexual (para los no casados). Aunque muchos tomen a la ligera el juicio de Dios, caer bajo su castigo sería realmente terrible. Si estás interesado en saber más acerca de cómo evitar ese castigo, lee la siguiente sección. Si has recibido a Cristo como tu Salvador, ya tienes el perdón de tus pecados y no debes vivir en el pecado. Si necesitas esperanza para hacer lo que debes hacer, sigue leyendo.
             
La esperanza para todos Como hemos visto, Dios juzgará a los que han pecado sexualmente. Seguramente todos hemos pecado de una u otra forma en el área sexual. Ante la ley de Dios somos culpables. Santiago dice algo muy importante acerca de nuestro pecado: “Porque el que cumple con toda la ley pero falla en un solo punto ya es culpable de haberla quebrantado toda” (2:10). Si estás viviendo en unión libre, según la ley de Dios eres culpable de haberla quebrantado toda. Pablo lo dice aun más fuertemente en 1 Corintios 6:9-10:¿No saben que los malvados no heredarán el reino de Dios? ¡No se dejen engañar! Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los sodomitas, ni los pervertidos sexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los calumniadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios.
             
Como ya hemos visto, vivir en unión libre según la Biblia es o fornicación o adulterio.
             
Según este pasaje, si tú eres fornicario o adúltero, no heredarás el reino de Dios; es decir, no tienes una relación verdadera con Cristo Jesús y pagarás por tus pecados en el lago del fuego que Dios ha preparado para los que no han recibido la vida eterna. Esto suena terrible porque lo es. Pero como dijo Jesús, “No son los sanos los que necesitan médico sino los enfermos” (Lucas 5:31). ¿Tienes el valor de reconocer que eres pecador? ¿Estás dispuesto a reconocer que eres uno de los “enfermos” al que se refirió Jesús? Si es así, mira lo que la Escritura dice después del pasaje tan terrible que vimos arriba. Después de decir que los fornicarios y los adúlteros no heredarán el reino de Dios, Pablo dice algo maravilloso:
             
Y eso eran algunos de ustedes. Pero ya han sido lavados, ya han sido santificados, ya han sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios. Quiero terminar con este versículo porque la idea de este mensaje no es condenarte si vives en unión libre u otro pecado sexual. Todos tenemos pecado y merecemos el castigo de Dios. Pero Dios nos amó y nos envió a Jesús para que él viviera una vida perfecta. Él fue tentado sexualmente pero nunca cedió. Después fue a la cruz en donde murió por nuestros pecados (sexuales también), el inocente en el lugar del culpable. Al tercer día resucitó y ahora está a la diestra de Dios Padre.
             
Dios ha hecho toda la obra necesaria para lavarnos de nuestros pecados, para tomarnos para sus propósitos (santificarnos) y para declararnos justos (justificarnos) en Cristo Jesús. ¿Qué tenemos que hacer para que Dios nos haga esto? No tenemos que cambiar nuestra vida primero, antes de poder tener una relación con Jesús. Solamente necesitamos reconocer nuestro pecado y la ofensa que es para Dios y poner nuestra fe en Jesús, quien murió por nosotros y tomó el castigo que merecemos. Podrías hablar con Dios y expresar tu deseo de que él te salve y te dé la vida eterna con palabras como estas:
             
Dios, hoy reconozco que he pecado contra ti y que merezco estar separado de ti eternamente por mis pecados. He pecado contra ti en el área sexual también. Entiendo que no puedo obedecer tu ley perfectamente, pero también entiendo que Jesús vivió una vida perfecta y murió en mi lugar en la cruz. Creo que él resucitó al tercer día y que está a tu diestra hoy. En este momento quiero empezar una nueva vida contigo. Quiero que me limpies de todos mis pecados y que Jesús sea mi Señor y Salvador. Ayúdame a vivir una vida que te agrada y cuando peque, ayúdame a acudir a Jesús quien murió por ese pecado. Por los méritos de Jesús te lo pido, Amén. Para los cristianos: Si eres cristiano y vives en unión libre, hoy es el día de arrepentirte de ese pecado y empezar a vivir como Dios nos manda….

 El matrimonio es un pacto ante Dios y ante los hombres…. Lo más importante es dejar de vivir en el pecado y empezar a obedecer a Dios en esta área tan importante de la vida.”

 
             

*********************************

 
             

Si Dios ha permitido que estes separado(a), es porque EL quiere poner tu vida en orden. Los hijos son los que sufren las consecuencias de nuestras decisiones aparentemente comodas y egoistas. EL SEÑOR quiere que hagas las cosas según lo indica en su Palabra de Dios.   Ora para que el SEÑOR te guie y para que se haga en tu vida la Voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta….

ORACION: SEÑOR, abre los ojos de tu pueblo, solo TU puedes dar convicción por tu Santo Espiritu a cada uno del significado de la UNION LIBRE y las consecuencias que esta conlleva. SEÑOR, por tu amor, compasion y misericordias que son infinitas obra en cada vida y en cada corazón, trae orden y luz a sus vidas como lo hiciste en el principio de la Creación, así estarás dando un Nuevo Comienzo a cada uno contigo, Ayúdanos SEÑOR, porque tu no viniste a condenar sino a BUSCAR Y A  SALVAR  LO QUE SE HABIA PERDIDO Lucas 19:10. Para tu gloria y honra. Amen… EL QUE ESTA EN CRISTO, NUEVA CRIATURA ES, LAS COSAS VIEJAS PASARON, HE AQUI TODAS SON HECHAS NUEVAS… 2Corintios 5:17 RV

Si alguien está unido a Cristo, hay una nueva creación. Lo viejo ha desaparecido y todo queda renovado…2Corintios 5:17 PDT


             

LA UNION LIBRE 2a.PARTE

Por: Douglas Alvarenga

“Sea el matrimonio honroso en todos, y el lecho matrimonial sin mancilla, porque a los fornicarios y a los adúlteros juzgará Dios.” Hebreos 13:4 RV


             

Que todos respeten el matrimonio y mantengan la pureza de sus relaciones matrimoniales; porque Dios juzgará a los que cometen inmoralidades sexuales y a los que cometen adulterio. Hebreos 13:4 DHH

La palabra “Matrimonio” [Gamos] significa, “Unión legal entre un hombre y una mujer para ser esposo y esposa.” “Unión legal entre un hombre y una mujer de por vida.” “Unión legitima entre un hombre y una mujer.” [Diccionario de la Lengua Española]

La palabra “Concubinato” se define como “relación marital de un hombre con una mujer sin estar casados.” También se le conoce como “UNION LIBRE” ya que la pareja está libre de las responsabilidades que envuelve el matrimonio, a pesar de que vivan como marido y mujer.  “Concubina” ¿Qué significa la palabra “Concubina”?  La palabra “Concubina” significa, “Mujer que convive y mantiene relaciones extramatrimoniales con un hombre sin haberse casado con él.” [Diccionario de la Lengua Española y James Strong Concordancia Hebreo-Español].


             

La palabra “Fornicar” es un verbo y significa, “Tener relaciones sexuales fuera del matrimonio.”

La Palabra “Adulterio” significa, “Que una persona casada mantiene relaciones sexuales con una persona que no es su esposo o esposa.” “Relación sexual de una persona casada con otra que no sea su cónyuge.” [Diccionario de la Lengua Española].En nuestros tiempos la sociedad le llama “Tener Una Aventura.”

Basado en la evidencia que proveen la definición de estos términos, podemos concluir que lo único válido ante los ojos de Dios es el “Matrimonio.” El “concubinato,” “cohabitación,” o “UNION LIBRE” equivale a estar en pecado de fornicación, sobre el cual  la Palabra de Dios dice: ¿No saben que los injustos no heredarán el reino de Dios? No se engañen: ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales,  ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. Y esto eran algunos de ustedes, pero ya habéis sido lavados, ya han sido santificados, ya han sido justificados en el nombre del Señor Jesús y por el Espíritu de nuestro Dios.ICor. 6:9-11; 


             

Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor y el Señor para el cuerpo…. Huyan de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; pero el que fornica, contra su propio cuerpo peca. 1Cor. 6:13, 18).

Un ejemplo claro de esto es el caso de la mujer Samaritana. En Juan 4:16-18 leemos lo siguiente: Jesús “…le dijo: Ve, llama a tu marido y ven acá. Respondió la mujer y le dijo: No tengo marido. Jesús le dijo: Bien has dicho: “No tengo marido”, porque cinco maridos has tenido, y el que ahora tienes no es tu marido; en eso has dicho la verdad.” [La traducción Kadosh Israelita Mesiánica de Estudio traduce el versículo 18 de Juan 4 de la siguiente manera: “Has tenido cinco esposos en el pasado, y no estás casada con el hombre con quien vives ahora. ¡Has hablado la verdad!”  Como podemos observar, el concubinato no fue aprobado por Jesús, de lo contrario Él hubiese corregido a la mujer Samaritana cuando ella dijo: “No tengo marido.” Si el concubinato fuese algo aceptable ante Dios, Jesús hubiese dicho, “Bueno, si ya decidiste vivir con él y estás teniendo relaciones sexuales con él, entonces ya están casados.” Pero es obvio que Jesús no dijo eso. Por tanto, el concubinato no es válido ante Dios ni las leyes terrenales.

Bíblicamente y éticamente, podemos concluir:   1.  Que solo porque alguien tiene la intención de vivir como marido y mujer y deciden vivir juntos No significa que están casados (Juan 4:15-19). Al contrario, eso no es matrimonio sino concubinato, cohabitación o UNION LIBRE.


             
  1. Ni Dios ni las leyes terrenales ven el concubinato o UNION LIBRE como algo que equivale a matrimonio.
  2. Como modo de enfatizar aun más lo que se ha cubierto en este estudio piense en lo siguiente: Si la Biblia y las autoridades terrenales piden un certificado de divorcio que hace constar que el matrimonio ha sido disuelto; entonces es obvio que la implicación es que hubo un certificado de matrimonio que certificaba la relación matrimonial entre una pareja; si esto no fuese el caso, entonces ¿cómo podría la pareja comprobar, a la hora de pedir un divorcio, que ellos estaban casados si no es mediante un certificado matrimonial? La evidencia Bíblica sigue a favor de contraer matrimonio mediante las autoridades civiles para que este pueda ser reconocido por Dios y la sociedad.

             

Las estadísticas actuales en el mundo de quienes optan por la Union Libre son alarmantes. Desafortunadamente, poco a poco Satanás ha ido infiltrando ideas erróneas con respecto al matrimonio y lo que es aun peor es que muchos cristianos están siendo engañados y arrastrados a creer que vivir juntos en UNION LIBRE o concubinato equivale a estar casados, cuando eso no es lo que la Biblia enseña. ¡Dios les conceda el arrepentimiento y la sabiduría necesaria a los hermanos que viven en unión libre para que puedan casarse y corregir el estado pecaminoso en que se encuentran!

Y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado”. Santiago 4:17


             

***********************************


             

COMO SER LIBRES DE LA UNION LIBRE

Por: A.Lucia M.Cadavid

1.-Reconocer con genuino arrepentimiento ante el SEÑOR, que vivir en UNION LIBRE no está de acuerdo a la Palabra de Dios que es nuestro manual de vida. Esta convicción de pecado solo se logra por medio de la revelación del Espiritu Santo a cada uno. Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.  Juan 16:8 Porque quienes no son convencidos por el Espiritu Santo, tendrán miles de  justificaciones, razones biblicas, teologicas y humanas, para no aceptar que vivir en Union Libre no está bien delante de Dios y que trae consecuencias.  Y ésta es la condenación: la luz vino al mundo, pero los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas, Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios. Juan 3:19-21


             

2.- Renunciar en el Nombre de Jesucristo a este estilo de vida, HUIR de la fornicación o adulterio es la orden que el SEÑOR nos da en su palabra,  para que toda maldicion por fornicación o adulterio se rompa y las generaciones futuras, hijos, nietos, bisnietos, no sean alcanzados por la Maldición de fornicacion ni adulterio. Buscar la pureza sexual y obtenerla es posible. En cuanto a todo lo referente a impureza sexual podemos acudir a estas promesas: TODO lo puedo en Cristo que me fortalece Filipenses 4:13 Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios NO practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios(Jesucristo) lo guarda y el maligno no lo toca.1Juan 5:18


             

3.- Recibir el perdón del SEÑOR quien te hace libre y quien murió en la Cruz, por ese pecado de vivir en UNION LIBRE y sus consecuencias.Y nunca mas caer en ese pecado, porque el SEÑOR perdona y nunca mas se acuerda de nuestros pecados, porque han quedado en el profundo del mar. Él volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades y echará a lo profundo del mar todos nuestros pecados.Miqueas 7:19 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.  Juan3:16-17  Al obedecer lo que el SEÑOR te indica puedas escuchar la voz libertadora y Salvadora del SEÑOR diciendote: VETE. DESDE AHORA NO PEQUES MAS…Como la mujer adúltera, que todos la acusaban y señalaban. Ella al verse confrontada con su pecado, al sentirse sin salida, acorralada, porque iba a ser apedreada hasta morir, Nuestro Amado Salvador, EL SEÑOR JESUS vino a su rescate diciendo: El que de ustedes esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella… Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella dijo:—Ninguno, SEÑOR. VETE.DESDE AHORA NO PEQUES MAS.. Juan 8:10-11 LBLA


             

4.- Creer que el DIOS DE LOS IMPOSIBLES,para quienes le aman, se arrepienten y deciden obedecerle, puede convertir el mal en bien,la maldicion en bendicion Nehemias13:2. Creer que el SEÑOR puede cambiar la situación de una pareja de la UNION LIBRE AL MATRIMONIO bendecido por Dios, a un Matrimonio ejemplar para su servicio e inspiracion de muchos, esta debería ser la meta de todos los que están en UNION LIBRE y conocen los caminos del SEÑOR.  Este es el caso del siguiente testimonio que el SEÑOR ha puesto en mis manos para compartir con todos aquellos que estan viviendo en UNION LIBRE porque hay Salvacion y esperanza en CRISTO, hay liberacion en Cristo, hay Restauracion en Cristo para las parejas que han estado en UNION LIBRE.


             

El SEÑOR me dio el privilegio de ser una de las expositoras de su Maravillosa Palabra en el Congreso Juvenil Anual que se realiza en Cusco-Peru. Y me permitió conocer por su misericordia este testimonio para su gloria y honra. Me reservo los nombres completos de los que testifican, por respeto a su vida privada. Doy fe delante de Dios que este Testimonio es cierto:


             

TESTIMONIO DE LA UNION LIBRE AL MATRIMONIO:

Mi nombre es Amilkar….Desde hace 10 años conoci a Alicia…Y estuve con ella viviendo en Union libre, tuvimos hijos, y siempre le fui infiel. Trabajo como oficial de Policia en Cusco-Peru. Por su parte mi pareja Alicia,  conocio al SEÑOR y oraba sin cesar por mi vida y cambio, pero ese cambio no llegaba, por el contrario parecia estar empeorando. Ester, la esposa  del pastor Julio, le aconsejo, sin yo saberlo, que debía decidir, entre dejar de seguir viviendo en Union Libre y seguir a Cristo y servirle, o seguir  conviviendo conmigo, quien le era infiel y no daba muestras de cambio. Estando en estas condiciones, me invitaron al Congreso que se realiza anualmente durante el mes de Enero en Cusco-Perú, organizado por la Comunidad Cristiana Global Vision donde asiste mi pareja Alicia. Acepte ir a este Congreso sin ninguna expectativa, lo hice por complacer a Alicia mi pareja, por seguirle la corriente. Asi, en una de las reuniones un primo quien tambien asistió, me dio testimonio que mientras estaba orando durante la ministración, sintió que alguien se le acerco, y le levantó las manos de manera suave, el abrio los ojos y no vio a nadie, pero no pudo bajar los brazos y tuvo que seguir adorando al SEÑOR, y  me dijo: “Amilkar, algo está ocuriendo en este Congreso.”  Por mi parte estuve atento a cada palabra de predicación, comence a sentir interés y acepte a Cristo en mi corazón. Senti el fuego del Espritu Santo en mi vida y  la convicción que este es el camino que debía seguir. A mi regreso del Congreso quiero obedecer al SEÑOR y cumplir su Palabra. Es mi gran anhelo bautizarme al igual que el etíope a quien Felipe le predico el Evangelio de Jesus y creyó diciendo: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. Hechos 8:36-38 El pastor Julio me recomendó que primero debo poner mi vida en orden y casarme como Dios lo manda, con Alicia, a quien amo, con quien deseo casarme  y doy gracias a Dios, porque durante estos diez (10) años no se canso, ni desfalleció de orar por mi,por mi cambio, y sobretodo por mi Salvación y ahora ha recibido la respuesta que tanto anhelaba.  Me siento diferente, se que debo dejar mi vida pasada de mujeres e infidelidad y seguir, y servir al SEÑOR. Estamos preparando todo lo relacionado con nuestro matrimonio que será el proximo mes de Abril/2015, ante las leyes y ante Dios….

Animo a todos los que están en mi misma condición que no pierdan la esperanza y que se mantengan firmes orando hasta que vean los resultados, que sepan que el SEÑOR tiene un momento y un tiempo para cada uno.

Que el SEÑOR les bendiga,

Amilkar

No nos cansemos, pues, de hacer bien(de orar por la salvación del que la necesita, del pecador); porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. Galatas 6:9

   

Trackback from your site.

admin

This information box about the author only appears if the author has biographical information. Otherwise there is not author box shown. Follow YOOtheme on Twitter or read the blog.

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

Si tienes algún comentario o necesitas consejería, escríbenos a través de nuestro correo electrónico

INFO@MINISTERIORESTITUCION.ORG

Translate »